scorecardresearch

Más de 4.300 cibrados de cáncer de cuello de útero en 2019

B.M
-

La actuación se encuadra dentro de un programa de prevención que pretende la detección precoz de lesiones precancerosas y cánceres invasivos y del virus del papiloma humano

Más de 4.300 cibrados de cáncer de cuello de útero en 2019 - Foto: Eugenio Gutierrez Martinez. Eugenio Gutiérrez Mar

La sanidad abulense realizó el pasado año más de 4.300 pruebas dentro del programa de prevención y detección precoz de cáncer de cuello de útero en Ávila. De ellas, 133 tuvieron resultado positivo, algo más de un tres por ciento, y las mujeres fueron derivadas a Atención Especializada para realizar más pruebas y confirmar el diagnóstico.

En el caso de Castilla y León, el porcentaje de positivos es muy similar al abulense, también en un tres por ciento de las participantes del programa.

Por otra parte también se toman muestras para hacer determinaciones del virus del papiloma humano, lo que en el caso de Ávila supuso durante el pasado año tomar 3.131 muestras, con 218 positivos.

Esta actuación preventiva tiene como finalidad la detección precoz de lesiones precancerosas y cánceres invasivos mediante la realización de las determinaciones de citología cervical y del virus del papiloma humano (VPH), éste mediante técnicas analíticas de biología molecular. 

Desde noviembre de 2012 está vigente la estrategia que define como población diana mujeres residentes en Castilla y León, con edades comprendidas entre los 25 y los 64 años, con relaciones sexuales. Se realiza exclusivamente determinación de citología cervical en el grupo de mujeres de 25 a 34 años de edad con un intervalo de tres años y determinación de citología cervical junto con determinación del VPH de alto riesgo oncogénico en el grupo de mujeres de 35 a 64 años de edad cada cinco años. 

La conjunción de determinados resultados citológicos junto con determinados resultados del VPH y otras variables, determinan la derivación de las mujeres a Atención Especializada para realización de diagnóstico. 

A lo largo del año 2019 se han realizado en la comunidad de Castilla y León un total de 78.040 pruebas de cribado, de las que 2.348 tuvieron un resultado de cribado positivo en la primera fase, lo que supone un porcentaje del 3,01 por ciento de las pruebas realizadas. Estos casos fueron derivados a Atención Especializada. 

Por provincias, Zamora y Valladolid son las que tienen un mayor porcentaje de resultados sospechosos positivos (con un 3,5% y 3,3% respectivamente). Soria y Burgos son la que tienen menor porcentaje (2,2% y 2,5% respectivamente), mientras Ávila se queda en un 3,1.

En el caso del virus del papiloma humano hay que tener en cuenta que existen más de un centenar de genotipos de VPH que, según la asociación con el cáncer de cuello de útero, se agrupan en dos categorías, de alto riesgo oncogénico y de bajo riesgo oncogénico. Las conductas del cribado están determinadas por la detección o no de VPH de alto riesgo oncogénico, y dentro de esta categoría, los tipos 16 y 18. 

En el caso concreto de Ávila, de las 3.131 muestras, están esos 218 positivos, lo que supone un siete por ciento del total. De ellos, a su vez, 39 resultaron positivos en estos tipos 16 y 18, casi un 18 por ciento. Estos porcentajes son muy similares a los de toda la región dado que a lo largo del año 2019 se realizaron en Castilla y León un total de 57.710 determinaciones, de las que en 4.226 fue detectada la presencia del virus VPH de alto riesgo oncogénico (en el 7,3%). De las muestras positivas para el VPH, el 18,2 por ciento lo fueron para los genotipos 16-18.