La pandemia, una oportunidad para un nuevo urbanismo

J.M.M.
-

El concejal del PP Miguel Encinar desarrolló una serie de propuestas que planteó en la Comisión de Urbanismo

La pandemia, una oportunidad para un nuevo urbanismo

El portavoz del PP en la Comisión de Urbanismo y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Ávila, Miguel Encinar, ha desarrollado una serie de propuestas que llevó a la última reunión de ese órgano municipal y que se centran «en la revisión de la ordenación urbanística actual de los barrios anexionados». Encinar aboga por dar a esta materia «un sentido menos restrictivo y más flexible, para que aquellas personas que desean residir en ellos lo tengan más fácil a la hora de poder construirse una vivienda. La pandemia puede ser la oportunidad para un nuevo urbanismo en el término municipal». Esta reflexión del edil popular, que ha transmitido en un comunicado de prensa, surge de la reunión mantenida con vecinos de La Alamedilla del Berrocal –uno de los barrios anexionados de la capital abulense, que conservan un entramado urbano y construcciones de carácter rural– y de la situación generada por la pandemia. «La COVID-19 ha provocado muchos cambios en nuestra sociedad, algunos de los cuales tienen que ver con la manera de trabajar, la forma de poblar el territorio o las necesidades de la vivienda. Es muy posible que algunos de estos cambios no sean coyunturales, sino que marquen nuevas tendencias y abran nuevas oportunidades», apunta Encinar. 
«El desarrollo del teletrabajo y las posibilidades que ofrece en ciudades como Ávila es un factor clave para poder aprovechar estos cambios. Para ello, es preciso que las nuevas tecnologías, internet de alta velocidad y las telecomunicaciones más modernas lleguen a cada rincón, de manera que esa posibilidad de trabajar a distancia no tenga ningún inconveniente técnico», señala, «por lo que las administraciones y las empresas deben trabajar para que esa tecnología llegue pronto y con calidad a estas zonas». 
El concejal del PP argumenta que, en lo que se refiere a la vivienda, que «la necesidad de pasar más tiempo en casa ha cambiado las prioridades y las necesidades de quienes la habitan, por lo que se valora más la amplitud interior y la presencia de espacios al aire libre, como patios, jardines o terrazas». De esas necesidades debería surgir «una ordenación que se adecúe a ellas, es decir, con dimensiones más holgadas y la inclusión de espacios al aire libre». 
Además, considera que «la aglomeración de la población en grandes núcleos urbanos combinada con enormes extensiones rurales prácticamente deshabitadas es un modelo que, en buena medida, se ha puesto en entredicho» y que «las posibilidades que ofrece el teletrabajo y la búsqueda de entornos saludables han hecho plantearse a muchas personas la opción de residir, permanente o temporalmente, en poblaciones situadas en la llamada España vacía. Esto, evidentemente, puede suponer una gran oportunidad para términos municipales como el de Ávila». 
Entre las propuestas planteadas por el portavoz popular de Urbanismo se incluye también «tomar medidas para la conservación, recuperación y rehabilitación del tejido urbano tradicional de estos núcleos, tales como la catalogación de viviendas tradicionales que deban protegerse, de manera que quien quiera rehabilitar pueda acceder a bonificaciones económicas asociadas a los distintos grados de protección». 
De cara al futuro, los populares plantean que se tenga en cuenta a los barrios anexionados «a la hora de poner en marcha futuras áreas de regeneración y renovación urbana, con el objetivo de recuperar los valores urbanísticos, arquitectónicos y paisajísticos tradicionales».