61.000 temporales pasan a fijos por la lucha del Gobierno

SPC
-
61.000 temporales pasan a fijos por la lucha del Gobierno - Foto: Chema Moya

Trabajo ha llevado a cabo una campaña desde agosto hasta diciembre de 2018 que ha permitido aflorar más del doble de falsos contratos eventuales que el año pasado y transformarlos en indefinidos

La campaña iniciada por el Ejecutivo el pasado mes de agosto para convertir contratos temporales fraudulentos en indefinidos se saldó con un balance  muy positivo tras la conversión de 61.445 contratos eventuales en fijos, más del doble que el año pasado. En cambio, la operación que pretendía aumentar la jornada laboral de quienes estaban contratados por unas horas y, en realidad, tenían jornadas más largas ha sido menos eficaz y tan solo ha aflorado 8.824 casos, según los resultados del Plan Director por un Trabajo Digno 2018-2020 avanzados por la ministra Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio.
Ambas campañas consistieron en el envío de cartas a las compañías donde la Inspección sospechaba que se podía estar cometiendo fraude en la contratación. En ellas, se advertía a los empresarios de la situación y se les instaba a convertir a los temporales en fijos y a elevar las jornadas. En caso contrario, la misiva informaba que la empresa requerida recibiría la visita de la Inspección de Trabajo.
En el cómputo anual, un total de 193.946 contratos temporales irregulares se convirtieron en indefinidos en 2018, más del doble que en 2017, cuando se transformaron en trabajos fijos 92.925 contratos, según destacó ayer la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá. 
De esos 193.946 contratos temporales que pasaron a fijos, 61.445 conversiones se deben al Plan Director, mientras que 132.501 tuvieron su origen en las actuaciones ordinarias de la Inspección de Trabajo. Junto a los planes de choque, destacan otras medidas como la creación de la Unidad de Lucha contra la Discriminación; la implantación del Buzón de la Inspección de Trabajo para comunicar incumplimientos de la normativa sociolaboral y el refuerzo de los recursos humanos con la convocatoria de 353 nuevas plazas de inspectores y subinspectores. 
Estas cifras suponen las mejores alcanzadas por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social en sus actuaciones en materia de lucha contra el fraude en la contratación.