«Es raro que un enfermo de artritis acabe con una invalidez"

M.M.G.
-

El 12 de octubre se celebra el Día Mundial de la Artritis. En Castilla y León, más de 18.000 personas viven con artritis reumatoide. Charlamos de ello con Montserrat Corteguera, reumatóloga del Complejo Asistencial de Ávila

«Es raro que un enfermo de artritis acabe con una invalidez

El 12 de octubre se celebra el Día Mundial de la Artritis Reumatoide, una enfermedad que afecta sobre todo a mujeres jóvenes y que dado el elevado número de enfermedades reumatoides que existen tiende a confundirse con otras patologías.
Para aclarar éste y otros aspectos hablamos con la doctora Montserrat Corteguera, una de las dos reumatólogas que desarrollan su labor en el Complejo Asistencial de Ávila. 
¿Qué entendemos por artritis? Porque aunque suele llevar a confusión, no es lo mismo que la artrosis o el reuma, ¿no? 
La gente por lo general lo conoce como reuma, pero decir reuma en sí no significa en realidad nada. Hay 200 tipos de enfermedades reumáticas y no es un decir, es la cifra real. Y una de ellas es la artritis reumatoide.
La artritis reumatoide es una enfermedad reumática inflamatoria que afecta a una población joven. Lo que la gente conoce como reuma de personas mayores en realidad es artrosis. La artrosis es una enfermedad degenerativa de las articulaciones y eso va con la edad. Tarde o temprano todos terminaremos teniendo artrosis.
Y la artritis es otra cosa. Es una enfermedad inmunológica, inflamatoria que afecta a las articulaciones y es más frecuente en personas jóvenes y sobre todo, en mujeres. La relación es entre tres y cinco mujeres por cada hombre.
¿Cuánta gente está afectada en Ávila de artritis reumatoide?
En Ávila en la consulta de Reumatología tenemos aproximadamente a 750 personas.
¿Cuáles son los principales síntomas de aparición de la artritis que deberían alertarnos?
Lo típico de la artritis reumatoide es que afecta a articulaciones pequeñas, como las de las manos o de los pies. Es por donde suele empezar la enfermedad. Y suele producir sobre todo dolor, pero también rigidez, es muy típica por ejemplo la rigidez por la mañana, y la inflamación de las articulaciones, que se ve a simple vista. 
Con el tiempo la enfermedad puede afectar a cualquier articulación del cuerpo, generalmente de brazos y piernas.
Y con el tiempo también, si la enfermedad no se trata, la enfermedad acaba destruyendo las articulaciones. Afortunadamente  hoy tenemos un montón de tratamientos para la artritis reumatoide para que no se produzca la destrucción de las articulaciones y la invalidez.Dejar a su libre evolución la enfermedad acaba destrozando las articulaciones.
¿Y cuáles son esos tratamientos efectivos para no llegar a esos extremos?
Hoy tenemos muchos tratamientos. Antiguamente la artritis reumatoide se dejaba a su libre evolución. Los primeros tratamientos que salieron fueron los corticoides, la cortisona famosa. Pero ha habido dos grandes hitos en la historia de la artritis reumatoide. Uno fue en los años 80 cuando salió el metotrexato, que es un medicamento que se emplea para el cáncer, pero se vio que usado en dosis mucho más pequeñas hace que las articulaciones no se inflamen y que además, si se da de forma mantenida, impide que se produzcan nuevos brotes de la enfermedad. Porque la enfermedad cursa por brotes. 
Luego han surgido otros muchos tratamientos. Y en el año 2000 se comercializaron los elementos biológicos, que se llaman así porque se producen en cultivos celulares. A partir de entonces hubo un antes y un después en la historia de la artritis reumatoide porque estos medicamentos han hecho que se controle la enfermedad de forma muy llamativa.  Hoy es raro que los enfermos acaben con invalideces importantes.
Estos tratamientos controlan la enfermedad pero no la curan. El tratamiento curativo no existe para la artritis reumatoide.Son tratamientos para toda la vida. Con más o menos dosis. Pero es una enfermedad con la que te quedas para toda la vida.
¿Existe alguna manera de prevenir o de retrasar la aparición de síntomas?
Lo fundamental de la artritis reumatoide es el diagnóstico precoz, el diagnosticarlo pronto. Si se diagnostica pronto, sobre todo en el primer año o los primeros meses, y se pone el tratamiento rápidamente, antes de que se produzca ningún daño en la articulación, las articulaciones se quedan perfectas, no se deterioran. 
El problema es que si ya se diagnostica cuando ya hay daño en las articulaciones, cuando ya la inflamación se ha ‘comido’ el cartílago y los ligamentos eso ya no tiene buen control.
Por eso lo fundamental es el diagnóstico precoz. Que los enfermos que tienen dolor, rigidez, inflamación en las manos y en los pies... que consulten rápidamente a su médico de cabecera, porque él conoce perfectamente lo que es una enfermedad reumática inflamatoria y nos  lo remita para nosotros iniciar el tratamiento de la forma más precoz posible para controlar la enfermedad y quitar la inflamación cuanto antes posible.
¿Nos podemos quedar entonces, doctora Corteguera, con ese mensaje positivo: gracias al diagnóstico precoz se puede vivir con artritis reumatoide?
Perfectamente. Los enfermos que se diagnostican, que hacen adecuadamente su tratamiento y que siguen sus revisiones hacen una vida completamente normal y sin ningún problema. 
Hombre, como en todas las enfermedades hay un aspecto como enfermedad muy grave y en la que los pacientes necesitan tratamientos más complejos, combinando distintos tipos de terapias y que aún así resulta difícil controlar la enfermedad.
Pero la mayoría de los pacientes, si consultan rápidamente, se diagnostica pronto y se instaura el tratamiento pueden hacer una vida totalmente normal y sin ningún tipo de limitación.