El fútbol español se enfrenta a su primera huelga femenina

EFE
-

Las jugadoras convocan un parón con el que pretenden conseguir los "mínimos" necesarios para lograr un convenio colectivo de calidad

El fútbol español se enfrenta a su primera huelga femenina - Foto: AFE

La decisión de las jugadoras de la Primera División de convocar una huelga colocará al fútbol español ante el sexto paro de su historia, el primero en la competición femenina, en la búsqueda del que asimismo sería su primer convenio colectivo.
La falta de acuerdo entre la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF) y los tres sindicatos participantes en las negociaciones -AFE, UGT y Futbolistas ON- ha llevado a las futbolistas a adoptar una medida con la que esperan conseguir los "mínimos" después de haber rebajado sus "líneas rojas" en cuanto a la duración de la jornada. Aceptarían un mínimo de 30 horas semanales y los clubes, después de 13 meses de negociación, les ofrecen 20 -una parcialidad del 50 por ciento-.
A la espera de que las futbolistas cierren la jornada o jornadas de huelga, siguiendo su pertinente proceso legal, el fútbol español se enfrenta al sexto paro de su historia. Los cinco anteriores afectaron a la competición masculina.
El primer paro de los futbolistas españoles profesionales se remonta al 4 de marzo de 1979, poco más de un año después de que se creara la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE).
Los jugadores exigían la abolición del derecho de retención, ser incluidos en la Seguridad Social y la supresión del entonces límite de edad para jugar en Tercera División (23 años).
Aquella convocatoria fue un éxito, al igual que la de septiembre de 1981, que se prolongó durante dos semanas. En la primera no se disputaron los partidos mientras que en la del día 13 de ese mes los equipos alinearon a juveniles.
Los jugadores desconvocaron la protesta tras lograr el pago de las deudas y la abolición de la normativa de alinear a los sub-20.
Esa misma temporada, AFE convocó otra huelga, el 11 de abril de 1982, tres jornadas antes de concluir el campeonato, pero tuvo un seguimiento escaso, por lo que fue desconvocada al día siguiente. El 16 de abril se alcanzó un acuerdo.
En septiembre de 1984, el fútbol español también paró durante las jornadas del día 9, que se disputó con juveniles, y el 16, en la que no hubo fútbol después de que Magistratura prohibiera la alineación de éstos.
El 18 de septiembre los futbolistas pusieron fin a la huelga después de que los clubes aceptaran sus peticiones, entre ellas el cobro de deudas y la participación de los jugadores en las negociaciones sobre derechos de televisión.
El último paro del fútbol español se produjo en agosto de 2011, cuando AFE -entonces presidida por Luis Rubiales, actual presidente de la federación española- convocó una huelga para las dos primeras jornadas de la liga 2011/12.
El paro impidió la apertura del campeonato. AFE reivindicaba, entre otras cosas, que los clubes abonasen las deudas pendientes con alrededor de 200 jugadores, que en total ascendían a 50 millones de euros.
La huelga se desconvocó el 25 de agosto de 2011 después del acuerdo entre la patronal de clubes y el sindicato de futbolistas.
En esta ocasión, las futbolistas reclaman que sus derechos laborales se vean reconocidos a través de un jornada de al menos 30 horas semanales, protección en caso de incapacidad o lesión o la implantación de un protocolo en caso de maternidad, entre otros.