"No se puede poner ninguna línea roja a la hora de pactar"

J.M.M.
-
"No se puede poner ninguna línea roja a la hora de pactar"

Jesús Manuel Sánchez Cabrera, candidato a la Alcaldía de Ávila de Por Ávila, afirma que "hoy en día pertenecer a un partido que tiene intereses a nivel nacional es contrario a los intereses de los abulenses"

Jesús Manuel Sánchez Cabrera (36 años) se ha convertido en protagonista político en la última legislatura en la provincia de Ávila, con su llegada y su salida no exentas de polémica como presidente de la Diputación Provincial de Ávila, con dos jornadas (la sesión de investidura y la de la moción de censura) que quedarán para la historia de la institución provincial. Ahora afronta un nuevo reto político, lejos de las siglas del Partido Popular a las que siempre ha estado ligado, y lo hará siendo el candidato a la Alcaldía de Ávila de la nueva formación política Por Ávila, surgida a raíz de un nuevo ‘enfrentamiento’ entre Sánchez Cabrera y la formación ‘popular’ después de no ser designado como su cabeza de lista al Ayuntamiento de Ávila cuando todas las miradas apuntaban a él. 
Han pasado cinco días de la moción de censura, ¿cómo se siente?
Tengo la conciencia tranquila de haber hecho todo lo que he podido y lo mejor que he sabido. Me dejado la piel en todos y cada uno de los asuntos que interesan a los abulenses durante estos casi cuatro años y he trabajado con muchísima ilusión, con muchas ganas, y por tanto me siento contento de haber podido hacer todo lo que los abulenses me han demandado. He sentido mucho cariño por parte de los abulenses durante este tiempo, guardo un gran recuerdo de esta etapa y estoy muy agradecido a todos los abulenses por haberme apoyado en todo momento.
¿Se podría haber evitado esa moción de censura?
Estaba en manos del PP. El PP es quien ha decidido hacer esa moción de censura, apoyándose en el tránsfuga de UPyD.
¿Por qué cuando decide que abandona el PP, no deja también la presidencia de la Diputación?
Tenía un mandato por parte de los diputados que terminaba al finalizar la legislatura, o bien cuando me revocaran el mandato. No obstante, quería seguir trabajando por los abulenses con ese compromiso que he tenido desde el primer día hasta el último, y es lo que he hecho, seguir trabajando hasta el día de la moción de censura, que ha sido cuando me han revocado el mandato.
Pero cuando abandona el PP, se quedaba en minoría…
Hasta que no se ha celebrado la moción de censura en ningún momento he notado que los diputados tuvieran algo en contra de este presidente, o que no me apoyaran. Es más, cuando se presenta la moción de censura en el Registro de la Diputación tenía por delante dos escenarios. Uno que podía ser cesar a todos los diputados que la habían presentado, y otro era mantenerles en las responsabilidades que tenían desde el inicio del mandato. Y he seguido confiando en ellos por el interés general, por el interés de la provincia de Ávila, y en ningún momento ellos han fallado a su trabajo ni a su obligación como diputados provinciales. En ningún momento notaba que generara desconfianza o que estuvieran en desacuerdo con el trabajo que estaba realizando como presidente.
¿Mantendrá su escaño en la Diputación hasta el final de la legislatura?
Es una cuestión que me estoy planteando, porque es una cuestión ética y personal, en el sentido de que en unos días comenzaremos la precampaña electoral en la capital y en los distintos municipios de la provincia y no quiero que sea un estorbo para el mandato del nuevo presidente de la Corporación. Lo estoy reflexionando y es posible que deje el escaño.
Si usted hubiese sido el candidato del PP a la Alcaldía de Ávila, ¿existiría hoy Por Ávila?
Pues no lo sé, probablemente pudiese existir o no. Realmente lo que está muy claro es que si hubiese sido el candidato a la Alcaldía de Ávila yo no estaría en Por Ávila, estaría en el Partido Popular.
Le acusan de que Por Ávila es un proyecto personalista…
Esa es una acusación de cierto partido que realmente ve como está dando la espalda a la sociedad, que no camina al mismo paso que los abulenses y que realmente se obceca en desprestigiar a cierta persona, en este caso a mí, como una persona política. Yo respeto a todos los partidos políticos, a todos aquellos que den el paso de presentarse en las distintas formaciones que van a defender los intereses de todos los abulenses de esta provincia. Creo que se equivocan cuando acusan de personalista a un partido que está arropado por muchísimas personas; en la presentación de Por Ávila, sin estar yo, hubo cerca de 400 personas. Creo que tiene un gran respaldo por parte de la sociedad, hay muchísimas personas trabajando en este partido a día de hoy, escuchando a todos aquellos colectivos que tienen algo que aportar al programa electoral, por lo que creo que de personalista no tiene nada.
Frente a los modelos de partidos tradicionales, observamos como en las próximas elecciones municipales, en el caso de Ávila, van a concurrir distintas formaciones con clara vocación municipalista. ¿Por qué cree que se produce este hecho?
