scorecardresearch

Interior quiere el 40% que acceden a la Policía sean mujeres

P.R.
-

En el año 2019 ingresaron 738 mujeres de los 2.606 aprobados, el 28 por ciento y en el año 2021 este porcentaje creció al 32,6, 758 mujeres de 2.328. El Reglamento de Procesos Selectivos, aprobado esta semana, pondrá en marcha una serie de medidas

Una inspectora en la formación de una de las juras de cargo de una promoción de la Escala Ejecutiva de hace unos años - Foto: Lola Ortiz (Archivo)

El Ministerio del Interior a través de la Dirección General de la Policía ha impulsado un paquete de medidas de acción positiva con el objetivo de alcanzar al menos el 40 por ciento de mujeres en las promociones de acceso a este cuerpo antes de 2030. Esas medidas  se incorporan en el nuevo Reglamento de Procesos Selectivos, aprobado hace unos días por el Consejo de Ministros. Hay que destacar que este proceso ya se ha materializado en el acceso a  la Escala Ejecutiva, ya que desde hace años ese porcentaje ya se está alcanzado, al menos en la parte correspondiente a la convocatoria exterior, pues las promociones de la Escala Ejecutiva están integradas una parte por  promoción interna y otra por todo el proceso exterior al que tienen acceso todos los ciudadanos, con los requisitos que se piden en las convocatorias  y que conlleva superar  una dura oposición libre.

Las iniciativas con las que el Ministerio del Interior redobla su apuesta por el avance de la igualdad en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado –este porcentaje del 40 por ciento también se pretende conseguir en la Guardia Civil, también antes del 2030–, es el resultado de un detallado análisis sobre la evolución de la presencia de la mujer en cada uno de los cuerpos, señala el Ministerio en una nota de prensa.

El propio ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska  ha reconocido en más de una ocasión en sus comparecencias públicas  la necesidad de incrementar la presencia de la mujer en los Cuerpos y Fuerzas de seguridad.  «Los avances en estas cuatro décadas de acceso a la mujer a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado son innegables, pero hemos invertido mucho tiempo y los actuales porcentajes son insuficientes, están muy lejos de la  realidad demográfica y social de la sociedad española», señalaba el ministro hace unos meses en una de sus intervenciones. Reconocía esta situación porque tras 43 años de acceso a la Policía Nacional, este cuerpo cuenta con un 16,78 por ciento de mujeres, mientras que en la Guardia Civil, tras 34 años del primer ingreso, las mujeres representan el 8,97 por ciento, según los datos facilitados por el propio Ministerio del Interior. Esta es la razón por las que el ministro había reclamado «iniciativas decididas que aseguren un principio que debemos asumir como irrenunciable, la igualdad efectiva de mujeres y hombres en las Fuerzas de Seguridad».

Más recientemente, y ante la estatua de María Pita en la Coruña, en la celebración del día del Patrón de la Policía Nacional, el ministro del Interior pidió a la Policía Nacional continuar trabajando para lograr una igualdad efectiva dentro del cuerpo. «Hemos hecho ya muchos avances, pero en materia de igualdad, a la Policía Nacional no debe bastarle con adaptarse a la realidad social, debe ser su vanguardia en un ámbito vital para la defensa de los valores fundamentales de la sociedad española».

Procesos Selectivos. Esta misma semana el Consejo de Ministros daba luz verde el real decreto de Procesos Selectivos de la Policía Nacional, que incluye una serie de iniciativas para aumentar la presencia femenina en las listas de aspirantes a ingresar en el cuerpo mediante oposición libre.

La medida más destacada es la eliminación del requisito de estatura mínima, hasta ahora fijado en 160 centímetros, que suponía una discriminación para la mujer al ser desproporcionada respecto a su estatura media.

