Las notarías reducen su actividad a las urgencias

M.E
-

El Colegio Notarial de Castilla y León explica que se atienden operaciones por necesidades de financiación y otras, como las de compraventa, en las que se pueda justificar la urgencia

Las notarías reducen su actividad a las urgencias

Los tentáculos de la crisis sanitaria por el coronavirus han afectado a buena parte del ámbito laboral y económico abulense y las notarías no son menos. Su actividad ha quedado reducida a operaciones de urgencia, entre las que se encuentran las que den respuesta a las necesidades de financiación de los usuarios y otras, como las de compraventa, en las que se pueda justificar la urgencia «de forma objetiva», según precisa el decano del Colegio Notarial de Castilla y León, José Angel Tahoces Rodríguez. 
En esta situación, apunta, estaría operando durante el estado de alarma la quincena de notarías registradas en Ávila, la mayoría situadas en la capital (hasta cinco) pero también en localidades como Arévalo, Piedrahíta, Arenas de San Pedro, Sotillo de la Adrada, Fontiveros, Madrigal de las Altas Torres, El Barco de Ávila, Cebreros y Las Navas del Marqués. «Estamos prácticamente de guardia y funcionamos con un sistema de cita previa para que no haya aglomeraciones», explica el decano del Colegio Notarial, quien detalla que las operaciones permitidas son las consideradas urgentes. Ahí entran los trámites sobre financiación «para la gente que lo necesite, por ejemplo, para efectuar pagos», así como «operaciones de compraventa en las que se pueda justificar su urgencia de forma objetiva» por estar vinculadas, por ejemplo, a «un contrato de arras que incluya penalizaciones», ya que «los plazos administrativos y procesales están suspendidos pero los civiles no».
José Ángel Tahoces remarca que no se trata de una elección personal de cada notaría sino que responde al criterio general trasladado al inicio de la crisis.