Vida después de las llamas

SPC
-

Los técnicos planifican cómo atajar los efectos de la erosión en la Sierra de Guadarrama

Los forestales trabajan en labores de refrescamiento del terreno. - Foto: Ical

La recuperación de la Sierra de Guadarrama tras el incendio de la pasada semana en el que ardieron más de 350 hectáreas se producirá poco a poco. De momento, los servicios de gestión forestal de la Junta en Segovia trabajan en las labores de extinción del fuego de Real Sitio de San Ildefonso, con un control, en las centrales del día, «cuando caliente más el calor», refrescando continuamente los pequeños focos calientes con autobombas.
Además, como recoge Ical, están valorando muchas alternativas para lograr el objetivo de retener la ceniza, como emplear el material que hay en el monte quemado, para hacer «empalizadas y pequeñas albaradas», en definitiva, muros de contención para evitar «la pérdida de suelo en las laderas» de la Sierra de Guadarrama. Así como aportar a las zonas quemadas que ya están muy frías paja que ayude formando «un colchón» cuando lleguen las lluvias del otoño.
Los técnicos de la Sección de Gestión Forestal también trabajan en evitar la contaminación del agua para el abastecimiento. El delegado territorial de la Junta en Segovia, Javier López Escobar, recordó que estas actuaciones se van a centrar en hacer diques en el cauce del arroyo Morete para que «el agua no arrastre demasiado del material quemado», ya que este arroyo hace de frontera a los pies del monte del mismo nombre, en el límite con los Montes de Valsaín, donde más intensamente se trabajó en el incendio, además de junto la zona aledaña al Chorro.
Evitar la erosión y garantizar la calidad del agua son las tareas prioritarias junto al control de las plagas. Ignacio Quintanilla explicó que no hay riesgo en la madera quemada pero sí en las zonas de transición, con la colocación de trampas y con el corte de la madera para que no sea «atacada por las plagas forestales». Después vendrá la retirada de toda la madera muerta y la futura repoblación.
López Escobar recordó que las cosas irán «sucediendo poco a poco», con las decisiones y planificación que marquen los técnicos, asegurando que las lluvias de la pasada semana fueron suaves y les ayudaron en las tareas de extinción del incendio y «no han movido el terreno». Además, valoró la colaboración de los particulares afectados por el fuego y aseguró que contarán con las ayudas establecidas para estos casos.