La Diputación destina 6.000 euros a los donantes de sangre

I.Camarero Jiménez
-

El presidente de la hermandad abulense, Alejandro Reveriego, agradecía las casi 3.500 donaciones de este año y el esfuerzo de los donantes durante la pandemia y recordaba la necesidad de seguir 'poniendo el brazo', pues en verano bajan las reservas

La Diputación destina 6.000 euros a los donantes de sangre

El presidente de la Diputación de Ávila, Carlos García y su homólogo en la Hermandad de Donantes de Sangre de Ávila, Alejandro Reveriego firmaron este jueves un convenio de colaboración por el que la institución provincial concede 6.000 euros a la hermandad. Una partida que servirá para que ésta desarrolle las actividades de información, formación y sensibilización de la población en aras a captar nuevos donantes sobre todo en el medio rural del que dependen especialmente para captar reservas.
García tenía claro que había que renovar el compromiso con una entidad que «fomenta el altruismo» y que siempre está ahí porque «a veces no nos damos cuenta de la importancia pero lo cierto es que jamás falta sangre». Quien dona sangre, continuaba el presidente dona además «ilusión y vida».
Por su parte Reveriego agradeció el gesto de la Diputación porque además muchas de esas charlas y jornadas que se hacen con cargo a ese dinero son para captar nuevos donantes, aunque destacaba que lo importante además es la fidelización de la gente joven.
Apuntaba Reveriego a los datos de donaciones de este año que aseguraba «van bien». Hasta junio suman 3.456 y los últimos meses, pese a la pandemia, han dejado buenas cifras por lo que animaba también a seguir donando. En marzo decía que hubo 522 donaciones, en abril, 347, en mayo, 412 y en junio, 533.
Cierto es que este gesto se reduce en verano con motivo de las vacaciones y por eso pedía a la gente en general que donara antes de emprender camino hacia el lugar en el que pasar los días de asueto, generalmente los pueblos en esta ocasión. Pueblos que por cierto son especialmente importantes para hacer acopio de reservas de sangre y motivo por el cual los visitan asiduamente a lo largo del año con los autobuses de extracción. En los próximos días apuntaba que estarán en Cardeñosa (eso será mañana viernes), el día 10 en Piedrahíta, luego harán un parón en el abulense Barrio de San José el día 11 para después acudir a la Nava de Arévalo el día 14.
Viajes y visitas necesarias por esa dependencia de los pueblos para abastecer de reservas los hospitales. «La enfermedad no descansa» y por eso siempre se precisa sangre. Para hacernos una idea durante la pandemia y a pesar de que apenas ha habido operaciones, se paró la actividad quirúrgica; con una menor movilidad, los accidentes han ido a menos pero «la sangre siempre es necesaria» y en esos días se precisaban hasta 200 bolsas diarias. Muchas por ejemplo para tratar pacientes con leucemia.
De momento reservas hay «pero los glóbulos rojos duran 45 días» explicaba Reveriego y hay que seguir haciendo acopio, además la actividad quirúrgica ha vuelto y «las donaciones bajan en verano». Hoy mismo hay necesidad de A+ y A- y también de 0+ y 0-
Ponía el foco además en la necesidad de donantes jóvenes y se dirigía a ese ‘público’ para que dejen a un lado los botellones «que además son más peligrosos» y queden por ejemplo algún día para ir a donar.
Para todos recordaba que el punto fijo de donación en el Hospital Nuestra Señora de Sonsoles ya está operativo y se puede acudir los martes y jueves de 15 a 21 horas y de 10,30 a 15 los miércoles.