Nos hemos dado cuenta de que hoy en día pertenecer a un partido que tiene intereses a nivel nacional es contrario a los intereses de los abulenses. ¿Y por qué digo esto? Durante muchos años el PP nos ha demostrado que no ha invertido y no ha apostado por Ávila porque daba igual, iba a ganar en todo caso; y el PSOE no ha apostado por Ávila porque iba a perder en todo caso. Esto quiere decir que como no vayamos a un sistema de partido totalmente diferente, en este caso un partido municipalista, provincial, que se interese única y exclusivamente por los intereses de nuestra provincia, y que reivindique y que utilice ese voto que tenga para poder reivindicar, no conseguiremos salir nunca de este hoyo en el que nos ha hundido tanto el Gobierno de España como el de la Junta de Castilla y León. Muchos abulenses me han escuchado hablar de la deuda histórica que tienen el Gobierno de España y el de Castilla y León con Ávila, y en ese sentido, o vamos hacia un partido a nivel provincial, como es Por Ávila, o si no es muy difícil poder salir. No valoran el voto de los abulenses; es más, se han aprovechado de ese voto para hundirnos aún más en esas carencias que tiene la provincia y la ciudad. Todos, cuando salimos a la calle en nuestros municipios, nos damos cuenta de la triste realidad de que hay dos Españas. Una que avanza a una velocidad del siglo XXI y otra España en la que prácticamente avanzamos hacia el siglo XIX.
¿Qué línea ideológica sigue Por Ávila?
Ávila. La ideología de Por Ávila es Ávila. Son los intereses de los abulenses. En Por Ávila tiene cabida toda aquella persona de derechas, de izquierdas, de centro, liberal, conservadora, progresista… de tal manera que todo el mundo pueda sentir que se defienden los intereses de los abulenses desde estas siglas. En la política municipal, incluso en la autonómica, podemos defender los intereses de los abulenses sin pertenecer a una ideología marcada como tradicional. Los intereses de los abulenses pasan por que haya mayor industria en la ciudad, generando puestos de trabajo. Que haya un compromiso claro por los abulenses para solucionar todos los problemas que vemos todos los días en la calle, como el hecho de que sea una ciudad abandonada. No lo digo yo, lo dicen las asociaciones de vecinos de la ciudad. Debemos trabajar por que realmente se solucionen los problemas de los abulenses, olvidando las típicas ideologías,  que lo único que buscan es la confrontación dentro del Ayuntamiento, de la Junta de Castilla y León, de las Cortes Generales.
¿Qué modelo de ciudad proponen?
Para mí la ciudad de Ávila tiene muchísimo potencial. Tenemos que potenciar la industria, y para ello lo primero que tenemos que tener es más suelo industrial, dotado de aquellas infraestructuras que necesita cualquier mediana empresa que se quiera asentar. Es muy importante crear un parque empresarial importante, que permita que se asienten empresas del cinturón sur de Madrid que en estos momentos está colapsado y saturado, y que pueden encontrar en Ávila una opción importante, como lo han hecho empresas como Maphre, Pelayo, Sage... Se asentaron en Ávila y han venido buscando la profesionalidad y la seriedad del abulense para conseguir optimizar sus beneficios como empresa, y a la vez han generado empleo y riqueza en la ciudad. Y tenemos que seguir apostando, cómo no, por el turismo. El turismo todavía nos tiene que dar mucho más de lo que nos viene dando, pero siempre priorizando el hecho de que los abulenses tengan oportunidades de empleo. Y necesitamos que se generen oportunidades para los jóvenes, de tal manera que puedan quedarse en nuestra ciudad. Pertenezco a la generación de los 80 y desde esa generación hasta las últimas pocos han sido los que han tenido oportunidades de quedarse. 
Por otro lado, tenemos una situación de emergencia en la ciudad, una emergencia en los servicios básicos. No puede ser que centremos todos nuestros esfuerzos en el alumbrado monumental cuando tenemos nuestra ciudad a oscuras. Ytenemos otras muchas necesidades, como la pavimentación de las calles, el mantenimiento de los parques y jardines, las zonas infantiles… Hay una situación de emergencia que queremos atajar desde el primer momento.
ongámonos en el 27-M. Si obtienen representación y sus votos son necesarios para decidir pactos, ¿pondrán barreras a algún partido, incluido el PP?
Es un error. Por Ávila es un partido que tiene una vocación de gobierno. Tenemos muchas posibilidades de ser la fuerza política más votada, porque así nos lo están manifestando los abulenses en estos días. Merecemos la confianza, y así nos lo transmiten, y cuando llegue el momento tendremos que valorar las distintas opciones que hay para formar gobierno, pero creo que no se puede poner ninguna línea roja. Porque cualquier persona que ha merecido la confianza de los abulenses para estar representando esos intereses en el Ayuntamiento merece que se le escuche. Posteriormente, cuando se produzca esa ronda de contactos, veremos qué es lo que propone cualquier partido y veremos qué posibilidad hay de formar un gobierno que sea estable, fuerte, y que piense en defender los intereses de los abulenses por encima de los intereses de los partidos. Ahí va a estar la clave. Me gustaría que todos los partidos eligieran a los mejores de su propio partido para poder estar en el Ayuntamiento. Pero los mejores me refiero no a los más serviles con el partido, sino que sean los mejores para defender esos intereses. Es importante que haya buenas personas en las distintas candidaturas, que una vez que se sienten en los escaños del Pleno del Ayuntamiento antepongan los intereses de los abulenses a los del propio partido.