Lo imprescindible

Juana Samanes

Crítica de cine


Hope

23/01/2021

«Esta es mi historia tal como yo la recuerdo». Con esta rotunda frase comienza el drama noruego autobiográfico en el que la directora Maria Sødahl narra un acontecimiento crucial en su vida. Cuando, en vísperas de Navidad, le diagnosticaron un tumor cerebral que podría acabar con su vida en tres meses. Madre de tres hijos, y de tres hijastros, y compañera sentimental de un hombre 16 años mayor, Anja recibe la noticia cuando su vida atraviesa una etapa de desamor debido al distanciamiento de su compañero volcado en su trabajo. ¿Cambiará algo tras esta noticia traumática?
Película candidata a los premios Oscar por Noruega, Hope (esperanza en castellano) es una vivida disección de las sensaciones por las que atraviesa un ser humano enfrentado a una muerte cercana, donde no faltan momentos de desesperación a pesar de ser una persona afortunada porque es querida y está bien acompañada. La cinta es emotiva y desgarradora en momentos puntuales y parte de su autenticidad se apoya en que cuenta con dos actuaciones memorables de Andrea Bræin Hovig y del mucho más conocido Stellan Skarsgard (Rompiendo las olas, Melancolía, Chernobyl), uno de los mejores actores europeos del momento.
En el filme se plantean temas humanos que intuimos: desde el balance que nítidamente hace sobre su vida la afectada hasta la preocupación, cuando ella falte, sobre lo que les ocurrirá a sus vástagos, todavía menores de edad. No hay reflexiones sobre el más allá porque se trata de una persona no creyente. 
Cuando bucea en la historia de amor habla de las dificultades de convivencia en pareja, de la necesidad de trabajar esa relación día a día y del imprescindible replanteamiento que cualquier persona debiera hacerse sobre sus prioridades vitales, sin tener que esperar a que ocurra un desencadenante tras grave como éste. 
Hope está producida por Thomas Robsahm, responsable de algunos proyectos bajo la dirección de Joachim Trier como, por ejemplo, Thelma de 2017 y El amor es más fuerte que las bombas de 2015.
Con una gran acogida de la prensa y público en aquellos festivales que se ha presentado, la película ha obtenido, entre otras, dos nominaciones en el los Premios de Cine Europeo (Mejor Dirección y Mejor Actriz Principal).



Las más vistas