"El PSOE está preparado para gobernar Ávila"

Juan Carlos Huerta
-
"El PSOE está preparado para gobernar Ávila" - Foto: David Castro

Yolanda Vázquez, abogada, atleta, corredora de fondo de la política local que ha superado sin perder el resuello confrontaciones electorales, pero también crisis internas, califica la legislatura que acaba de plana. "La ciudad no ha avanzado nada"

La socialista Yolanda Vázquez Sánchez (Ávila, 1966) lleva la mitad de su vida en política. Ha sido procuradora en las Cortes regionales y portavoz de su partido en el Ayuntamiento de Ávila en las dos últimas legislaturas. Vázquez es en estos momentos el rostro de la experiencia y de la veteranía política en un partido que le ha dado la vuelta al calcetín de las candidaturas (no repite ningún cabeza de lista al Parlamento ni al legislativo autonómico) y que aparentemente ha remansado sus aguas mientras los demás flotan a duras penas azotados por marejadas internas. La suya fue la primera de las candidaturas en hacerse pública, hace casi un año. Su ‘segundo’ en la bancada municipal y secretario general de la agrupación socialista de Ávila, Josué Aldudo, se postuló en primera instancia, pero al conocer las intenciones de Vázquez dio un paso atrás, aunque la secundará en la candidatura. «Los socialistas vamos a desarrollar una campaña en positivo, poniendo en valor lo que hemos hecho como oposición, sin renunciar a evidenciar lo que el PP ha hecho mal».
Usted ha sido la primera en saltar al ruedo electoral. Tras presentarse Aldudo como posible candidato a la Alcaldía, ¿hubo fricciones? ¿Puede hablarse de bicefalia en el PSOE?
No hubo ni enfrentamiento, ni necesidad de conciliar, puesto que su intención era presentarse solamente si yo renunciaba definitivamente. Pero como no fue así, y para mí Josué Aldudo es imprescindible, pues se produjo una integración sin problemas. Respecto a la bicefalia, no la hay porque él es el secretario general de la agrupación local y yo cumplo mi papel en el  grupo municipal.  
Al Parlamento y a las Cortes regionales ha habido una renovación radical de candidatos. ¿Teme que se puedan generar tensiones internas? 
No lo creo. Es verdad que la renovación es profunda, pero en unos casos ha sido por renuncias y en otros  porque la militancia lo ha decidido. Todos hemos asumido cómo es este procedimiento, con matices especiales porque por un lado está la voz de las bases y por otro la necesidad de contar con los órganos de dirección del partido, que en ocasiones tienen estrategias donde no se coincide plenamente con la militancia. Además, en el caso de las generales, las circunstancias en la política nacional han acelerado los procedimientos. No se ha podido hacer un proceso de primarias puras.
Ustedes han sido perseverantes en la crítica a los ‘paracaidistas’ políticos de otros partidos y ahora, sin embargo, presentan a Margarita Robles al Congreso por Ávila.
No es tanto el que se critique a una persona por el hecho de no ser natural de un territorio. El socialista Narciso Serrano no era de Ávila, por ejemplo. La procedencia no tiene por qué determinar una buena o mala gestión. Ha habido políticos de aquí, de toda la vida, como el ‘popular’ Ángel Acebes, al que no tenemos nada que agradecerle , porque ha participado en consejos de ministros donde se han tomado decisiones muy negativas para Ávila, como fue el caso del AVE o del peaje con Madrid. Margarita Robles, una profesional y una política seria y rigurosa, se ha ofrecido a presentarse por Ávila. Estoy segura de que va a trabajar por la provincia y de que, en ese sentido, va a ser muy reivindicativa. Los socialistas la hemos aceptado de buen grado y, de hecho, se ha sometido a las primarias y las ha ganado.
¿Alguna vinculación de Robles con Ávila que no sepamos?
No, no vamos a decir que tiene una casa en Las Navas porque no la tiene. Eso sería hacer el paripé que han hecho otros. 
¿Qué ha sido de quienes promovieron la escisión de Ávila Decide? 
Algunos de los que han visto que aquel proyecto era flor de un día y una pataleta han regresado al PSOE, a la que era su casa de siempre. 
¿Qué destaca de su lista, del equipo de su candidatura al Ayuntamiento?
Lo más importante es que pretende conjugar experiencia y renovación, con gente nueva, entre la que se encuentran representantes de las Juventudes Socialistas.
