Unas rebajas atípicas y decisivas para "salvar la temporada"

E.Carretero
-

El periodo de descuentos en el comercio abulense llega prácticamente con los negocios recién abiertos y en la mayoría de los casos con más género del habitual tras unas ventas "flojísimas" en el mes de mayo y junio

Unas rebajas atípicas y decisivas para "salvar la temporada" - Foto: Isabel García

Este año está siendo atípico en prácticamente todos los ámbitos debido a la crisis sanitaria provocada por la pandemia de covid-19. También en el comercio,  donde casi con el cartel de reapertura recién colgado han dado inicio las rebajas de verano. Unas rebajas que, sin embargo, poco tienen que ver con otros años, al menos de momento y teniendo en cuenta que el jueves, cuando la mayoría de los comercios iniciaron este periodo de descuentos, no se vieron las típicas escenas de colas para pagar en las tiendas imagen que suele ser un clásico del primer día.
Las rebajas este año han llegado, además, antes de lo previsto teniendo en cuenta que habitualmente este periodo no comienza hasta principios de julio. Quizás esto haya contribuido también a que durante los primeros días de rebajas la afluencia de público a los comercios haya sido menor a la de otros años. Esto, y que la gente sigue teniendo miedo, como reconoce Andrés Sánchez, presidente de la Federación de Comercio de Confae, que apunta además la crisis económica derivada de esta pandemia, que ha llevado a ERTE a muchas familias o directamente a perder su trabajo, como otro de los motivos detrás de ese tímido arranque de rebajas. También al comercio electrónico, un modo de compra con el que durante el estado de alarma muchos se han familiarizado.
«Estamos empezando la temporada y ya estamos con rebajas», señala Andrés Sánchez para hablar de lo insólito de esta situación para el comercio, que no solo se vio obligado a cerrar durante prácticamente dos meses sino que viene de un mes de mayo «flojísimo» y a punto de cerrar junio con  «ventas irrisorias».  Y es que pese a llevar ya varias semanas abiertos, Sánchez asegura que las ventas en los comercios abulenses «se han desplomado», con caídas superiores al 50 por ciento. Una situación complicada que además se suma al mal momento por el que antes de la crisis pasaba el comercio local, apunta.
«Tendremos que intentar salvar esta temporada como podamos», reconoce Sánchez que sin embargo apunta que las rebajas no van a ser ni mucho menos la panacea para un sector que no ha vendido prácticamente nada en los meses de abril, mayo y junio, la que «probablemente es la mejor época» para estos negocios por el consumo que se hace de cara a bodas, comuniones, graduaciones y otros eventos y también por el asociado a fechas como el Día del Padre o de la Madre, así como por las compras derivadas del turismo durante Semana Santa y el Puente de Mayo.
Otra de las diferencias de las rebajas de este año, apunta Sánchez, es que este periodo llega con más mercancía en los comercios, teniendo en cuenta que ahora se ofrece con descuento todo lo que no se ha vendido durante la temporada, que es la mayor parte. Al menos en los comercios que compran con varios meses de antelación ya que en los que la mercancía llega de forma quincenal sí se nota menor stock teniendo en cuenta que durante prácticamente dos meses no han recibido nada.
«A muchos nos ha pillado con los almacenes llenos y sin posibilidad de poder vender nada», reconoce Sánchez que por ese motivo habla de «unas rebajas muy beneficiosas para el consumidor». De hecho, el responsable de Confae confía en que este periodo de descuentos estivales ayude en parte a  «solucionar la desgracia que hemos tenido este año», reconociendo que de la marcha de esta época dependerá que «podamos salvar el comercio local». Pese a todo, Sánchez reconoce que no espera una gran temporada de rebajas entre otras cosas porque la situación económica de muchas familias se ha visto afectada por la pandemia y porque el comercio local necesita del turismo que de momento, reconoce, no se ve por las calles de Ávila. «Ahora nadie está pensando en hacer negocio sino en salvar la temporada», afirma Sánchez que se conforma con que «las rebajas de este año sean tan malas como las del año pasado».