scorecardresearch

Cesefor contará con cuatro millones de presupuesto en 2022

ICAL
-

Se convierte 'de facto' en centro tecnológico al aumentar su plantilla a 55 profesionales

La Fundación del Centro de Servicios y Promoción Forestal y de su Industria de Castilla y León (Cesefor) contará con un presupuesto de cuatro millones de euros para 2022 y deuda "cero o casi cero". Así lo avanzó a Ical el gerente del centro, Pablo Sabín, quien subrayó que desde 2018 se ha conseguido aumentar la plantilla de 25 a 55 profesionales investigadores, con la inclusión de varios doctores, y ampliar su actividad en toda la Comunidad desde su sede en Soria.

"El aumento de personal ha sido paulatino debido a que hemos sido exitosos en las convocatorias sobre todo en las competitivas y hemos incrementado nuestros servicios de I+D al sector empresarial", indicó.

Los profesionales de Cesefor trabajan actualmente en 30 proyectos investigadores, algunos con presupuestos de 30.000 y otros de un millón. En este aspecto, Sabín precisó que algunos proyectos se llevan a cabo con socios europeos y agregó, respecto a la deuda, que en 2018 el Centro contaba con pérdidas acumuladas por valor de un millón de euros que se ha solventado con pagos anuales de unos 300.000 euros al año. 

"Estamos cerca de haber anulado la deuda. Hemos generado beneficios, con el trabajo que prestamos a las empresas del sector, es decir, hemos incorporado el espíritu empresarial a la entida, gracias al apoyo de los patronos, sobre todo de la Diputación de Soria que aporta 150.000 euros y que nos permite ser muy competitivos y al Instituto de Competitividad Empresarial de Castilla y León ", resaltó. 

Asimismo, el Cesefor ya se ha incorporado 'de facto' en la Red de Centros Tecnológicos de Castilla y León, a pesar de que todavía no cuenta con la acreditación del Ministerio de Ciencia e Innovación, ya que necesita incorporar una mayor actividad de I+D+i en el sector privado.

"En Castilla y León estamos considerados como centro tecnológico, es más yo soy el secretario de la asociación. No es fácil en nuestro sector incorporar más actividad de investigación y desarrollo al sector privado porque ofrecemos servicios a empresas con poco volumen de producción, es decir son pequeñas y nos movemos en márgenes reducidos. No obstante, el pasado año tampoco cumplíamos el requisito de personal investigador y al incorporar doctores a la plantilla ese escollo está superado", indicó. 

La principal apuesta para 2022 del Cesefor está ligada al ámbito de la bioeconomía y, en concreto, al desarrollo de la construcción con madera. Para ello, cuenta en su cartera con varios proyectos como 'Interreg Egurtal' que pretende sentar las bases para el desarrollo de la construcción en altura de edificios con madera en Castilla y León.

También aboga por la formación de los profesionales del sector a través del aula madera (maderaula.com). Este proyecto ha recibido apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Transición Ecológica para la capacitación de profesionales para: arquitectos, operarios y carpintero. Es decir, trata de mostrar las últimas innovaciones con madera a toda la cadena de valor, según el gerente.

El centro, en el ámbito del I+D, trabaja en el ámbito empresarial para desarrollar soluciones constructivas, caracterizar la madera de Castilla y León y generar ese valor añadido en el sector empresarial. 

"Trabajamos en investigación básica que va a permitir hacer más viable y resolver los desafíos que tiene la construcción con madera. Estamos haciendo proyectos de investigación ligadas a la caracterización de las uniones (encolados). Además, realizamos investigación aplicada con las empresas para el desarrollo de productos y trabajamos en red para fomentar esa construcción con madera en la Comunidad. Tenemos un conjunto de proyectos que establecen una línea de trabajo para fomentar la construcción con madera. Creemos que dentro del ámbito de la bioeconomía para Soria y Castilla y León se abren oportunidades de negocio", dijo.

Micología y resina

El Cesefor, que gestiona el Programa de Micología de Castilla y León, continuará en 2022 con la prestación de servicios a las diferentes entidades propietarias de bosques para conseguir el uso sostenible de los recursos micólogicos. Para ello, dará apoyo a las distintas asociaciones a través del Micocyl con el apoyo de las diputaciones; impulsará la creación de los parques micológicos; continuará con el mantenimiento de todas las parcelas de investigación micológica; y apoyará a otras entidades como Montes de Soria u otros esquemas de regulación micológica que coexisten en Castilla y León. "La idea es seguir escalando el modelo micológico de Castilla y León y mejorándolo. Tenemos un sistema muy bien implantado y somos referentes en Europa. En está área seguiremos haciendo que funcione y mejorarlo para hacerlo cada vez más atractivo", comprometió.

Asimismo, Cesefor culminará el proyecto 'SustForest Plus' que ha durado cuatro años y que ha servido para acompañar el relanzamiento de la actividad resinera. Actualmente continua con nuevos proyectos en este ámbito como el del grupo operativo Resinlab que va encaminado a la mejora de la actividad del resinero, es decir, dotarles de nuevas técnicas de resinación, nuevas formas para hacer el oficio más viable y extender esta actividad. "La resina es un eje clave para Cesefor", expresó Sabín. 

Otro de los proyectos importantes para Cesefor, es el 'Soria ForestAdapt' (proyecto Life), que pretende estudiar cómo o qué herramientas van a permitir adaptar el sector forestal al cambio climático. El programa es relevante porque Soria es un espacio piloto donde se investigará cómo le afecta el cambio climático y qué soluciones se pueden implantar para adaptase a él.

Por último, Sabín resaltó que otro de los proyectos en la Comunidad afecta al suroeste de la misma (Salamanca y Ávila) y bajo la denominación 'Life Alnus Taejo' tratará de restaurar las riberas en algunas zonas. Se trata de un proyecto demostrativo donde se aplicarán técnicas innovadoras para la restauración de las riberas. Los técnicos de Cesefor generarán una base metodológica para luego escalar en superficies más grandes. 

Además, coordinará el proyecto 'Life REB' (Rebollo) con el fin de mejorar la gestión de los rebollares de Castilla y León cuyas masas ocupan 700.000 hectáreas. "Estos bosques están bastante abandonados y el proyecto mejorará la gestión silvícola y generará nuevos productos innovadores para dar mayor potencial a estas superficies. Para ello, trabajamos en el ámbito de la la bioeconomía con distintos productos (fines laminado) para intentar generar oportunidades de mercado a esos bosques que están a día de hoy abandonados", explicó, para aclarar que el proyecto afecta a todas las provincias de Castilla y León a excepción de Valladolid.