scorecardresearch

Cruz Roja Juventud necesita 1.200 juegos para 600 niños

M.E
-

La organización pone en marcha una nueva edición de la campaña del juguete educativo, por la que admite donaciones

Cruz Roja Juventud necesita 1.200 juegos para 600 niños

Los juguetes no sólo son fuente de ocio para los niños, niñas y jóvenes, sino que ayudan a mejorar sus habilidades comunicativas y a relacionarse. Bajo esta premisa, Cruz Roja Juventud de Ávila ha vuelto a activar la campaña del juguete educativo en su edición 2022/2023. Con el lema 'Sus derechos en juego', en todo el territorio se pueden hacer donaciones para llegar a los 70.000 niños y niñas que los precisan, según las estimaciones, unas cifras que en Ávila se quedan en la necesidad de 1.200 juguetes para unos 600 niños. En Castilla y León, por su parte, se quieren recoger más de 4.500 juguetes para 3.100 niños y niñas.

En este marco, Cruz Roja Juventud ha iniciado la difusión del proyecto con actividades de sensibilización, colaboraciones con otras entidades y empresas, acciones a través de redes sociales y actividades en calle para intentar recabar juegos y juguetes nuevos, no sexistas y no bélicos que se entregarán a principios de año a las familias en situación de vulnerabilidad y que no tienen garantizado su derecho al juego. Se busca, de esta manera, promover el uso de juegos y juguetes como herramienta educativa y de transmisión de valores en el contexto escolar y familiar. 

Los juegos y juguetes se pueden dejar en las diferentes Asambleas Comarcales de Cruz Roja en Ávila, en el horario habitual de apertura de dichas sedes. Estos puntos de recogida se sumarán a otros tantos que se sitúan en diferentes empresas y establecimientos comerciales de nuestra provincia, a quienes Cruz Roja agradece su colaboración en cada campaña. Además, también se puede colaborar con la campaña realizando donaciones en la web de Cruz Roja, a través del teléfono 900 104 971 y mediante el envío de SMS con la palabra JUGUETE al 38088 (3 euros), que se destinarán íntegramente a la compra de juguetes para familias en dificultad social.

Una vez verificado que los productos cumplen las especificaciones, Cruz Roja Juventud los clasificará según la edad a la que van destinados y las habilidades que potencia (sociales, motrices, intelectuales…) para generar un 'almacén' con todos los productos y todas las localidades. Según las necesidades que haya que cubrir, las personas voluntarias irán recibiendo a las familias en situación de vulnerabilidad para conocer los gustos y necesidades individuales de cada menor para poder entregarles el juego o juguete que mejor se adecue a sus circunstancias.

Según se trasladó desde Cruz Roja, la crisis derivada de la COVID-19 ha empeorado la situación de muchas familias atendidas por la organización y, por ello, esta campaña cobra aún más importancia en este contexto en el que se busca garantizar que estos niños y jóvenes no tengan dificultades para el acceso al juego. La situación actual provoca que muchos hogares del país atraviesen grandes dificultades para atender sus necesidades básicas, especialmente en vivienda, gas, electricidad, alimentos y transportes. En este escenario el derecho al juego pasa a un plano secundario para las familias, que priorizan los productos de primera necesidad, y eso que las familias monomarentales y monoparentales son las más perjudicadas por la crisis (54,3%), seguidas de las personas que viven solas (34,6%). La infancia y la juventud son uno de los colectivos más vulnerables ante esta nueva crisis, por eso la Organización les priorizará dentro del marco de actuación de 'Cruz Roja Reacciona'.