Para el acceso a la Policía Nacional, en convocatorias pasadas era imprescindible contar con una altura mínima de 1,65 centímetros en el caso de los hombres y 1,60 para las aspirantes mujeres, medidas que no serán necesarias para quienes se presenten a los procesos selectivos a partir de 2023. Con este cambio la Policía Nacional se equipara a otros Cuerpos civiles de policía de países europeos, como Francia, Italia, Países Bajos, Finlandia, Eslovaquia, Suecia, Noruega, Austria, Irlanda, Reino Unido, Rumanía, Dinamarca y Alemania. Se trata de la supresión de un requisito que actuaba como un verdadero techo de cristal, perjudicando el acceso de la mujer a la Policía Nacional, a quien se exigía una estatura media proporcionalmente mayor que a los hombres en relación con las  respectivas estaturas medias.

Sin embargo, los requisitos de estatura mínima se mantendrán para ingresar en determinadas unidades especiales -UIP, UPR y GEO-, donde la talla afecta a la operatividad de la labor policial específica que desarrollan. 

 Además, las mujeres que aspiren a ingresar en la Policía Nacional podrán alcanzar sus pruebas de selección si están en período gestante, de parto o de postparto, aplazamiento que también será efectivo para la realización o la finalización del curso de acceso a las prácticas policiales correspondientes si cualquiera de esas situaciones se produjesen una vez superadas las pruebas de ingreso. De esta forma tanto las mujeres como los hombres que deban aplazar su incorporación al curso de ingreso por embarazo, nacimiento, adopción o acogimiento de un menor serán dados de alta como funcionarios/as en prácticas, por lo que no verán reducida su antigüedad en la función pública y favorece la conciliación, una situación a la que la mujer siempre se enfrenta en desventaja.

Todas estas medidas están diseñadas para incrementar el porcentaje de mujeres aspirantes a ingresar en la Policía Nacional. Si en 2019 ingresaron 738 mujeres de los 2.606 aprobados, el 28 por ciento, en el año 2021 este porcentaje creció al 32,6 (758 mujeres de 2.328). El aumento del número de mujeres que aspiran a superar el proceso de acceso a la Policía Nacional es imprescindible para aumentar su volumen porcentual en la plantilla, que el pasado 1 de enero de 2022 era de un 16,69 por ciento sobre el total de efectivos del cuerpo.

Guardia Civil.

Por su parte la Dirección General de la Guardia Civil, por su parte, está tramitando la reforma de la Ley de Régimen de Personal de la Guardia Civil, para introducir un cambio legal que permita la adopción de medidas de acción positiva en las distintas convocatorias del cuerpo, tanto de acceso como de promoción dentro de la Guardia Civi, se indica también desde el Ministerio del Interior.

La medida más destacada de las incluidas en esa reforma consiste en fijar, en cada proceso selectivo de acceso a la escala de cabos y guardias, un porcentaje de plazas reservadas a mujeres, que en cada convocatoria oscilará entre un mínimo del 25 por ciento y un máximo del 40. Este porcentaje operará en las tres modalidades de acceso al cuerpo: la oposición libre, el acceso desde el Colegio de Guardias Jóvenes 'Duque de Ahumada' y la pasarela reservada a los miembros de las Fuerzas Armadas.

Tras cada proceso de selección, la lista de aspirantes admitidos en la Guardia Civil se elaborará según la puntuación obtenida en las distintas pruebas que lo componen. Pero, para asegurar  la cobertura del porcentaje de plazas reservado a las mujeres, éstas tendrán preferencia sobre los candidatos varones siempre que, superado el aprobado, la diferencia de puntos entre ambos no sea superior al quince por ciento, insisten las mismas fuentes.

En las convocatorias de 2019, 2020 y 2021, en total 56.321 aspirantes concurrieron a las pruebas de acceso a la Guardia Civil, de los que solo 19.187 eran mujeres, un 25,4 por ciento. Resueltas esas tres convocatorias, de los 5.097 aprobados, solo el 21 por ciento, 1.358, fueron mujeres.

Las medidas de acción positiva a introducir en los procesos selectivos de la Guardia Civil deben conseguir que, con un horizonte de 2030, el número de mujeres que cada año ingresan en el cuerpo alcance el 40, lo que permitirá aumentar su volumen en el total de la plantilla, que a fecha 1 de enero de este año alcanza solo un 8,75 por ciento.