scorecardresearch

"Sed colaboradores del mundo al que aspiramos"

P.R.
-

Mensaje del obispo de Ávila desde Roma con motivo del día del patrón de los periodistas, San Francisco de Sales

De izquierda a derecha, Marcelo Barvarino, José Luis Retana, Jesús García Burillo y José María Gil Tamayo, en la Plaza de San Pedro. / obispado - Foto: Obispado

Desde Roma, donde ha comenzado la Visita 'Ad Limina', el obispo de Ávila ha querido hacerse presente en la fiesta del patrón de los periodistas, San Francisco de Sales, haciendo llegar a los profesionales de los medios de comunicación su afecto y su felicitación, a la vez que una plegaria por su trabajo. «Pido al Señor que les asista y les sostenga en el hermoso encargo que tienen de servir a la verdad, a la opinión pública y al bien común». 

De San Francisco de Sales destaca tres cualidades Gil Tamayo (también periodista), que pueden ser adaptadas a su labor diaria. Como su incansable búsqueda de la verdad. «En una sociedad sobrecargada de informaciones, muchas de ellas contrapuestas, otras incluso deliberadamente falsas, el periodista debe hacer un gran esfuerzo por dejar de lado los intereses partidistas y los rumores. Sólo puede informar la verdad aquel que vive en la verdad. Para ello son necesarias grandes dotes de observación, serenidad y comprensión».

En segundo lugar, su férrea defensa de la dignidad humana. Algo que, a juicio del obispo, debe estar presente en la labor diaria de los periodistas. «Vosotros tenéis el privilegio de poder dar voz a quienes no la tienen. Y con ello podéis ayudar a cambiar el mundo. No desfallezcáis en vuestro intento. Es fundamental que vuestro trabajo sirva, asimismo, para dar luz y denunciar aquellas situaciones donde el ser humano es ultrajado. Solo así podremos crear un mundo nuevo».

Y, por último, su espíritu esperanzador. «En un mundo que parece haberse sumido en las tinieblas, donde las noticias están copadas por los sucesos, por la tragedia de la pandemia, vuestra palabra debe ser luz, alimento para las gentes. Que les ayude a desterrar el tremendismo y el pesimismo que suponen un lastre para poder seguir avanzando. Que cada noticia, cada comentario, cada opinión o imagen transmitida ofrezcan la esperanza de un futuro mejor, más humano, más fraterno». Por ello, Gil Tamayo invita a los periodistas a que vivan cada día de forma intensa su cometido de ser «colaboradores del mundo nuevo al que aspiramos». «En esta jornada de nuestro Patrón, comprometámonos a hacer que la verdad nos haga realmente              libres».