«Tocará empezar de cero o incluso de menos»

A.S.G.
-

La Federación de Automovilismo de Castilla y León para motores con apenas dos pruebas celebradas de 70 y con mucha incertidumbre. «El panorama es gris tirando a negro. La gente ha pagado su licencia y tiene los coches parados en sus garajes»

«Tocará empezar de cero o incluso de menos»


Los motores están parados desde hace tiempo, y seguirán. La crisis del coronavirus lo ha parado todo y el automovilismo no ha sido ajeno al golpe del COVID-19, que ha llevado a la paralización de todas las citas. «Apenas nos ha dejado disputar dos pruebas, el Rallye del Bierzo y el Rallysprint de Cacabelos, de un calendario anual en el que normalmente hacemos 70» señala el abulense Carlos Jiménez, presidente de la Federación de Automovilismo de Castilla y León y que estos días, ante la prolongación del estado de alarma y de la crisis del coronavirus, se veían obligados a aplazar todas las pruebas del calendario regional del mes de abril. Es el primer paso, pero se teme que no será el último. Porque mirando fechas y la situación sanitaria es fácil empezar a pesar que «quizás no volvamos a competir hasta junio, julio o agosto» se empieza a temer en el mundo del motor. Ysi en abril no había ninguna prueba abulense, otra cosa es el mes de junio, cuando aparecía a primeros de mes la SubidaPuerto ElBoquerón - Memorial  Paco Chamuca o el Rallysprint Gredos - Guisando - Arenas. «Lo primero es la salud» tiene muy claro Carlos Jiménez, que ve complicado que este año se puedan recuperar todas estas pruebas aplazadas. No será fácil. Ni por disponibilidad de fechas ni por costes.
La preocupación es evidente en el mundo del motor. «El panorama es gris tirando a negro». No le pone paños calientes Carlos Jiménez a un deporte que, tras el duro golpe de la última crisis económica que se llevó por delante demasiadas pruebas, pilotos y patrocinadores, parecía que volvía a remontar. «Estamos preocupados por el ahora, pero más por el después. Va a tocar volver a empezar de cero o incluso de menos» avisa el abulense.
Ahora mismo Castilla y León tiene 1.200 licencias entre pilotos, clubes, oficiales... «y no hay actividad. Estamos parados por obligación y por responsabilidad». Pero ese parón tiene consecuencias. «Los pilotos han pagado su licencia –unos 350 euros– y no la han utilizado. Han pagado su licencia y tienen sus coches parados en el garaje. En parecidas circunstancias están los clubes». Un club como la Escudería Gredos paga 600 euros de licencia. Y se preguntan qué deben hacer con ello, si devolver el dinero o habilitarlas para el año que viene. Se ha llenado el deporte de incertidumbre ante la imposibilidad de tomar decisiones firmes a futuro. «Hay que empezar a asumir responsabilidades, tomar decisiones» pide incluso desde la que él mismo asume.
Es un futuro complicado para un deporte que necesita mucho a sus patrocinadores.  «Las marcas, los patrocinadores... ¿quién va a apoyar? Porque nos podríamos ir a después de julio para la organización de pruebas».  Puede que luego cueste mucho arrancar de nuevo motores.

Alberto San Segundo, sin poder iniciar el CERA 2020

De nuevo el abulense Alberto San Segundo tenía el cometido de ser el ‘Coche Cero’ del Campeonato de España de Rallyes de Asfalto, pero el COVID-19 le dejó sin debutar. La crisis sanitaria ni siquiera dejó espacio para la disputa de la primera de las pruebas, el Rallye Sierra Morena, que aguardaba a finales de marzo como la primera prueba puntuable del CERA2020. No hay fechas para volver, como en ningún otro deporte, porque la crisis sanitaria no deja hacer planes a futuro. En mayo espera el Rallye Islas Canarias y ya nadie se fía de que la cita en las islas pueda ser posible. De momento el calendario que maneja la Real Federación Española de Automovilismo contempla el mes de mayo como un mes viable. Quizás los acontecimientos lo anulen.