scorecardresearch

Rusia pone "en posición de combate" a sus fuerzas disuasorias

Europa Press
-

Moscú afirma que la decisión llega tras unas "declaraciones inaceptables", sin especificar, de Reino Unido. La ministra de Exteriores británica dijo el domingo que apoyaría que sus ciudadanos se unieran a luchar junto a las fuerzas ucranianas

Militares de la milicia prorrusa izan banderas de Rusia y la autoproclamada República Popular de Lugansk (LNR) separatista fuera de la sucursal del banco Oschad en Stanytsia Luhanska - Foto: ALEXANDER ERMOCHENKO

El Gobierno de Rusia ha afirmado este lunes que ha puesto en máxima alerta y "en posición de combate" el sistema de armas disuasorias en medio de la invasión de Ucrania, según ha confirmado el Ministerio de Defensa, días después de que el presidente ruso, Vladimir Putin, diera una orden al respecto.

El Ministerio de Defensa ruso ha señalado que la decisión afecta a las Fuerzas de Misiles Estratégicos, las flotas del Norte y el Pacífico, así como a la aviación de largo alcance, antes de agregar que todas están "en posición de combate" con "personal reforzado", según ha recogido la agencia rusa de noticias Interfax.

Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ha apuntado directamente a unas declaraciones formuladas por la ministra de Exteriores británica, Liz Truss, como el motivo de la decisión de Moscú de poner en alerta a estas fuerzas.

"Ha habido comentarios por parte de varios representantes a varios niveles sobre posibles situaciones de conflicto e incluso colisiones y enfrentamientos entre la OTAN y Rusia", ha manifestado Peskov. "Consideramos estas declaraciones absolutamente inaceptables", ha agregado.

"No voy a nombrar a los autores de estas afirmaciones, si bien fue la ministra de Exteriores británica", ha señalado, sin especificar a qué comentarios se refiere. Truss dijo el domingo que apoyaría que ciudadanos británicos se unieran a una fuerza internacional de voluntarios que combatan a Rusia en Ucrania.

En este contexto, el ministro de Defensa británico, Ben Wallace, ha quitado hierro a la decisión de Putin y ha sugerido que el mandatario británico busca desviar la atención del conflicto. "No haremos nada para empeorar la situación, no haremos nada para alimentar cualquier error de cálculo", ha recalcado.

"Nos tomamos esto muy, muy en serio, pero en este momento se trata de una batalla retórica desplegada por parte del presidente Putin", ha destacado Wallace en unas declaraciones concedidas a la cadena de televisión británica BBC.

Putin anunció el domingo que ponía en un "régimen especial de servicio" a las fuerzas de disuasión estratégica del país en respuesta a "los agresivos comentarios formulados por los líderes de la OTAN". Las fuerzas de disuasión están especializadas en el lanzamiento de misiles balísticos y de crucero de gran alcance, y responsables del control habitual de armas nucleares y convencionales.

"Ordeno al Ministro de Defensa (Sergei Shoigu) y al Jefe del Estado Mayor (Valeri Gerasimov) que transfieran las fuerzas de disuasión del Ejército ruso a un régimen especial de servicio de combate", manifestó el mandatario ruso.

Putin anunció el 24 de febrero en un discurso televisado una ofensiva militar contra Ucrania, días después de haber reconocido la independencia de las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk.

 

Rusia cierra su espacio aéreo a aerolíneas de 36 países

Las autoridades Rusia han anunciado restricciones para los vuelos de compañías aéreas de 36 países, entre ellos España, como respuesta al cierre del espacio aéreo de países europeos a aviones rusos, impuestos tras la invasión de Ucrania.

"De conformidad con las normas del Derecho Internacional, como respuesta a la prohibición de los estados europeos de vuelos de aeronaves civiles operadas por compañías aéreas rusas o registradas en Rusia, se han introducido restricciones a los vuelos de compañías aéreas de 36 estados", apunta un comunicado de la Agencia Federal de Transporte Aéreo.

Así pues, Moscú ha prohibido vuelos de aerolíneas de países y territorios europeos entre los que se encuentran: España, Austria, Albania, Bélgica, Bulgaria, Reino Unido, Hungría, Alemania, Gibraltar, Dinamarca, Irlanda, Islandia, Italia, Chipre, Letonia, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Noruega, Polonia, Portugal, Rumanía, Eslovaquia, Eslovenia, Finlandia, Francia, Croacia, República Checa, Suecia y Estonia. También afecta a otros países fuera de Europa, como Canadá.

A partir de ahora, los vuelos operados desde estos países sólo se podrán realizar si disponen de un permiso especial de la Agencia de Transporte Aéreo o del Ministerio de Exteriores de Rusia.