scorecardresearch

El proyecto de Nissan «avanza» en logística y estampación

M.E
-

Las obras del almacén logístico en las instalaciones del CyLoG ya están en marcha y la empresa informa de que ya ha podido acceder a las zonas 1 y 2 de la nueva nave de Las Hervencias

El proyecto de Nissan «avanza» en logística y estampación - Foto: Isabel García

La reconversión de la fábrica de Nissan Ávila en un centro de recambios para la Alianza Nissan-Renault continúa registrando «progresos» gracias al «trabajo conjunto  de empleados, administraciones públicas y la propia compañía», una vez que las dos infraestructuras clave del proyecto, la nave de estampación, en Las Hervencias, y el almacén logístico, en las instalaciones del CyLoG, dan «sólidos pasos» con el «avance de sus obras», según se resalta por parte de Nissan.

Los trabajos de construcción del futuro almacén logístico en el enclave CyLoG de la Junta de Castilla y León en Ávila, que contará con 21.000 metros cuadrados de superficie, arrancaron a finales de año, una vez materializada la adjudicación. Si bien sus dimensiones serán menores a las planificadas inicialmente en el polígono de Vicolozano, este cambio no supone para Nissan una rebaja de los objetivos de industrialización de la planta, según se aseguró a la representación de los trabajadores y a la plantilla del centro por parte del equipo directivo de la compañía.

La nave trabajará con el sistema Just in Time, una metodología que se aplica de forma generalizada en los procesos logísticos con el objetivo de contar únicamente con la cantidad necesaria de producto, en el momento y lugar justo, consiguiendo así la mayor eficiencia posible en toda la cadena de suministro. Además, su ubicación cerca de la planta del polígono de Las Hervencias «es óptima», ya que permitirá ganar en flexibilidad y competitividad al rebajar los costes logísticos de manera significativa.

Tras un procedimiento de licitación, la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente (Somacyl) de la Junta de Castilla y León adjudicó el contrato por 10,5 millones de euros para la construcción del edificio a la unión temporal de empresas Cotodisa-Cymi y Zazo. Los trabajos tienen un plazo de ejecución de seis meses, de manera que Nissan espera que el almacén entre en funcionamiento a mediados de este 2022.

Por otro lado, y de forma paralela, continúan los trabajos en el edificio que será el icono de la transformación del centro abulense, la nueva nave de estampación que se ubica junto a la factoría. Gracias al apoyo de la Consejería de Economía y Hacienda de la Junta –a través del Instituto para la Competitividad Empresarial (ICE)– y el plan de inversiones de Nissan, la estructura del edificio ya está culminada.

Nissan señala que ya ha podido acceder a la zona 1 del edificio, en la que se instalará la línea de prensas, y que ya está completando la industrialización de su interior con el montaje de las cinco prensas para iniciar las primeras pruebas en marzo. Asimismo, el ICE también ha facilitado a Nissan el acceso a la zona 2 de la nave, donde se ubicará la máquina inyectora de plástico para paragolpes así como muelles de carga y descarga, oficinas, talleres auxiliares y almacenes. En este sentido, ya se han iniciado también los trabajos preparatorios para la instalación de dicha máquina inyectora.

La nueva planta de estampación cuenta con 23.000 metros cuadrados –12.000 más que los inicialmente previstos–, lo que permitirá instalar más prensas, si en el futuro se requieren, para seguir aumentando la capacidad productiva de la planta. «Desde que firmamos el acuerdo de 2017, la reconversión de la fábrica avanza en la dirección correcta y prueba de ello es que ya se han materializado notables progresos, lo que muestra el compromiso que Nissan mantiene con  Ávila», afirmó el responsable de la planta de Ávila, Fernando González.

Nissan viene defendiendo que está cumpliendo el plan industrial firmado con los sindicatos. Así, asegura que «actualmente hay 300 empleados trabajando en la planta, en línea con el objetivo previsto en el acuerdo social de 2017», y que en 2022 se espera tener «una situación de empleo por encima de los 350 puestos». Asimismo, la compañía confía en tener en una situación de pleno empleo en 2023.

Además, afirma que ya ha invertido los 40 millones de euros comprometidos en el plan industrial inicial, cantidad a la que la compañía prevé sumar otros 15 millones de euros adicionales (+35%) hasta llegar a un total de 55 millones de euros invertidos entre 2018 y 2022.