La alimentación, el motor que resiste el envite del virus

M.E
-

No sin dificultades, empresas como Elgorriaga, Santa Teresa o Carhesán mantienen el grueso de la plantilla y siguen funcionando

La alimentación, el motor que resiste el envite del virus - Foto: Isabel García

Al margen de los centros sanitarios o las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, uno de los sectores incluidos como actividades esenciales dentro del estado de alarma es el de la alimentación, lo que abarca a toda la cadena de producción, distribución y venta. Éste está siendo, junto a las asesorías, bancos o empresas que teletrabajan como Mapfre, uno de los motores económicos de Ávila y provincia en estos tiempos de coronavirus y estado de alarma, si no el principal. Con Nissan en Ávila y Plastic Omnium en Arévalo sin actividad y con ERTE para sus centenares de empleados por el cerrojazo a la industria,  las otras grandes empresas abulenses que se mantienen en estos días al pie de cañón, ya sea a pleno rendimiento o con alguna merma de actividad, pertenecen al ámbito de la alimentación. Es el caso de Elgorriaga, Santa Teresa o de Carhesán que, junto a Ornua, otras empresas cárnicas o los grandes y pequeños supermercados, continúan con su producción para seguir abasteciendo a los abulenses de galletas, queso, embutidos, dulces o salsas y purés, entre otros productos.