scorecardresearch

Alarma tras el vuelco de un camión en la N-403

J.M.M.
-

La carretera ya se ha reabierto al tráfico después de comprobar que "no hay riesgo para la población"

Alarma tras el vuelco de un camión en la N-403 - Foto: Isabel García

Susto en El Tiemblo. Lo que en principio podía pasar como un accidente de tráfico, sin heridos graves, finalmente hizo saltar todas las alarmas cuando se conoció que uno de los vehículos implicados, un camión, podía llevar mercancías peligrosas. Es más, en principio se habló de que transportaba cloro, lo que suponía una situación de peligro que podía llevar incluso a desalojar una urbanización, lo que no fue necesario puesto que lo que llevaba era cloro muy diluido, como el que se utiliza en las piscinas, y no existía un riesgo de tal magnitud.

Aún así, el delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Ávila, José Francisco Hernández Herrero, declaró el nivel 1 del Plan Especial de Protección Civil ante emergencias por accidentes en el transporte de mercancías peligrosas por carretera y ferrocarril de Castilla y León (MPCYL) por el accidente en el kilómetros 85 de la N-403 (término municipal de El Tiemblo) de un camión y un turismo. En un principio, según explicó la alcaldesa de El Tiemblo, Henar González, se había valorado la evacuación de la urbanización 'La Atalaya', próxima al lugar, pero se pudo comprobar que la situación «no es tan grave como en principio parecía», por lo que se descartó esa evacuación. El problema era que se creía que el camión llevaba ácido clorhídrico, con la peligrosidad que esto supone ya que si fuera cloro puro podría crear una nube tóxica y ser necesario un perímetro de kilómetros de seguridad, pero finalmente se vio que era  «hipoclorito sódico al 5%, muy diluido», por lo que «no hay riesgo para la población» y no fue necesaria evacuación ni medidas adicionales, señalaba. Sí que se vio en el lugar un importante despliegue de operativo, tanto de Bomberos (de Madrid –San Martín del Valdeiglesias– y Ávila) como de Guardia Civil, para actuar tanto para poder 'levantar' el camión como para mantener la seguridad del tráfico en la zona. Hasta el lugar también se desplazó el equipo de riesgos químicos y nucleares de Getafe, dijo la alcaldesa.

En el accidente no se registraron heridos según se veía en el lugar pero se produjo un pequeño derrame por lo que fue necesario el trabajo para tapar lo caído, lo que se hizo con arena, y también para sacar el componente que iba tanto en 50 garrafas de 20 litros como en tres depósitos de 1.000 litros, uno de los cuales se tuvo que vaciar, pero en los otros dos no fue necesario puesto que no se había comprometido la seguridad.

El cabo de los Bomberos de Ávila Alejandro Morales explicó que se trataba de un vehículo que transportaba mercancías peligrosas, cloro diluido y garrafas de lejía. Uno de los depósitos del cloro «estaba perdiendo» al soltarse, por lo que se traspasó el contenido a otro depósito de un camión que vino para llevarse el contenido. En un principio, señaló, pensaban que era cloro sin diluir y el riesgo que había «era la proximidad de una urbanización, pero nos favorece el viento porque va en sentido contrario, el derrame ha sido muy pequeño y los vapores son mínimos porque viene muy diluido en agua» y no fue necesario.

La carretera N-403, después de permanecer cortada en los primeros momentos, se pudo reabrir al tráfico, aunque de forma controlada.

En el lugar del accidente se pudo ver cómo los bomberos se afanaban en el trabajo de extracción del líquido del camión que se había salido por la margen derecha de la carretera, llevándolo con mangueras a otro vehículo. Las personas que viajaban en este camión (que fueron atendidos por los servicios médicos pero no estaban heridos) explicaron, según su versión, que el suceso se produjo cuando vieron venir al vehículo hacia ellos por lo que pitaron, frenaron e intentaron esquivarlo, especialmente para no chocar y dañar a la ocupante en el asiento del copiloto de este coche, finalmente saliendo por la calzada gracias «a la pericia del conductor». Estos ocupantes indicaron que viajaban desde Madrid a San Juan de la Nava para llevar su carga para una piscina y después se iban a trasladar para otro envío para una potabilizadora. Es más, en el momento del accidente uno de los ocupantes iba hablando con el cliente para decir que llegarían en unos 20 minutos. No se produjo esta llegada pero, al menos, ellos no resultaron heridos.

Oficialmente, desde la Guardia Civil de tráfico explican que el accidente fue a las 9,30 horas y se produjo por una colisión lateral de un vehículo camión caja que transportaba mercancías peligrosas y un turismo, con posterior salida del camión por la margen derecha y vuelco. Tres personas resultados ilesas, con daños en los vehículos implicados.

Una vez que finalizó la extracción del líquido llegó una grúa para sacar al camión de la cuneta ya que había quedado tumbado a un lado y enganchado al quitamiedos. Un quitamiedos que, señalaron los ocupantes, sirvió como «amortiguador» del golpe y les «quitó mucho daño», a lo que contribuyó también que no reventaran los cristales.

Tras realizarse los trabajos necesarios desde la Junta de Castilla y León se levantó el nivel de alerta y no se consideró necesario hacer descontaminación del lugar.

El delegado de la Junta de Castilla y León en Ávila explicó que «teníamos las medidas precautorias habilitadas» y la propia alcaldesa de El Tiemblo señaló que se había dado aviso a Protección Civil por si hacía falta desalojar.