Días de incertidumbre y organización

M.M.G.
-

Belén y Raúl, dos estudiantes de segundo de Bachillerato, nos cuentan cómo están afrontando estos extraños últimos meses antes de EBAU

Días de incertidumbre y organización

En este artículo vamos a hablar de incertidumbre y de organización. Pueden parecer dos términos muy alejados el úno del otro, pero no lo están tanto cuando los que los utilizan son los chicos que este año tendrán que enfrentarse a la Evaluación  del Bachillerato para el Acceso a la Unviersidad, la EBAU.
Porque a la incertidumbre generada respecto al temido examen dada la difícil situación que atraviesa el país, se une la organización con la que tanto los centros educativos como los propios estudiantes están haciendo frente a la misma.
Nos lo han contado en primera persona dos alumnos que hoy leerán estas líneas en casa, seguro. Están, como todos, confinados en sus hogares preparando un examen del que depende su futuro y que jamás pensaron afrontar de esta manera.
Días de incertidumbre y organizaciónDías de incertidumbre y organizaciónEs el caso de Belén, alumna del Colegio Diocesano Asunción de Nuestra Señora. «Lo peor es la incertidumbre de estar pensando de si se va a hacer o no; de cuándo se hará (hablamos con ellos antes del viernes); de si nos van a quitar materia...», plantea de golpe su mayor angustia estos días nada más comenzar nuestra conversación telefónica. Y aunque su suave voz podría confundirnos, lo cierto es que la preocupación que siente se percibe en todas sus palabras.
«Es un agobio un poco malo», reflexiona Belén, que confiesa echar de menos las clases presenciales y a sus compañeros. Y es que aunque nos cuenta que en algunas de las asignaturas resulta sencillo seguir las materias a través de las clases online que ya imparte el colegio, en otras, ve clara la importancia de la presencia física del profesor. 
A pesar de todo, Belén, como sus compañeros, sigue el ritmo de las clases a diario, gracias a esas lecciones virtuales, a las tareas organizadas desde el colegio y a su trabajo vespertino. Todo perfectamente organizado. «Por las mañanas seguimos el horario normal de las clases, con videoconferencias y deberes; y por las tardes repaso todo o empiezo a avanzar otros temas», nos resume su día a día esta joven alumna que sueña con estudiar Magisterio.
Sueños que ahora aparecen algo distorsionados ante la (de nuevo) incertidumbre de cómo será la EBAU. «Siempre la tienes en la cabeza», nos cuenta, «porque es que no se sabe nada, ni siquiera los profesores nos pueden decir algo».
Todo es, vuelve sobre lo mismo, incertidumbre. Y ese desasosiego es el tema principal de las charlas de Belén y sus compañeros de colegio. «El chat de clase está que arde», se ríe Belén cuando hablamos del grupo de whatsapp que comparte con toda su clase.
A Belén le preocupan también, por supuesto, los exámenes de la tercera evaluación. Antes de que todo esto pasara, ya tenían las fecha puestas. Pero ahora, ni fechas ni manera de examinarse. Todo está en el aire. Y eso, claro, aumenta su inquietud. 
Entre otras cuatro paredes, también pegado a un ordenador y haciéndose las mismas preguntas nos encontramos a Raúl, alumno del Colegio Milagrosa Las Nieves. Él quiere estudiar Derecho. Pero en su conversación él se centra, más que en ese futuro a medio plazo, en su día a día inmediato. De hecho, más que en la EBAU, nos encontramos a un Raúl preocupado ante todo por terminar bien el curso 
Es más, cuando le preguntamos en qué medida le inquieta no conocer la fecha del examen o qué materia entrará o no, él responde directo. «Lo importante es acabar bien el curso», responde con aplomo.
Y en eso está: organizándose en casa con la ayuda de sus profesores y, también, de sus compañeros. Nos cuenta cómo han hecho piña para echarse una mano los unos a los otros en la distancia y cómo son tranquilizados por los profesores cada día. «La verdad es que están muy pendientes de nosotros», resume la sensación que tiene estos días respecto al colegio que, cuenta también, ha facilitado a todos los alumnos el acceso a la plataforma educativa para que puedan seguir conectados.
En el caso del Milagrosa Las Nieves, será a la vuelta de Semana Santa cuando arranquen las clases virtuales. «Hombre, claro que me preocupa que no sean clases presenciales», reconoce Raúl, «pero el centro está trabajando para hacerlo lo mejor posible», se despide de nosotros alabando a su colegio.