scorecardresearch

La versatilidad de la judía de El Barco de Ávila

I.Camarero Jiménez
-

Cuatro elaboraciones diferentes y en directo acoge este sábado el palacio de Superunda en un acto a cargo del cocinero Iván Hernández y para valorar una legumbre con Indicación Geográfica Protegida y que vuelve a promocionarse en la capital

La versatilidad de la judía de El Barco de Ávila

Judiávila regresó este sábado a la capital abulense. Una cita en la que la ciudad puso el marco patrimonial, bajo el techo del precioso palacio de Superunda, a una suculenta propuesta que pasa por la elaboración de diferentes platos a base de legumbres de la IGP Judía de El Barco de Ávila. Una iniciativa que, con éste, son cuatro años los que cumple de vida gracias a la colaboración de los ayuntamientos tanto de Ávila como de El Barco y cuyos alcaldes, que son Jesús Manuel Sánchez Cabrera y Víctor Morugij, por supuesto acudieron a la cita (junto a otros muchos miembros de la corporación municipal abulense) en la que se demostró «la versatilidad» de un gran producto y también que cuando hay colaboración, sin duda, las cosas salen mejor.

La jornada está prevista en cuatro pases que se desarrollan por la mañana y por la tarde (dos y dos).Ya para empezar tomó la palabra el cocinero Iván Hernández, de Toixos Events, quien fue desgranando algunas de las muchas posibilidades que ofrece nuestra legumbre por antonomasia y que, desde luego, van mucho más allá de unas judías con matanza. Humus, postres, ensaladas... Con la judía todo es posible. Cada pase podía acoger a 50 personas y todos estaban completos, tal y como apuntaron fuentes municipales a primera hora de la mañana.

Destacar que la colaboración fue mucho más allá de los ayuntamientos, pues presente estuvo la Federación de Hostelería, la Asociación de Sumilleres de Ávila proponiendo vinos de la DOP Cebreros, Pronisa, con su jefe de cocina David Blanco al lado de Iván Fernández o la IGP que ampara a la legumbre homenajeada y que estuvo también representada por su director técnico, Nicolás Armenteros. Muy interesante por cierto su intervención a dos bandas con Iván Hernández. No sabemos si estaba ensayado o no pero sí que fue muy del agrado del público que escuchaba muy atento sus interesantes  intervenciones. Durante la primera propuesta, una ensalada con judía blanca riñón, uno y otro, fueron aportando no pocos datos curiosos de una legumbre que, de veras, que da mucho de sí.

El remojo el día antes de llevarla a hervir es importante. Un remojo para el que se necesita un recipiente que deberá ser más del doble de la cantidad de judía que se eche, pues ésta duplica su tamaño con el paso de las horas en agua. Para una ensalada, lo ideal es aportar entre 60/80 gramos por persona; para un guiso por ejemplo con chorizo y morcilla o tocino, con 40/60 gramos suele ser suficiente. ¿La coción? Suficiente con poco más de una hora en olla tradicional y 15 minutos en la express toda vez que empiece a hervir.

Armenteros fue poco a poco cogiendo el ritmo de la demostración de cocina y estableciendo diálogo con Hernández, destacando entre otras cosas que si algo define a la judía barcense (que para que sea la auténtica ha de estar envasada y tener contraetiqueta) es por su finura, por una piel casi imperceptible y por el hecho de que no resulta en ningún caso harinosa y resalta por la cremosidad de su carne. La calidad del agua del Tormes, la pureza del agua abulense procedente de Gredos, la calidad de los suelos en los que se cultiva, el prácticamente nulo aporte de fitosanitarios durante el tiempo que permanece en las huertas, lo cuidado de una semilla que apuesta por la calidad siempre por encima de la producción  y que ha sido seleccionada minuciosamente... Todo ello hace de nuestra legumbre la joya del Tormes, de El Barco y por ende de la provincia de Ávila que este sábado cerró filas para su promoción en la capital.

Muchas más notas importantes fueron quedando en el aire ante la atenta mirada de un público que al final pudo probar los platos elaborados. Asuntos destacados, entre otros, que la pandemia nos ha llevado a consumir más legumbre ¿Por qué?Porque hemos tenido más tiempo de cocinar.

Pero hubo mucho, muchísimo más, además de la actuación del grupo folclórico Avento en el Mercado Chico a mediodía.

 

Lea la noticia ampliada en la edición impresa