scorecardresearch

El 60% de empresas incumple la normativa de igualdad

David Alonso
-

Seis de cada diez compañías de más de 50 trabajadores de Castilla y León carece de un plan de igualdad, pese a que mañana termina el plazo de tres años dado por el Gobierno para validar estos programas de paridad

Dos representantes sindicales explican la situación de los planes de igualdad. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

El plazo se acaba y más de cuatrocientas empresas de Castilla y León incumplirá desde mañana una normativa aprobada por el Gobierno de España hace tres años y que obliga a todas las compañías de más de 50 trabajadores a tener aprobado un plan de igualdad antes del lunes 7 de marzo. Concretamente son seis de cada diez sociedades con más de medio centenar de empleados las que todavía no lo tienen en vigor cuando faltan menos de 24 horas para que concluya el plazo marcado por el Ministerio de Trabajo. Mientras, solo 273 lo tiene aprobado por la autoridad laboral, según los datos a los que ha tenido acceso este periódico. De estas, que apenas suponen seis de cada diez de las que están obligadas, 263 alcanzaron un plan de igualdad con acuerdo entre trabajadores y empresa, mientras que otros diez se cerraron sin una postura común. La fecha límite de este siete de marzo -jornada previa al Día Internacional de la Mujer Trabajadora- también sirve para abrir la veda a que la Inspección de Trabajo acuda a los centros para comprobar si existe o no un plan de igualdad, que en caso negativo podría suponer una multa que oscila entre los 626 a 6.250 euros. «La finalidad del plan es fijar los objetivos concretos de igualdad a alcanzar, las estrategias y prácticas a adoptar para su consecución y el establecimiento de sistemas eficaces de seguimiento y evaluación de los objetivos fijados», asegura Verónica Zumalacárregui, secretaria de Políticas Sociales de la UGT.

En concreto, mañana termina el periodo de adaptación de tres años que dio el Gobierno a las compañías de entre 50 y 100 trabajadores para que elaboraran su plan, cumpliendo con lo exigido en el real decreto-ley del 7 de marzo de 2019. La nueva normativa, que nació de la mano de la entonces ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, y que ha sido rematada por Yolanda Díaz, establece una serie de medidas que ponen la vista en reducir las discriminaciones por razón de género en las empresas, ahonda en la clasificación profesional de los trabajadores o en la prevención del acoso sexual y por razón de sexo.

Unos planes que desde CCOO califican como una «herramienta imprescindible» para «corregir» la brecha salarial de género en la Comunidad. En este sentido, insisten que los principales indicadores laborales y económicos reflejan «una clara situación de desigualdad de las mujeres respecto de los hombres». Algo que, según el sindicato que comanda Vicente Andrés en la Comunidad, puede atenuarse gracias a que los planes de igualdad son una «poderosa» herramienta, tal y como reconoce la legislación vigente, «que obliga a las empresas de más de 50 trabajadores a contar con un plan».

«Es un porcentaje muy bajo teniendo en cuenta que muchas de las empresas obligadas a ello aún no han registrado sus planes», aseguran desde la UGT, que recuerdan que estos planes deben suponer una de las herramientas «más potentes» para poder hacer acción sindical y eliminar las discriminaciones en el seno de las empresas. Además, señalan como los sindicatos «estamos haciendo un esfuerzo absolutamente extraordinario para que las empresas cumplan», y avisan que desde la UGT estarán «absolutamente pendientes además de sus cumplimientos, los acordados y los que no están siendo acordados porque presenten deficiencias».

Desconocimiento.

Desde la patronal autonómica destacan que «muchas empresas obligadas a tener el plan de igualdad, están en proceso de realización». No obstante, achacan al desconocimiento de la obligatoriedad o a la falta de representación legal de los trabajadores como posibles causas del escaso número de empresas inscritas en el Regcon. «Se trata de un documento complejo de elaborar si no se cuenta con especialistas con conocimiento en la materia», aseguran desde CEOE Castilla y León, que insisten en que «los planes de igualdad son una herramienta muy eficaz para las empresas, con independencia de su tamaño, para implantar medidas que eliminen desigualdades entre hombres y mujeres».