scorecardresearch

Marketing solidario desde las aulas

Redacción
-

El Colegio Pablo VI y el CIFP de Medina del Campo llevan a cabo un proyecto Intercentros en beneficio de la Asociación de Personas con Lesión Medular y otras Discapacidades

Marketing solidario desde las aulas

Ángel de Propios Sáez, presidente de ASPAYM CyL visitó en la mañana de ayer el Colegio Diocesano Pablo VI para presentar el Proyecto Solidario Intercentros que están desarrollando los alumnos de 4º de ESO de este Colegio junto a los alumnos del CIFP de Medina del Campo en beneficio de la Asociación que él dirige.

Los alumnos de 4º ESO del Colegio Pablo VI de Ávila que cursan la asignatura Iniciación a la Actividad Económica y Empresarial, junto a los inscritos en el Módulo de Marketing en la actividad Comercial del CIFP Medina del Campo, Valladolid, «han sido capaces, a pesar de las limitaciones físicas y geográficas que deben mantener por los protocolos actuales, de desarrollar de forma colaborativa un excelente plan de Marketing Solidario a favor de la Asociación ASPAYM CyL», explican desde la organización.

A través de un concurso de ideas que ha servido para fomentar su creatividad e iniciativa, tanto en sus centros como mediante constantes encuentros virtuales, estos alumnos han trabajado en equipo simulando los diferentes departamentos de marketing de una empresa (comunicación, ventas, diseño…). 

En sus clases trabajando las materias correspondientes a sus asignaturas han creado una serie de productos solidarios, junto a las correspondientes campañas de concienciación e imagen. Los profesores y miembros de la Asociación han elegido el producto ganador que ayer mismo estaba previsto poner a la venta a través de diferentes canales, con el fin de recaudar beneficios para los miembros de Aspaym CyL.

«Con el fin de contextualizar este proyecto de una forma más dinámica y participativa, tras la presentación se ha desarrollado un taller de Deporte y Discapacidad a cargo de Overcome Ávila».

A juicio de los organizadores, la importancia del trabajo colaborativo entre los estudiantes radica principalmente en el desarrollo de competencias y capacidades sociales, afectivas y cognitivas, útiles para la vida misma, las cuales se van desarrollando de manera progresiva en función de los resultados que se vayan alcanzando.

«Es también sabido que esta estrategia desarrolla la solidaridad, debido a que los estudiantes además de construir su conocimiento, llegan a crear lazos afectivos que les permite colaborar y ayudarse con el fin de alcanzar juntos la meta grupal», explican.  

Además, la iniciativa «favorece el desarrollo de la autonomía, ya que los estudiantes son los responsables de organizar las tareas, los recursos y los espacios, lo que hará que disminuya la dependencia hacia el docente, porque se pretende que ellos alcancen un papel protagónico en su proceso educativo».