scorecardresearch

El abastecimiento de agua, motivo de conflicto

M.E
-

Las restricciones del agua embotellada gratuita en Navalmoral de la Sierra, algo «puntual» según el alcalde y que este viernes fue «rectificado», provocó las quejas de los vecinos

El abastecimiento de agua, motivo de conflicto

El agua, ese bien tan escaso como infravalorado en muchas ocasiones hasta que se deja de tener a mano, es motivo de conflicto estos días en Navalmoral de la Sierra, una de las localidades directamente afectadas por el incendio de La Paramera que asoló buena parte de la sierra a mediados de agosto. Las restricciones del agua embotellada gratuita que se viene suministrando a los vecinos por los problemas en la red de abastecimiento, con una limitación de dos litros por empadronado y día por parte del Ayuntamiento, desataron este jueves las quejas de los vecinos. El alcalde, Desiderio Vallejo Martín, señaló que la medida fue un «malentendido» originado porque habían detectado un «abuso» y que ayer mismo se rectificó, de manera que, según aseguró, han vuelto a dar garrafas de cinco litros a cada vecino.  

Avelino Moreno, presidente de la Asociación de Vecinos de Navalmoral, quiso denunciar públicamente que el Ayuntamiento de la localidad les estaba «racionando» el agua embotellada, a razón de dos litros por persona y día de lunes a viernes y solo para los empadronados en el municipio, algo que consideraban «insuficiente» para poder beber y cocinar y que contrastaba con lo que estaba sucediendo en otros pueblos. «Con esa cantidad no tenemos bastante», lamentó, para añadir que, además, los vecinos tienen que ir a recoger las botellas a una nave cuando «nosotros nos ofrecimos para hacer el reparto y no han querido». El representante vecinal tampoco se mostró de acuerdo en que el agua embotellada gratuita se suministrara solo a los empadronados en el municipio. «Hay muchas viviendas alquiladas de personas que tienen aquí su segunda residencia y vienen los fines de semana y si no tienen acceso al agua se van a empezar a ir», dijo, lo que supondría «una pena» para el pueblo. «Los vecinos están encendidos porque con dos litros no llega», insistió.

Desde el Ayuntamiento de Navalmoral de la Sierra la respuesta no se hizo esperar y a media mañana ya se había producido in situ. Según explicó su alcalde, se habían «retirado» los carteles informativos sobre las limitaciones y acaba de pedir «disculpas por megafonía». Desiderio Vallejo explicó que tomaron la medida de restringir el agua embotellada a dos litros por persona y día, que es «lo que marcaba la ley», ante el «abuso» detectado por parte de algunos usuarios, pero las quejas originadas en la localidad les llevaron a dar marcha atrás.   

De esta manera, «se ha vuelto a dar garrafas de cinco litros de lunes a sábado y si necesitan otra para el domingo, también», una medida que, aseguró, está abierta a todos los vecinos, no solo a los empadronados. 

El regidor aprovechó esta circunstancia para hacer un llamamiento al uso responsable del agua que se reparte, el cual procede de donaciones particulares y del suministro de la Diputación.

En este sentido, también informó de que siguen trabajando para mejorar la red de abastecimiento con la habilitación de gomas para llevar el agua desde las fuentes a la depuradora, dado que el agua de la presa está «inservible». Desiderio Vallejo aseguró que el agua que sale del grifo es apto para el consumo, según los análisis realizados, aunque continuarán con el reparto de agua en botellas.