La Policía previene ante las estafas de falsos técnicos

J.M.M.
-

Recuerda que desde hace año y medio es ilegal ofrecer contratos de tarifas de luz y gas mediante el sistema de venta «puerta a puerta», y advierte también ante los intentos de hurto

La Policía previene ante las estafas de falsos técnicos

La Policía Nacional ha realizado de nuevo un llamamiento a la ciudadanía para que se mantenga alerta ante la proliferación de una estafa que vuelve a estar de actualidad en estas fechas. Así, desde la Policía Nacional se recuerda a los ciudadanos que desde octubre de 2018 las compañías de luz y gas no pueden realizar publicidad no solicitada en visitas a domicilio, ni tampoco realizar la contratación en los domicilios de los clientes de forma directa, salvo petición previa del usuario.
Esto supone que cualquier persona que se presente en nuestro domicilio ofreciendo servicios de esta naturaleza, no lo hace en representación de una empresa suministradora de energía por lo que debemos desconfiar, no abrirle nunca la puerta, y en caso de duda alertar al 091, ya que hacerse pasar por inspectores de la compañía eléctrica o de gas, vistiendo uniformes e incluso credenciales falsas, es un modus operandi habitual empleado en estafas de las que en muchas ocasiones son víctimas nuestros mayores.
Estos delincuentes a menudo tratan de cobrar en efectivo por la presunta inspección, o la inspección en el acto (cosa que jamás harían los verdaderos técnicos dado que sus servicios se abonan a través del recibo de suministro). En ocasiones también distraen a la víctima solicitando por ejemplo un vaso de agua, o utilizar el servicio, momento en el que aprovechan para apoderarse de joyas, carteras, o cualquier otro objeto de valor que previamente han visto durante la presunta inspección, durante la cual lo que realmente hacen es reconocer el terreno y asegurarse de que la víctima está sola y confiada.
Ante estas situaciones, la Policía Nacional recomienda que se exija esas personas su acreditación y que se mantengan la puerta cerrada hasta que se identifiquen plenamente. Los operarios deben disponer de una identificación de revisor o instalador autorizado.
En los casos de revisión del gas debe saber que para el butano dicha revisión es obligatoria cada cinco años y nadie puede imponer una revisión antes de ese plazo, salvo modificaciones en las instalaciones y a solicitud del interesado. Además generalmente la compañía con la que se tiene contratado el suministro comunica la visita al usuario con anterioridad. En caso de duda, llame a la empresa suministradora del servicio, pero nunca utilizando los números de teléfono aportados por los operarios.