scorecardresearch

El Puente de Mayo se presenta «muy parado» para los hoteles

J.M.M.
-

La proximidad de la Semana Santa y el incremento de precios propicia que la ocupación para viernes y sábado apenas sea de «un 50 por ciento» y más baja aún el domingo

El Puente de Mayo se presenta «muy parado» para los hoteles - Foto: Isabel García

Resignación en el sector hotelero abulense ante las perspectivas de un Puente de Mayo que se presumía que podía ser fuerte y que, por el momento, se presenta tranquilo, con unos niveles de ocupación «normales» de un fin de semana. Así lo reconoce Piedad Sánchez, presidenta de la Asociación de Hoteles de Castilla y León, que asegura que «este puente lo vemos muy parado». De hecho, precisa que «los datos de ocupación del viernes y sábado se corresponden con los de un fin de semana normal, y en realidad la ocupación, por la información que cruzamos la gente del sector, la tenemos más por los eventos que hay en las ciudades o en los mismos hoteles» que por el hecho de ser un largo puente que en ciudades como en Ávila se prolonga durante cuatro días o tres en buena parte del territorio nacional. Así se estaría hablando en estos momentos para estos dos días de una ocupación que rondaría «un 50 por ciento».

Y en cuanto al domingo (hay que recordar que el lunes es jornada festiva en siete comunidades autónomas, como Madrid, Andalucía, Aragón, Asturias, Castilla y León, Extremadura y Murcia), «está muy tranquilo, con una ocupación baja en general, tanto en Ávila como en la provincia», situándose por tanto por debajo de la ocupación de los dos días precedentes, y siendo «un domingo normal».

En este sentido, apuntó que «a lo mejor en hoteles con capacidades más pequeñas y en los céntricos los datos de ocupación son un poco mejor, pero les está costando también llenar y vender esas habitaciones».

Piedad Sánchez confía en que las previsiones de buen tiempo animen a esas reservas de última hora, pero, de momento (entrados ya en el viernes), «está demasiado tranquilo para que de repente se anime» y lo ve «complicado». Lo que sí que puede propiciar ese buen tiempo es que haya «escapadas de un día».

Los motivos que pueden explicar esta situación pueden deberse a que «quizá la gente busque otros destinos de playa». Y también a otros factores que pueden haber influido, como la proximidad de la Semana Santa. Piedad Sánchez explica que en «la Semana Santa, los días principales, jueves, viernes y sábado, fueron buenos. Los previos, tranquilos también; la ocupación se centró en los días de fiesta». A su vez, «el buen tiempo en Semana Santa hizo que la demanda de última hora se animara y que se viera mucha gente por las calles, aunque en muchos casos fuera una salida de un día, pero es verdad que se vio mucho movimiento».

Ello ha propiciado que este Puente de Mayo, que llega apenas dos semanas después de la Semana Santa, sea «un tanto atípico». Además, añadía, «la situación es la que es, los costes y el incremento del precio en todo al final siempre afecta al bolsillo, y tienes que hacer más números y te queda menos para el ocio».

Al margen de este Puente de Mayo, los hoteles tienen puesta su mirada en los eventos sociales que coinciden con estas fechas primaverales, como pueden ser las comuniones o las bodas. La presidenta de la Asociación de Hoteles de Castilla y León señala que «en el tema de comuniones la situación está similar a otros años; y en el caso de las bodas, este año tenemos que recuperar las aplazadas y se están concentrando en este año y también empiezan las reservas para el próximo. Eso sí que se está moviendo con más ganas puesto que ya son dos años de aplazamientos y la gente lo quiere celebrar».

La hostelería espera llenar pero «va despacio». Las sensaciones que transmite el sector hotelero se corresponden un tanto con el de la hostelería, aunque en este caso el Día de la Madre y las perspectivas de buen tiempo hacen que tengan esperanzas de que sea un buen puente. Fernando Alfayate, presidente de la Federación Abulense de Hostelería, afirma que «el domingo lo tenemos lleno, pero el resto va un poquito despacio», y aunque confían en «llenar», se producirá «a última hora». Alfayate reconoce que las expectativas para este Puente de Mayo eran buenas, pero «sí que es cierto que venimos de la Semana Santa, muy reciente, donde sabemos que la gente se ha gastado dinero, y a pesar de que tiene ganas de salir, ha sido muy fuerte, y ahora quedará menos para gastar». No obstante, y aunque cree que la gente «está esperando hasta el último momento para reservar»,  espera que «al final vamos a llenar».

A su vez, este puente trae añadida la celebración del Día de la Madre, una fecha que, para los restaurantes, es garantía de «lleno» y ya es complicado reservar para el domingo. Y en cuanto al resto de días, espera que «la proximidad con Madrid» hace que «seamos un destino bastante asequible en tiempo y también bastante económico para la gente que quiera hacer una escapada de un día o dos días». Y a ello se suma lo que Alfayate denomina el tercer santo de Ávila: «San Segundo, Santa Teresa y San Lorenzo», con ese buen tiempo que se espera para estos días y que puede contribuir a que de nuevo sea un puente muy animado en las calles de Ávila.