scorecardresearch

Imágenes de dolor en el Tiétar

Eduardo Cantalapiedra
-

El Vía Crucis y el Santo Entierro marcaron el Viernes Santo tanto en Arenas de San Pedro como en Candeleda • En Mijares, debido al mal tiempo, el Calvario viviente finalmente se celebró dentro de la iglesia

Procesión del Santo Entierro en Arenas de San Pedro. - Foto: Chinarro y Mimoso

El Valle del Tiétar han vivido estos días con gran devoción la Semana Santa a través de las procesiones que se han ido repitiendo en cada una de las localidades. Ejemplos de ese especial seguimiento son Arenas de San Pedro y Candeleda o municipios más pequeños como Mijares, donde las estampas de la Pasión de Cristo son arropadas por cientos de fieles.

En Arenas, a primera hora de la mañana del Viernes Santo, como ya es tradición, un importante número de fieles se reunieron para realizar el Vía Crucis por el camino que conduce hasta el Santuario de San Pedro de Alcántara.

También el viernes, pero ya por la tarde se celebró la Pasión del Señor y con la última luz del día salió la procesión del Santo Entierro, arropada por una multitud de fieles. Abría el recorrido el paso del Santo Sepulcro, tradicionalmente portado por los hombres, y tras él, la Virgen de la Soledad, que llevaban las mujeres.

Ya ayer por la noche tuvo lugar la solemne vigilia pascual, como preludio del Domingo de Resurrección, en el que hoy a partir de las 10,45 horas tendrá lugar la procesión del Encuentro, en la que las mujeres sacan a hombros a la imagen de la Virgen de los Dolores desde la parroquia y los chicos, al Resucitado desde la iglesia del Amor Hermoso, para realizar el encuentro en la plaza de la Cruz Verde.

En Candeleda, el Viernes Santo numerosos fieles realizaron el Vía Crucis de Penitencia y ya por la tarde acudieron a los oficios de la Pasión, para concluir la jornada con la procesión del Santo Entierro, también muy concurrida. Ya ayer por la noche tuvo lugar la procesión del Silencio con la Virgen Dolorosa y a continuación la solemne vigilia pascual, mientras que este domingo a las 11,30 horas está prevista la procesión del Encuentro, tras las cual se celebrará la misa de Resurrección.

Calvario viviente. En Mijares, por su parte, el Viernes Santo se vivieron momentos de gran emoción con motivo de la representación del Calvario Viviente, que finalmente tuvo que desarrollarse en la iglesia debido a la nevada caída y al frío reinante. Así, el templo se llenó para presenciar cada una de las catorce estaciones que componían este Calvario, desde el juicio a Jesús hasta su resurrección, en las que participaron alrededor de un centenar de figurantes, que iban saliendo del salón parroquial. Entre escena y escena, todo el pueblo cantaba canciones que anunciaban lo que acontecería en cada estación.

El Calvario Viviente fue el único acto de la Semana Santa de Mijares que no se pudo desarrollar según los planes iniciales, ya que las procesiones tanto del Nazareno como del Silencio se desarrollaron con total normalidad, con las tres cruces portadas por niños, jóvenes y mayores.