Uno de los rostros nuevos es el de Eva Arias, deportista y atleta como usted y como Josué Aldudo. ¿Es esta circunstancia un condicionante para presentarse por el PSOE?
No, lo del deporte es una coincidencia. Eva es socialista y ha sido concejala del PSOE en Galicia. Lleva tiempo con nosotros en Ávila. Ha colaborado y participado en programas políticos desde hace años en la sombr.
Hablemos de sus contrincantes políticos. Le voy a preguntar por los dos que más revuelo mediático han excitado: Pilar Baeza, de Podemos; y Jesús Manuel Sánchez Cabrera, de Por Ávila.
En cuanto a Pilar Baeza me he mantenido al margen de las informaciones que han trascendido sobre su pasado. Creo que es algo personal y que valoren los ciudadanos a la hora de introducir el voto en la urna. No voy a entrar en esa cuestión. Respecto a la presencia de Jesús Manuel Sánchez Cabrera, el PP sabrá, supongo que no estará muy contento. Para mí son los mismos. Se intentan desmarcar unos de otros, como Sonsoles Sánchez-Reyes, que a la vez lo hace de un pasado gestor de la que ella ha formado parte activa, porque lleva ocho años en el gobierno de esta ciudad y parece que no tenga nada que ver con la situación de Ávila y con que aquí no se haya avanzado nada.
Por su parte, Sánchez Cabrera hasta ayer era presidente de la Diputación por el PP y militante de este partido desde hace años. Que ahora reniegue de las políticas del PP es auténticamente surrealista. Insisto en que los ciudadanos deben valorar el sainete que están protagonizando estos señores de la derecha. 
¿Sánchez Cabrera será un rival o un aliado para ustedes?
Confío en ser la alcaldesa y que él sea leal con el gobierno de la ciudad.
En España se habla de las tres derechas, pero da la sensación de que en Ávila pueden ser incluso más.
Puede ser, pero lo que espero es que por primera vez tengamos un gobierno socialista en Ávila.
¿Cómo valora la legislatura que está a punto de concluir?
Totalmente plana. Esta ciudad no ha avanzado nada. Y no sólo eso: retrocedemos en lo que no se debe retroceder nunca, en población y en oportunidades. La gente, sobre todo los jóvenes, se plantean no vivir aquí. Eso es triste. Desde el equipo de gobierno intentan al final del mandato mostrar algunas cosas, para dar a entender que se ha hecho algo, pero los ciudadanos son muy inteligentes y están bien informados y se van a dar cuenta. Esto es como el apretón del vago, como los estudiantes que no hacen los deberes y se ponen a correr cuando llega el examen para decir que son buenos estudiantes. Nos presentan ahora una iluminación ornamental bonita que no tapa las oscuridades de esta legislatura.
¿Pero no cree que el actual equipo de gobierno recibió una mala herencia?
Es llamativo, ellos apelan a ella, pero lo curioso es que no se la han dejado otros, los adversarios, sino los de su propio partido. Y para más inri, parte de los que han estado en la bancada del PP ya vienen de legislaturas anteriores como la candidata;  el teniente de alcalde de Servicios a la Ciudad; y la portavoz.
 Es cierto que la mayoría de los ayuntamientos han pasado unos años muy malos. El boom inmobiliario, que había generado muchos recursos, explotó en el momento en que se producía una crisis. Pero también es cierto que sin financiación adecuada y con una mala gestión de aquellos recursos de la época de vacas gordas la crisis es aún más crisis. Por tanto, las malas políticas también han agravado las consecuencias. Y ahora que estamos mejor, tampoco se están haciendo las cosas bien. Se pesupuesta pero no se ejecuta. De nada sirve que se pinten muchos millones en el presupuesto si luego se deja sin materializar el 70% de lo presupuestado.
¿De verdad estuvo alguna vez cerca la posibilidad de no investir o de echar a José Luis Rivas?
El acuerdo para impedir que el PP gobernara estaba hecho, pero quien se levantó en el último momento de la mesa fue Ciudadanos, siguiendo directrices regionales de su formación. Este partido siempre ha estado jugando, y a la vista está, ha apoyado al PP toda la legislatura aunque hayan criticado para desmarcarse después. En cuanto a la moción de censura, requería la imprescindible colaboración de Cs, y es evidente que nunca ha querido.
¿Estamos a las puertas del fin de la hegemonía del PP en la ciudad?
Yo creo que los ciudadanos les dieron un toque de atención importante en las anteriores elecciones, cuando les despojaron de la mayoría absoluta. Esta ciudad, estratégicamente situada, debería tener otro pulso. 

