scorecardresearch

CyL exige respeto para el campo y soberanía alimentaria

SPC
-

Opas y miembros de la Junta asisten a la multitudinaria marcha de Madrid para reivindicar al Gobierno la intervención de los precios energéticos y un «futuro digno» para el sector

Imagen de la manifestación en defensa del sector primario celebrada ayer en Madrid. - Foto: Juan Lázaro (ical)

Castilla y León contó ayer con una nutrida participación en la manifestación '20M Rural. Juntos por el campo', que se desarrolló en Madrid con la presencia de al menos 200.000 personas, para pedir «respeto» para el sector primario y medidas concretas para acabar con los costes de producción «abusivos», los bajos precios de venta en origen y una PAC «contraria a los intereses de los profesionales de Castilla y León» que está llevando a las explotaciones agrarias a una «alarmante falta de liquidez». Así, en la multitudinaria manifestación, estuvieron presentes, además del consejero de Agricultura de la Junta, Jesús Julio Carnero, nutridas representaciones de las organizaciones profesionales agrarias Asaja, UPA y COAG en la Comunidad, encabezadas por sus líderes autonómicos Donaciano Dujo, Aurelio González y Lorenzo Rivera, respectivamente. Aunque no estuvo presente en Madrid, el presidente en funciones de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, aprovechó la concentración para exigir al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, «escuchar la voz del campo» que se manifiesta en Madrid para actuar «de forma inmediata» y rebajar los precios del consumo eléctrico y el gasóleo. En un mensaje en su Twitter, Mañueco también pidió al presidente del Gobierno que baje los costes de producción del sector agroganadero y que dote al mismo de «las ayudas necesarias» para salir de la situación actual de falta de rentabilidad de las explotaciones por la que agricultores y ganaderos protestan hoy en Madrid. «Castilla y León está y estará con vosotros», añadió.

Por su parte, antes de que arrancará la marcha, Carnero acusó al Gobierno de «dar la espalda» a agricultores y ganaderos al tiempo que avisó de que «sin campo, no hay vida». El consejero de Agricultura evidenció así que la movilización de ayer es una «expresión» de «compromiso y solidaridad» con el medio rural, pero también de «reivindicación» ante un Gobierno que, «en muchos casos», está dando «la espalda» a este sector. «Pensemos en la Plan Hidrológico Nacional que no da capacidad de regulación en el regadío de la Comunidad, en todo lo referente al lobo y que maltrata al ganadero; los costes de producción, el incremento del coste de las materias primas; la huelga de transportes o todo lo derivado de la invasión de Ucrania», puso como ejemplos.

Con más motivos

El presidente de Asaja en Castilla y León, Donaciano Dujo, recordó que la movilización, precedida por las que las tres opas han ido desarrollando en las distintas provincias, se desarrolla como continuación de las que en 2020 se tuvieron que cancelar por la covid, si bien ahora hay «más motivos aún» para manifestarse.  Y es que «la subida de la luz, el gasóleo y los fertilizantes, los bajos precios de venta que se pagan a ganaderos y agricultores, y una PAC errónea que prima cuestiones medioambientales absurdas y restringe la producción» están llevando al sector primario «al límite» ante una clase política que «propicia la producción de otros», en relación a terceros países, lo que lleva a una dependencia que «no es un buen futuro ni para los que estamos ni para nuestros hijos».

El consejero de Agricultura, Jesús Julio Carnero (2d), junto a manifestantes de Castilla y León ayer en Madrid. /El consejero de Agricultura, Jesús Julio Carnero (2d), junto a manifestantes de Castilla y León ayer en Madrid. /En la misma línea, el secretario general de UPA, Aurelio González, enmarcó estas reivindicaciones en la petición de «precios justos, costes controlados y revisión de la PAC para que vuelva a sus orígenes: garantizar la producción de alimentos para que la población no pase hambre». Además, lamentó que haya sido una guerra como la de Ucrania la que haya hecho «abrir los ojos» ante una situación de la que las opas venían alertando «desde hace mucho tiempo» mientras la UE «hundía» al sector primario con «normas de producción muy verdes».

También estuvo entre los manifestantes el coordinador autonómico de COAG, Lorenzo Rivera, que incidió en las «consecuencias terribles» que está teniendo para el sector la escalada de los costes de la energía desde la invasión de Ucrania, al unirse a los «precios imposibles» que ya tenía la producción desde noviembre de 2021. Por todo ello, las tres opas castellanas y leonesas confiaron en que, con la enorme movilización vivida, se recupere «ese respeto que se nos ha perdido por parte de los urbanitas de despacho».