scorecardresearch

El arcipictor era la persona que iluminaba los códices

P.R.
-

Entrevista con Gustavo Sarrio, el Arcipictor

El arcipictor era la persona que iluminaba los códices - Foto: Isabel García

Arcipictor  era la persona que en el medievo pintaba e iluminaba los  códigos de los monasterios en el medievo. A modo de estos artistas  Gustavo Sarrio ha tomado el nombre porque el también se encarga de iluminar las obras que realiza, emulando las grandes obras pictóricas de la época medieval. En septiembre del año 2021 montó en el episcopio una impresionante exposición sobre la pintura en el medievo, que sorprendió a todos los que la vimos.

La pintura ha sido una constancia en su vida. De hecho, comenzó su vida profesional dando color a los comic de Mortadelo y Filemón, la historieta humorística creada por el dibujante Francisco Ibáñez. En este lugar estuvo trabajando los años 1968-1969. Sarrio tuvo que visionar un acontecimiento que afectó a nivel nacional como fue la victoria en Eurovisión de Massiel para recordar los años en los que estuvo trabajando dando el color a estos personajes. «Recuerdo como celebrábamos esa victoria de Masiel», comentaba para fijar las fechas en la que estuvo trabajando en este lugar.

Después también trabajo en el mundo del cine. En concreto, en la elaboración de los decorados, como ayudante de decoración. Recuerda su trabajo en dos películas, 'Mi marido y sus complejos', dirigida por Luis María Delgado, protagonizada por José Luis López Vazquez. La segunda película que recuerda Gustavo Sarrio en la que trabajó en sus decorados fue la primera que dirigió Jaime de Armiñán, 'Carola de día, Carola de noche', protagonizada por una espléndida Marisol, ya adulta.

Su trabajo se centró posteriormente en algunas galerías de arte para posteriormente marchar a vivir a Liverpool y en Estados Unidos.

De regreso a España optó por venir a vivir a la provincia de Ávila, donde creó una empresa de artesanía. Con sus obras llegó a participar en las primeras ediciones de la Feria de Artesanía de Ávila. Con el tiempo, encontró un producto artesanal que tuvo un gran éxito, no solo en España. Los azulejos artísticos para regalo, con diseños originales que incorporaba célebres frases de Santa Teresa, Voltaire, Pablo Neruda y otros autores. El éxito cosechado con esta iniciativa fue tremendo, porque consiguió abrir un  gran mercado en Estados Unidos y Japón. También en varios países europeos, además de España. Para la elaboración de estos azulejos dispuso de un horno en la localidad madrileña de Navas del Rey que medía cerca de 15 metros de longitud para poder preparar toda las peticiones que recibían.

La crisis de los años 90 hundió el mercado y con ello su empresa.

Vida en Ávila. En primer lugar de la provincia de Ávila donde fue a vivir fue en El Hoyo de Pinares, una localidad cercana a Madrid. Había buscado esa ubicación porque los viajes a la capital de España eran frencuentes . De El Hoyo de Pinares se desplazó a vivir en La Adrada. En la actualidad vive en un pueblo del Valle Amblés, cercano a Ávila.

Le gusta seguir creando. En el momento actual su creación se dirige más hacia la pintura medieval. De ahí su sobre nombre de 'Arcipictor'. «No me considero un maestro pintor. Sí creo ser, al menos, un artesano con muchos años de experiencia», señala. Su trabajo se centra en la realización de copias de imágenes procedentes de códices medievales europeos y de otras fuentes. Casi todas alto medievales. 

La empresa que tenía se llamaba Sarrión-Tortosa. Realizaban azulejo artístico para regalo. Vendiamos en Ávila, pero también en toda España, desde Galicia a Algeciras.

Arcipictor es desde hace tres o cuatro años, cuando se jubiló. «No puedo estar quieto, porque mi profesión, que ha sido mi hobbie, y he seguído creando piezas. Pero esta vez centradas solamente en temas medievales».

En el momento actual se encuentra jubilado, aunque sigue creando estas verdaderas obras de arte, en una producción muy pequeña y que vende fundamentalmente a coleccionistas extranjeros, fundamentalmente en Estados Unidos. «No me lo planteo como negocio», indicaba, aunque reconoce y como afirma «soy un nuevo pobre». Comenta que le gusta seguir creando. Su producción es pequeña y la vendepor Internet. 

Tiene un gran éxito y se siente orgulloso de que se le hayan concedido las cinco estrellas. «Me sonrojo de las cosas que ponen mis clientes. Casi todos extranjeros». Especialmente a los americanos y a los ingleses. «En estos países hay poca artesanía, sobre todo en Estados Unidos. Para ellos los precios son muy bajos. En ocasiones les cuesta más los envíos que el artículo. No me lo planteo como un negocio».

La exposición que abrió en septiembre resultó muy interesante porque se completó con los trajes medievales que se pusieron a maniquies, armas y otros objetos, además de las reproducciones que se presentaron. «La gente quedó muy contenta», reconocía el artista.

Esta misma exposición se oferta para otros lugares donde se le requieran. En especial aquellos que organizan jornadas medievales les podría interesar.

