scorecardresearch

"Cuando estás fuera aprendes a valorar más a España"

E.B.
-

Abulense, nacido en 1975, pertenece al cuerpo diplomático español, siendo en estos momentos primer secretario de la Embajada de Rabat, pero mantiene vivas sus raíces, «haciendo patria»

"Cuando estás fuera aprendes a valorar más a España" - Foto: David Castro

Ignacio Garrido se expresa con precisión y rapidez, desgrana ordenadamente los acontecimientos de su vida, sonriendo y siendo consciente de que aún le quedan muchas aventuras por vivir, muchos lugares por descubrir. Este abulense, nacido en 1975 y perteneciente al cuerpo diplomático español, recuerda con cariño su infancia y su adolescencia en Ávila, su sensación de libertad cuando volvía del colegio o de estar con los amigos por las calles de la ciudad. «Vivía en el barrio de Las Batallas, jugábamos al baloncesto, trasteábamos por la estación del tren, éramos niños que pasábamos mucho tiempo juntos» comenta. «Considero un privilegio haber podido vivir en ese ambiente seguro y de libertad que da una ciudad como la nuestra. Estudiaba violín e íbamos andando solos hasta el conservatorio, que estaba en la otra punta de la ciudad, o a la escuela, con esa confianza de que nada malo podía ocurrir, una libertad de movimientos que, en mi vida posterior y en algunos países, he llegado a echar de menos», apunta.

Después de su formación en Ávila, donde mantiene a sus amigos de siempre «que me anclan a la realidad» y con 17 años, fue a estudiar a la universidad, a Valladolid. «Mis hermanos estudiaban carreras técnicas que no existían en Salamanca y yo me uní a ellos para estudiar Derecho y Filosofía, simultaneando ambas carreras, hay un abismo entre el derecho y la filosofía, pero de alguna manera lo contemplé como formación complementaria» comenta. «Estudié Derecho por interés, por ser una carrera práctica, y Filosofía porque creí necesitar una formación en el pensamiento, en la reflexión», «me alegro de haber podido acceder a ambas disciplinas, porque creo que me enriquecieron y me ayudaron a tener una visión amplia del mundo».

En sus años de universidad asegura haber sido muy feliz, con esa oportunidad de salir del ambiente familiar, tener más independencia, también por la oportunidad de haber podido acceder a una beca Erasmus que le llevó hasta los Países Bajos, a Rotterdam, cuando cursaba tercer año de Derecho y segundo de Filosofía. «Se vinculó esta etapa de formación con la filosofía económica, que es de la que dependían las asignaturas de la Universidad de Rotterdam, fue, digamos, mi primera experiencia internacional».  

¿Esta experiencia de Países Bajos,  te mostró el camino para la elección de tu vida profesional?

Esta experiencia supuso una apertura de miras para mí y sí, me empujo a pensar en un ámbito más internacional, además se dio la casualidad de que un compañero de la facultad me comentó que había estado en una entrega de despachos, en la toma de posesión de su hermana, para una plaza en el cuerpo diplomático, presidido por su Majestad el Rey, ahí comencé a indagar y a interesarme por esta posibilidad y se me despertó la curiosidad sobre ese mundo que hasta aquel momento era desconocido para mí. 

¿Fue muy dura la preparación para la oposición de acceso a la Carrera Diplomática?

Fue intenso sí, necesitaba hablar obligatoriamente inglés y francés, y aunque el inglés lo dominaba, tenía que avanzar en el otro idioma, así que en el último año de universidad fue necesario centrarme en ello, hice un curso intensivo en Suiza y después mucho estudio y práctica con profesores. Por otro lado la oposición tiene un temario muy extenso, profundo, pero a la vez sumamente interesante en el que no solo se estudia derecho internacional o constitucional, sino también historia, economía y relaciones internacionales, es una oposición ardua pero formativa, necesaria para el trabajo posterior.  Fueron años de estudio muy duros y de renuncia a la vida que otros de mis amigos disfrutaban.  Después de aprobar la oposición se accede a la Escuela Diplomática donde se continúa la formación.

¿Cómo se plantea el trabajo dentro de la Carrera Diplomática?

Hay una parte de la carrera que se realiza en Madrid y otra que se lleva a cabo en el extranjero.  Cuando he permanecido en Madrid mi labor ha estado ligada fundamentalmente a temas de cooperación al desarrollo, cooperación internacional y aspectos relacionados con la  cooperación cultural. En el extranjero he estado en varios destinos. 

Lea la entrevista completa en la edición impresa