'Parliament': Una serie no apta para euroescépticos

SPC
-

Heredera de otras producciones como 'Sí, Ministro' o la premiada 'Veep', esta nueva sátira política que se cuela en los pasillos del Parlamento Europeo llega a Filmin mañana avalada por la audiencia

El protagonista es Samy, un joven asistente francés que empieza su trabajo en el Parlamento Europeo en el peor momento posible.

Filmin estrena mañana, en exclusiva en España, la primera temporada de Parliament, una sátira política sobre los entresijos del Parlamento Europeo, esa institución tremendamente desconocida para la ciudadanía del Viejo Continente. Tras su exitoso paso por el Serielizados Fest, Filmin ofrece a sus suscriptores los 10 episodios de 25 minutos que integran esta primera temporada, en la que hay sitio para partidarios del Brexit, independentistas catalanes, radicales de extrema derecha suecos y pescadores de tiburones.

Parliament es una coproducción entre Bélgica, Francia y Alemania creada por Noé Debré que se estrenó el pasado mes de abril en la plataforma de streaming de France TV, la televisión pública francesa. Fue enorme éxito, pues duplicó los datos de audiencia que la cadena había previsto

Samy es un joven asistente parlamentario francés que empieza en el Parlamento Europeo en el peor momento posible: pocas semanas después del referéndum del Brexit. Con el vértigo propio de un primer día en el trabajo, deberá hacer frente a los sinsentidos de la política europea actual, embarullada en un exceso de burocracia, encajes de bolillos varios y un cóctel de culturas, ideologías y sensibilidades altamente peligroso. Su vida no será fácil entre novatadas, asistentes teutones, políticos incompetentes, un delicado proyecto para salvar tiburones y... ¡hasta el procés de por medio!

En las últimas elecciones al Parlamento Europeo, celebradas en mayo de 2019, se registró la mayor participación en el conjunto de países que integran la UE de los últimos 25 años (50,5 por ciento).

España fue el Estado en el que más creció la participación: 14 puntos porcentuales para alcanzar un 61 por ciento. ¿Están experimentando Europa y España un creciente furor por el proyecto europeo? Es discutible. Conflictos candentes como el Brexit o el procés catalán han colocado las instituciones en el radar de muchos ciudadanos, pero el Parlamento sigue siendo ese gran desconocido para muchos que no acaban de entender qué se debate y qué se decide tanto en Bruselas como en Estrasburgo.

Tras ver Parliament, los espectadores entenderán mejor lo que hace allí y tendrán más herramientas para comprender su funcionamiento, según promete su director Noé Debré, que creció en Estrasburgo, viendo la sede oficial a diario, y siempre creyó que entre esas paredes había historias dignas de ser contadas. «Siempre tuve la intuición de que dentro del Parlamento tenían que suceder cosas interesantes. Me documenté, hablé con personas que trabajan allí, investigué mucho y corroboré la idea de que el Parlamento podía ser un gran escenario de ficción», explica.

Lo llamativo es que la serie haya optado por la comedia satírica para intentar arrojar luz sobre este lugar desconocido. Maxime Calligaro y Pierre Dorac, coguionistas, ya habían escrito previamente un thriller ambientado en el Parlamento Europeo (Les compromis).

«El primer concepto que surge a la superficie cuando entras allí es la complejidad. Su funcionamiento y flujos de trabajo son casi ininteligibles cuando no estás dentro. Esa complejidad puede abordarse desde distintos géneros: el thriller es uno, y la comedia otro», relata el director, que afirma que el funcionamiento oscuro de la maquinaria europea es, en sí mismo, un argumento cómico.

En todo caso, no es necesario ser experto en política para disfrutar de Parliement. «Que el espectador vaya un poco perdido es genial, porque el protagonista también lo está», dice el guionista en referencia al protagonista, un asistente que afronta su primer día con una propuesta para prohibir la pesca de tiburones que dará mucho que hablar.