Nueva noche de violencia y disturbios en Barcelona

EFE
-

La Ciudad Condal vive otra jornada de tensión y enfrentamientos entre policías y radicales a la espera de la huelga general. Hay al menos 11 heridos, entre ellos un joven que sufre una contusión facial y que ha perdido varias piezas dentales

GALERÍA

Choques entre radicales de izquierda y derecha en Barcelona

El Ensanche de Barcelona ha sido escenario de violentos disturbios por tercera noche consecutiva, que han comenzado cuando radicales independentistas y de extrema derecha se han dado caza entre ellos, y han culminado con nuevos actos de guerrilla urbana de independentistas contra los Mossos d'Esquadra.
Tras los enfrentamientos y el colapso de los accesos al aeropuerto del Prat del pasado lunes, al conocerse la sentencia del procés, en los últimos tres días los disturbios se han trasladado al céntrico barrio del Ensanche de la capital catalana.
A las barricadas, hogueras y quema de mobiliario urbano y objetos de terrazas y comercios, se han sumado hoy, por lo menos, tres agresiones, dos de grupos de extrema derecha a jóvenes independentistas, y otra en la que la víctima ha sido al parecer un joven de extrema derecha.
Nueva noche de violencia y disturbios en BarcelonaNueva noche de violencia y disturbios en Barcelona - Foto: Toni AlbirLa primera agresión ha tenido lugar en la confluencia de las calles Balmes y Rosselló, donde un manifestante independentista ha recibido una paliza por parte de ultraderechistas que portaban palos y bates, un incidente que ha sido confirmado por los Mossos y que ha sido grabado por varias personas y se ha difundido ampliamente en las redes sociales.
Además de esta agresión, al menos otro joven independentista ha sido golpeado por extremistas de signo contrario en la calle Enrique Granados con Mallorca.
Por otra parte, en Twitter se han difundido otros vídeos en los que aparece un joven, al parecer de extrema derecha, que es apaleado y golpeado por varias decenas de personas que le causan una brecha en la cabeza.

 

Una jornada con inicio pacífico

La tarde ha comenzado en Barcelona con tranquilidad, ya que 13.000 personas -según la Guardia Urbana- se han concentrado en Los Jardines de Gracia (en la confluencia de paseo de Gracia con la Diagonal) en un acto festivo y lúdico convocado por los CDR.
El ambiente de la manifestación, en el que han participado básicamente estudiantes, ha sido predominantemente festivo. Sin embargo, cuando el acto ya había sido desconvocado, algunos manifestantes la han emprendido contra los medios de comunicación y han lanzado objetos contra la tarima en la que trabajaban algunos periodistas.
A la misma hora, las 19,00 horas, grupos de extrema derecha habían convocado una concentración en la plaza Artós, en el barrio de Sarriá, donde también se habían dado cita independentistas radicales.
Las concentraciones no eran muy numerosas ya que no excedían de unas 200 personas cada una, pero muchos de sus integrantes iban encapuchados y tenían actitudes violentas.
En este punto de la ciudad no se han producido enfrentamientos ya que los Mossos d'Esquadra han conseguido separar a ambos grupos. Sin embargo, poco después se han disgregado y, aunque la policía catalana les ha seguido para evitar los enfrentamientos y dispersarles, finalmente se han acabado encontrado en el Ensanche.

 

Batalla campal entre radicales de derecha e izquierda

Los Mossos han asegurado que el número de efectivos disponibles les ha hecho "imposible" encapsular esta noche al grupo de extrema derecha que se ha manifestado desde la plaza Artós y que han optado por controlarlos para evitar que llegaran a Gracia, lo que ha evitado "una batalla campal".
Con el paso de las horas, los grupos de extrema derecha han abandonado el Ensanche y entonces han comenzado, de nuevo, escenas de guerrilla urbana entre independentistas y la policía catalana, a la que han lanzado cócteles molotov, cohetes, así como todo tipos de objetos.
Para poder hacer barricadas, los violentos han asaltado una tienda de ropa y una oficina bancaria y han colocado su mobiliario en el cruce de Aragón con Pau Claris para prenderle fuego.
Los Mossos, por su parte, han lanzado proyectiles de foam y han intentado dispersar a los manifestantes con cargas y circulando a gran velocidad con sus vehículos haciendo eses, aunque cuando la policía se retiraba, los violentos se dirigían de nuevo contra ellos.
La violencia ha vuelto a hacer también su aparición esta noche en Girona y Tarragona, donde grupos independentistas han quemado contenedores y han construido barricadas.
Lejos de estos enfrentamientos, unas 27.000 personas, según fuentes de la ANC, Mossos d'Esquadra, Policía Local y Guardia Urbana, han llegado al final de la segunda de las tres jornadas previstas por las cinco Marchas por la libertad para confluir en Barcelona este viernes, cuando se ha convocado una jornada de huelga general contra la sentencia del procés.