Rutas de libros. Con un grupo de amigos comenzó a realizar las rutas que proponen algunos libros. Comenzaron con la Ruta de Gerald Brena en  'Al Sur de Granada', que la hicieron a pie. Después se decidieron por el recorrido marcado en el 'Rio quenos lleva', de José Luis San Pedro. En esta ocasión apareció el periodista Manu Leguineche, muy interesado por el tema y escribió un artículo sobre esta travesía que tituló 'El río que les lleva'. A través de Leguineche también conocieron a Javier Reverte. También realizaron el 'Viaje a la Alcarria' de Camilo José Cela. Todo estas travesías las realizaron en la década de los años noventa del siglo pasado. Otra ruta que emprendieron emulaba  'El viaje del Dr. Marañon a las Hurdes'. En este caso coincidió con el aniversario de los 80 años del libro, como ocurrió con el aniversario del Viaje a la Alcarria, conmemoraron sus 50 años. Después hicieron otras rutas, como el camino de Santiago.

Trabajos actuales. Su trabajo comienza por la madera de pino que utiliza. Lo primero que hace es avejentar la madera, después le da el color y  rompen las esquinas para «que no quede tan recto ni tan cortante». Utiliza acrílicos para realizar las pinturas, que van tratados con cera para que se vea. Intento buscar temas curiosos como el tapiz de Bayeaux, en Francia, que representa la invasión de los normandos en inglaterra, en la batalla de Hasting. Se trata de un tapiz de 50 metros de largo que fue confeccionado entre 1082 y 1096. Busca escenas curiosas como el cometa Huxley que aparece en este tapiz, que lo vieron en aquella época y lo reflejaron en el tapiz, una obra incluida por la Unesco en el Registro de la Memoria del Mundo. Otro detalle es el de dos niños que están jugando a la peonza, que aparece también en este tapiz del siglo XII o del XIII. Son detalles que el arcipictor le gusta plasmar en sus reproducciones. 

La exposición también es una exposición de curiosidades: algunas cosas muy conocidas.

La fuentes que utiliza para la realización de sus obras son variadas: desde los beatos españoles, las cánticas, «que son también unas fuentes de información tremendas y curiosisimas», reconoce el artista mientras sostiene que también utiliza como referencia a tapices españoles y códices y cántigas, repartidas entre la Biblioteca Nacional y el monasterio de El Escorial.

Sigue creando, por piezas por encargo y otros los realiza por propia iniciativa. «En la exposición no vendemos. El fin es didáctico».

La temática que aprovecha son curiosidades: «unos segadores que no variaron en nada hasta los años 50. Son los segadores de las Cantigas de Algonso X el Sabio, que describe incluso el día en que están segando: segadores en Atocha en el día de san Quirce. En otras aparece una mujer enseñando geometría a varios frailes, cosa curiosísima. Procuro evitar temas escabrosos. Procuro que sean temas amables».

Recuerda también que en la exposición que oferta hay una zona que se dedica a los dragones. Como curiosidad las fuentes mencionan que se empieza a hablar de los dragones al aparecer huesos de dinosaurios. Por eso en la exposición se incorpora una especie de cabeza de dinosaurio grande. El dragón en Europa era una cosa oscura y de maldad, relacionado con el diablo y sin embargo en oriegen el dragon es simbolo de buena fortuna, buena suerte. Se explica en la exposición.

Se oferta a ayuntamientos, diputaciones, o particulares, si se interesan por la muestra. En la exposición el arcipictor suele trabajar de cara al público. Su obra reproducida llega hasta el renacimiento, «toda la época conocida como la Edad Oscura».

¿Qué es lo primero que se le viene a la cabeza sobre Ávila?

Historia, arte y naturaleza

¿Qué es lo que más le gusta de Ávila?

De la ciudad, su comodidad y su porte. De la provincia, Gredos y los bosques de pinos.

¿Y lo que menos?

El abandono de muchos pueblos.

Un lugar para perderse.

Intramuros, por las pequeñas y silenciosas calles.

Un recuerdo de su infancia.

De mi temprana juventud, cuando de excursión visitábamos Ávila capital, tan distinta a la de ahora. Un recuerdo especial a una visita a Piedralaves con los amigos.

Un personaje abulense que le haya marcado.

Varias, una de ellas fue Nani, enfermera del Virgen de Sonsoles, por su humanidad y profesionalidad, aunque creo que estas virtudes son comunes entre la mayoría de los profesionales de la sanidad.

El mayor cambio que necesita Ávila es...

Creación de empresas que den puestos de trabajo.

Explotar mas sus riquezas turísticas, como hacen Toledo y Segovia. Madrid y sus potenciales visitantes están muy cerca.

Y Ávila tiene que mantener...

Su idiosincrasia, su personalidad castellana... y su paz y tranquilidad.

¿Cómo ve Ávila en la actualidad?

Las ciudades de provincia han cambiado muchísimo en los ultimos 50 años. Antes eran aburridas, lentas, sin servicios. Hoy muchos barrios de Ávila no tienen nada que envidiar a barrios de grandes capitales, eso sí, sin atascos, prisas, inseguridad, etc.

¿Cómo ve Ávila y su provincia en el futuro?

Como dijo alguien, el futuro ya no es lo que era. Es difícil predecir lo que pueda ocurrir ¿Quién vio venir el Covid? Aunque suene a tópico, yo espero y deseo todo lo mejor para Ávila, para España y ya puestos, para todo el mundo.

¿Qué puede aportar a Ávila y su provincia?

Todas las piezas de Arcipictor llevan una etiqueta: Hecho en Ávila. Estas piezas viajan a lejanos lugares como Canadá, Australia, Corea del sur o Noruega. Estoy seguro que muchos habrán mirado en Google a ver dónde esta Ávila y se habrán sorprendido. Es mi humilde aportación. 

ARCHIVADO EN: Ávila, Exposiciones, Arte