A su juicio, ¿qué tres políticas hay que poner en marcha con urgencia?
Yo soy de las que piensa que, aunque no sean estrictamente de competencia municipal, los problemas de los ciudadanos incumben siempre a su alcalde o alcaldesa y al gobierno municipal. La primera de estas políticas tiene que ver con el problema de las comunicaciones. Hay que hablar con quien haya que hablar, pero para avanzar de una vez.  
La segunda de las políticas debe ser la industrial, porque está claro que la ciudad carece de un tejido que permita dar cobertura a la población y unos sueldos dignos. Aquí hay que implicar a quien le compete de verdad, en este caso a la Junta de Castilla y León. Por último, a la ciudad hay que darle una vuelta de arriba a abajo a las infraestructuras básicas y a los servicios a la ciudad. Vayas por donde vayas es evidente que ha habido una gran desidia, y que esta se refleja en calles, plazas, comercios... 
¿Qué me dice del tan traído y llevado Plan Ávila 2020?
Contribuimos con todo lo que pudimos y más. Salió el plan del Ayuntamiento y participamos todos los grupos, pero lo ha patrimonializado otra institución, la Diputación, excluyendo a una parte fundamental del proyecto, que son los sindicatos. 
En el asunto de la toma de agua de las Cogotas y respecto al ‘Prado abulense ha habido por parte del PSOE mensajes contradictorios, cuando no confusos.
No lo creo. Lo que ocurre es que se han intentado tergiversar las declaraciones. Cuando Pedro Sánchez llegó a la Moncloa ya se empezaron a poner en duda proyectos destinados a Ávila que supuestamente se dejaban de lado, pero no es verdad, es falsísimo, porque las mayores inversiones para nuestra capital y provincia siempre han venido con el PSOE.
Lo que dijo el representante del Gobierno de que no había dinero en el presupuesto para la toma de agua de las Cogotas es cierto. No había millones, no había cantidad concreta y nadie lo puede refutar. Lo que existía era una declaración de interés general.  Y tan en serio se la ha tomado el Gobierno socialista esta declaración que Acuaes ha llevado cabo con urgencia un mecanismo específico para adelantar la ejecución. 
En relación al Palacio de los Águila, no hay confusión alguna porque la filosofía del PSOE a todos los niveles ha sido siempre la misma: que se respete el proyecto inicial del Prado; es decir, que sea una subsede de la pinacoteca nacional. Me consta que actualmente se están realizando gestiones en ese sentido. Sin embargo, lo que ha hecho últimamente el PP no nos gusta, porque es una versión descafeinada del proyecto inicial, dejándolo como continente del Museo Provincial y reservando una salita para el Prado.   
Dice que a la ciudad hay que darle una vuelta de arriba abajo, ¿a qué se refiere?
No es que no se hayan hecho grandes obras, es que no se ha hecho ni lo elemental, ni lo más fundamental. Mire, que tengamos que reclamar hasta que se parchee, algo tan básico como esto,  da una idea de cómo está la ciudad. No han cuidado ni el centro: cualquiera puede pasearse por El Grande y pisar las baldosas sueltas. Y qué decir de cómo estan los barrios... Por supuesto, la peatonalización que llevaba el PP en su programa ni siquiera se ha abordado.
¿Cambiarán los socialistas la iluminación?
No es cuestión de cambiarla, sino de  analizar si se cumplen los requerimientos elementales de iluminación y de mejorarla. Hay muchos lugares donde no se ve nada. Puede que no se cumplan los parámetros técnicos, el mínimo de iluminación. Pero lo grave es que no lo sabemos porque la nueva iluminación está sin recepcionar desde hace años y, por tanto, el contrato no está siendo controlado. Mayor desidia, imposible.
¿Qué proponen en materia de personal?
La RPT, Relación de Puestos de Trabajo, es muy importante que fragüe, porque repercute en una buena estructuración de la plantilla y, a su vez, en un mejor servicio a la ciudadanía. 
Otro de sus caballos de batalla son las dotaciones deportivas. 
Espero que el nuevo proyecto  del Adolfo Suárez no se frustre. El PSOE quiere que salga adelante, porque Ávila necesita un estadio. El área del deporte es el ejemplo vivo de la falta de inversiones en lo básico. Se les han caído dos edificios, así de claro. 
 
¿Cómo va a ser su campaña? 
Una campaña en positivo, poniendo en valor lo que hemos hecho como oposición de manera digna, crítica y seria, pero también constructiva. No se ha sacado adelante todo lo que hubiéramos querido, pero Ciudadanos, con su apoyo al PP, se ha encargado de echar por tierra las propuestas de cambio. Los ciudadanos tienen que ver que el PSOE está preparado para gobernar Ávila y, además, es que Ávila necesita un gobierno con nuevas ideas y eso vamos a intentar transmitir sin obviar lo que se ha hecho mal.
¿Qué es más duro, dos campañas seguidas, una carrera campo a través o un juicio un lunes por la mañana?
Me lo pone difícil y, a la vez, muy fácil, porque las tres son cosas que hago con gusto.  Llevo ejerciendo de abogada casi 30 años; practicando deporte desde hace otros muchos y con mis 50 todavía con fuerza y ganas; y respecto a la política, debo decirle que ha sido y es mi pasión. Las alegrías que me dan cada una de estas tres actividades compensan con creces el esfuerzo.

"El PSOE está preparado para gobernar Ávila" - Foto: David Castro