El tráfico en la AP-51 se desploma

E.Carretero
-

Desde el 13 de marzo y hasta el pasado domingo los usuarios de la AP-51 se han reducido de media un 84 por ciento, porcentaje que los fines de semana se eleva hasta casi el 97 por ciento

El tráfico en la AP-51 se desploma - Foto: David Castro

El estado de alarma, que restringe la circulación de los españoles salvo en aquellas situaciones recogidas por el real decreto, se ha dejado notar en las carreteras, mucho menos transitadas desde el 14 de marzo. También, lógicamente, en la AP-51, la autopista de peaje que conecta la capital abulense con la localidad segoviana de Villacastín, donde enlaza con la AP-6. Detrás está el cese de actividades no esenciales, el cierre de prácticamente todos los comercios salvo los de alimentación y productos de primera necesidad y el hecho de que muchos de los abulenses que utilizaban diariamente esta vía para ir, y venir, a  Madrid a trabajar trabajan desde casa ahora para evitar desplazamientos.  
En concreto, desde el 13 de marzo y hasta el domingo 29, el tráfico en esta autopista de peaje se ha reducido un 84 por ciento con una media diaria de 1.542 usuarios cuando el año pasado la intensidad media durante estos días fue de 9.638 vehículos, según la información facilitada por Autopistas, compañía del Grupo Abertis, adjudicataria de la gestión de esta infraestructura.
Mayor aún ha sido la caída de usuarios en la autopista de pago entre Ávila y Villacastín durante los fines de semana, especialmente durante los dos últimos tras decretarse el estado de alerta. De hecho, durante los días 28 y 29 de marzo, sábado y domingo, el tráfico en esta vía se redujo un 96,8 por ciento respecto al registrado en el mismo fin de semana del año anterior. Así, el sábado circularon por esta autopista 348 vehículos frente a los 9.120 que lo hicieron el 30 de marzo de 2019, que también fue sábado. Prácticamente lo mismo ocurrió un día después, el domingo 29 de marzo, cuando por la AP-51 circularon 304 vehículos, un 97,4 por ciento menos que los que lo hicieron el domingo 31 de marzo del pasado año, cuando esta autopista de peaje contabilizó 11.610 viajeros. De hecho, hasta ahora, y aunque el tráfico se ha desplomado desde que empezó el estado de alarma, con una caída media del 84 por ciento, la del pasado domingo ha sido la jornada con el descenso más acusado desde que empezó esta crisis sanitaria al circular por esta vía poco más de un dos por ciento de los viajeros que en las mismas fechas lo hicieron el pasado año.
últimos datos. Tras varios años de descensos, curiosamente en 2019 la AP-51 cerró con una cifra histórica de usuarios, al registrar una media de 8.706 vehículos al día, lo que implica un incremento del 3,37 por ciento y el  mejor dato estadístico de esta vía desde que se puso en funcionamiento a finales del año 2002.
Sin embargo, esta tendencia al alza con la que cerró el pasado ejercicio se rompía a principios de este año teniendo en cuenta que el pasado enero, último mes del que el Ministerio de Fomento ofrece información al respecto, si bien aún de carácter provisional, la AP-51 registró un descenso de usuarios, concretamente del 6,02 por ciento y hasta los 6.168 vehículos de media al día.
Curiosamente, la evolución del tráfico en el arranque de año en la autopista de peaje entre Ávila y Villacastín muestra una tendencia inversa a la registrada en el conjunto de vías de la red nacional de peaje que cerró enero con un incremento de usuarios del 8,8 por ciento, y hasta los 16.785 vehículos de media al día, según la estadística mensual del Ministerio de Fomento.