Mascarillas de campaña

Agencias-SPC
-

El 'merchandising' de los partidos políticos se adapta a la nueva normalidad, con las camisetas o gorras guardadas en el armario

Mascarillas de campaña - Foto: Lavandeira jr

Celebrar una campaña electoral en plena pandemia del coronavirus ha hecho a los partidos cambiar sus técnicas de mercadotecnia para adaptarlas a la nueva situación y los productos de propaganda electoral ya no son lo que eran, bien sea por austeridad o porque las mascarillas han sustituido a las camisetas y las gorras. Si antes eran los abanicos, los pins, los paraguas, o incluso las gafas de sol las que proclamaban las preferencias políticas del usuario, ahora son las medidas de protección frente al coronavirus las que identifican en qué mitin gallego ha estado tu interlocutor. En el País Vasco, sin embargo, el merchandising se prohibió por ley y los partidos no han podido entregar folletos o «cualquier tipo de objeto» a los asistentes.
Volviendo a tierras gallegas, entre las formaciones que concurren a las urnas el 12-J hay excepciones, porque el PP ha decidido no encargar material publicitario para esta campaña de junio y solo está utilizando el ya adquirido para abril. Y también el BNG o la Marea Galeguista han apostado por un estilo más austero de publicidad electoral y no cuentan con mascarillas del partido.
Aún así, hay para elegir entre un rojo PSOE, naranja Ciudadanos, o gris; verde Vox, con la bandera de España; o blanco y azul de Galicia en Común. Los colores identificativos no han cambiado y son los que distinguen ahora las mascarillas, que ya casi se han convertido en una prenda de ropa. Pero no todos los partidos se han apuntado a poner su logotipo en las mascarillas, como el PPdeG, que descartó esta posibilidad porque le parece una «frivolidad» utilizar de esta manera un producto sanitario que sirve para evitar contagios, según explican desde esta organización política. Además, por «prudencia» los populares gallegos han eliminado el reparto de publicidad electoral porque cualquier objeto puede ser un vehículo del transmisión del coronavirus, argumentan.
Mascarillas de campañaMascarillas de campaña - Foto: CabalarEl PSOE, por su parte, ha desplegado un amplio abanico de mercadotecnia electoral en Galicia que incluye un autobús de dos pisos, al estilo londinense, con su color rojo identificativo en el que se ve la imagen de Gonzalo Caballero y el lema «A hora do cambio» (La hora del cambio). El mismo lema y color lucen las mascarillas socialistas, que en el País Vasco, sin embargo, varían: mascarillas blancas y siglas en rojo.
Desde el BNG, han apostado por un producto innovador en esto del márketing electoral al lanzar un póster de su candidata, Ana Pontón, con estética de cómic y realizado por la muralista gallega Lidia Cao, que se dirige a las redes sociales donde consideran que su líder tiene un «elevado seguimiento». La apuesta por las redes sociales es la marca de su campaña que califican de «austera».
Por su parte, tanto Ciudadanos como Vox han tirado de la mercadotecnia de los partidos nacionales y ambos repartieron mascarillas identificadas con el logotipo, a lo que han añadido chubasqueros y calcetines, quizás por eso de la imprevisible meteorología gallega incluso en julio. Ambos hablan del éxito de sus mascarillas, también en el País Vasco, a pesar de la prohibición de entregarlas en los actos de la campaña.


Mascarillas de campaña
Mascarillas de campaña - Foto: Marta Vázquez RodrÁ­guez