scorecardresearch

La apuesta por el arte en el medio rural se afianza

M.E
-

El festival 'Paisaje y Artes vivas' completó su segunda edición con una buena respuesta de público en las cuatro propuestas culturales

La apuesta por el arte en el medio rural se afianza

EL festival ‘Paisaje y Artes Vivas’, que alcanzó este pasado fin de semana su segunda edición bajo el título de ‘Oikonomos’, se afianza en la Sierra de Ávila y el Valle Amblés como una original invitación a disfrutar de las acciones artísticas interdisciplinares en enclaves patrimoniales, culturales y paisajísticos para impulsar el mundo rural de la mano de la cultura y potenciar la vinculación emocional de los vecinos con su territorio a través de una experiencia sensorial y artística.

Bajo estas premisas, las agrupaciones Terra-Levis y A.C. Abulaga (con la colaboración de Junta y Diputación) volvieron a poner en marcha ‘Paisajes y Artes Vivas’, iniciativa que colmó las expectativas de la organización tanto por la calidad de los espectáculos desarrollados desde el jueves al domingo como por la respuesta del público. Con aforos prácticamente completos y limitados a entre 100 y 150 personas por la crisis de la covid, y todavía impactados por el incendio que acaba de arrasar la Sierra de la Paramera, tan cercana a estos pueblos de la Sierra de Ávila, el festival siguió adelante con las cuatro propuestas artísticas desarrolladas en Cardeñosa, Solana del Rioalmar, Gallegos de Altamiros y Muñogalindo.

La actividad arrancó el jueves en el Arco de Conejeros (Cardeñosa) con una combinación de música y danza de la mano de Neonimus y Paola Schoenmakers que «funcionó muy bien» y que sirvió para «resignificar espacios patrimoniales y culturales que no están tan puestos en valor como otros», explicaron desde la organización. 

Solana de Rioalmar acogió el viernes una jornada dedicada a la mujer rural, primero con el coloquio ‘Tejer la memoria. Diálogos en femenino’, con la escritora Concha López Llamas y la Asociación de Mujeres de Solana de Rioalmar, y después con el simbólico espectáculo de teatro y música de Tarabela Creativa ‘Tabú’, en torno a la sexualidad femenina. 

Con el sábado llegó la jornada estrella. La Venta del Hambre en Gallegos de Altamiros recibió con los brazos abiertos a la música tradicional de Fetén-Fetén, una actuación que fue casi un 3x1 porque a ellos se unieron los bailarines de Folqué y también los pequeños artistas franceses Isaac y Nora, con los que colabora el grupo y que se encontraban cerca de la zona. 

La guinda al festival la puso la cita del domingo en Muñogalindo. Los talleres de bal-folk de Folqué, y su viaje por Europa a través de los bailes, y la actuación de música folk de Dos echaron el cierre a la segunda edición de una iniciativa que ha vuelto a contar con el favor del público y que quiere seguir teniendo continuidad.