Arreglan la curva de la Av-902 en la que murió Óscar Estrada

M.M.G.
-

La familia del joven motorista, de cuya muerte se cumplen este viernes cuatro años, quiere mostrar su agradecimiento al director general de Carreteras de la Junta de Castilla y León

Arreglan la curva de la Av-902 en la que murió Óscar Estrada

Este viernes 3 de julio se cumplen cuatro años del desgraciado accidente de tráfico en el que Óscar Estrada perdía la vida. Óscar, que entonces contaba con 30 años de edad, se salió de una curva en el kilómetro 16,400 de la Av-902 (a su paso por el término municipal de El Barraco). Curva que, como desde ese mismo momento defendió su familia, se encontraba en malas condiciones: mal peraltada y con un considerable abultamiento causado por la raíz de un pino cercano. Y todo ello, además, sin señalizar, como denunciaron siempre.
Ahora, tras cuatro años de batalla, la curva ha sido finalmente arreglada: se ha eliminado definitivamente al abultamiento y se ha corregido el peralte. «Esto es una noticia muy buena», muestra a Diario de Ávila su satisfacción Jesús Estrada, padre de Óscar, que apunta que fue el pasado 30 de enero cuando obtuvieron el compromiso de Jesús Félix Puerta García, director general de Carreteras de la Junta de Castilla y León, de que la curva se arreglaría «de manera definitiva, incluyendo el peralte de la misma».
«Se ha cumplido y realizado tal y como nos prometió», dice satisfecho y adelanta que tiene la intención de enviarle su agradecimiento a través de una carta. 
Se cierra así un doloroso y largo capítulo para la familia de Óscar Estrada, a la que nadie podrá devolverle a su hijo, pero que siente que se ha hecho justicia.
Tras el accidente, la familia, encabezada por Jesús, comenzó una lucha legal que llevó en un primer momento por la vía penal pero que, meses después, trasladó a la administrativa.
Fue un camino doloroso con el que, ante todo, buscaron que ninguna persona más perdiera la vida en ese mismo punto como lo hizo Óscar. 
En ese camino vivieron momentos muy duros. Como el descubrir, a raíz de uno de los muchos trámites que llevaron a cabo, que tres meses antes del accidente de Óscar se había producido uno de idénticas características. Aunque, en ese caso, y por fortuna para el motorista, éste no perdió la vida. «Si después de ese accidente se hubiera arreglado la carretera mi hijo no habría perdido la vida», nos decía en una de las conversaciones que durante estos años Diario de Ávila ha mantenido con el padre de Óscar.
También fue difícil comprobar cómo las reparaciones que si iban haciendo en la zona del accidente no solucionaban de manera definitiva el problema. Ocurrió, por ejemplo, cuando se taló el pino pero no se eliminó el abultamiento de su raíz.
Pero nada de eso frenó a la familia de Óscar que, hoy sí, tiene la tranquilidad de saber que la curva se encuentra finalmente en buenas condiciones para la circulación del tráfico.