Guerra de cifras de consumo de agua en el Concurso Hípico

L.C.S
-

El alcalde reconoce que la suspensión es una decisión «muy dificíl», mientras que el organizador lamenta que no se atendiera a su opción de utilizar menos agua y además que fuera no potable

Guerra de cifras de consumo de agua en el Concurso Hípico

El Ayuntamiento de Ávila, a través de su alcalde, Jesús Manuel Sánchez Cabrera, reconoció que la decisión de suspender el Concurso Nacional de Saltos Ciudad de Ávila debido a la sequía que azota a la ciudad es «muy difícil y dolorosa», pero explicó que «es por una causa de fuerza mayor» ante la necesidad de «optimizar hasta el último litro de agua» frente a un gasto que fuentes municipales cifran en dos millones de litros, pero que la organización estaría dispuesta a rebajar.
Así lo aseguró Manuel Gabarrón, organizador del Concurso, que cifró en alrededor de «500.000 ó 600.000 litros» los necesarios para tener la pista en condiciones de acoger al concurso, y que, además, fuera agua no potable.
A preguntas de los periodistas, Sánchez Cabrera comentó sobre la decisión de su equipo de gobierno de suspender el concurso que «el informe técnico que nos facilitó el servicio planteaba la posibilidad de suspender los eventos que se iban a celebrar en la pista hípica de San Segundo, y para este alcalde es una de las decisiones más difíciles que tiene que tomar. Todo lo que sea suspender eventos que tienen una gran trayectoria como es este y que tiene interés y trascendencia para la ciudad, para los aficionados y también para la hostelería es muy difícil», por lo que en una reunión con los organizadores «se planteó la posibilidad de trasladar el concurso a cualquier población cercana, que se cambiara de fechas o que se hablara con la federación para buscar alguna solución, pero todas las desechó la empresa organizadora, que no puso encima de la mesa ninguna otra opción por parte dela empresa». Es más, según el alcalde, «en la reunión la organización asumió y entendió la decisión, lo que nos extrañó fue luego el comunicado de la empresa».
Sánchez Cabrera se refirió de un informe «certificado por los técnicos» sobre el consumo de agua de la pasada edición, «y hablamos de más de 2 millones de litros de agua principalmente para adecuar la pista. La organización habló en la reunión de la posibilidad de que se hiciera el evento con un poquito menos, pero no sabían estimar cuánto sería necesario», por lo que desde el Ayuntamientpo «no podemos  arriesgarnos a echar agua en la pista para que tenga la mejor condición posible y cuando llegue el momento no se pueda celebrar o tener que gastar más agua. Creo que cualquier litro de agua que podamos ahorrar para consumo de los abulenses está por encima de cualquier otra circunstancia».
Sánchez Cabrera reconoció que «probablemente se tenga pagar una indemnización a la empresa» y aseguró que se está valorando «la suspensión también de la Feria del Caballo» por el mismo motivo.
«Es muy doloroso para este alcalde y este equipo de gobierno tomar decisiones como suspender este concurso hípico, pero tenemos que ser responsables y las circunstancias nos llevan a asumir la responsabilidad en este sentido», concluyó Sánchez Cabrera.
menos agua. Por su parte, ManuelGabarrón, organizador del concurso, mostró su «respeto por la decisión» del Ayuntamiento pero lamentó que «no se hayan buscado otras alternativas»  y comentó que las que desde la organización se presentaron para evitar la suspensión fueron las de reducir el consumo de agua y utilizar una no potable.
«Los datos del año pasado, que nos los pongo en duda, se refieren a un acondicionamiento de la pista que comenzamos con mes y medio de antelación y por medio hubo un concurso social y el morfológico», aclara Gabarrón, «de ahí que se pueda llegar a esa cantidad, pero hablando con el jefe de pista, este año podríamos comenzar a acondicionar la pista un día antes, el  20 de agosto, y con 600.000 o 500.000 litros tendríamos suficiente».
El organizador de la prueba insiste que «la necesidad del concurso de saltos no es de 2 millones de litros, sino que si se gastó esa cantidad el año pasado fue porque se comenzó a preparar la pista mucho antes», por lo que considera que al adoptar la decisión de la suspensión, «que a nosotros nos lo trasladan el pasado viernes a medio día», «no se han tenido en cuenta todas las alternativas», lamentando Gabarrón que «antes de suspender un concurso de esta envergadura y de la importancia que tiene para Ávila, considerado como el mejor Cuatro Estrellas de España y el más antiguo de los que se celebran, se tenían que haber apurado todas las opciones posibles».
La noticia de la no celebración este año del concurso abulense ha sido acogido por el mundo de la hípica, según Gabarrón, «con mucha tristeza. Jinetes, jefes de pista, empresas que nos apoyan, nos han enviado mensajes de ánimo para que luchemos para que el año que viene vuelva».
Desde la organización de Ávila se teme que «si el año que viene queremos recuperar el concurso podamos tener problemas en la federación para elegir las fechas» y se asume que «después de un año de parón reanimar a un concurso como este cuesta, será difícil que volvamos a tener el nivel de participación que teníamos hasta ahora», y más «si se habla mal del concurso, que es lo que no queremos bajo ningún concepto, porque nos ha costado mucho llegar al nivel en el que ha estado, algo de lo que todos los abulenses nos deberíamos sentir orgullosos».