scorecardresearch
Pilar Cernuda

CRÓNICA PERSONAL

Pilar Cernuda

Periodista y escritora. Analista política


Las horas más bajas de Arrimadas

10/07/2021

Este fin de semana Ciudadanos conmemora en Barcelona su fundación, acto previo a la Convención Nacional del sábado siguiente en Madrid.

No parece una gran idea la convocatoria catalana: La mayoría de los fundadores –Rivera, Carreras, Ovejero, Azúa, Espada, Boadella- no han sido invitados o se han desvinculado del partido, y además no se encuentra Ciudadanos como para recordar lo que pudieron haber sido y no fueron. Sí es necesaria la convención, porque Arrimadas y su equipo deben reflexionar sobre su gestión, los errores cometidos –que todo el mundo sabe cuáles son- y qué medidas deben tomar para relanzar una formación que había creado tantas expectativas y hoy es irrelevante.

Con Rivera, que acertó en tantas cosas, se inició sin embargo el declive. Error muy grave fue dar el salto nacional primero y, después, vaciar Cataluña de sus figuras más significativas; segundo error y más importante, no llegar a acuerdos con Sánchez por desconfianza mutua, lo que provocó la coalición con Podemos de tan desastrosos resultados.

Arrimadas recibió muy mala herencia, y hoy dedica gran parte de su tiempo a apagar incendios, con escaso éxito. Se suceden las bajas, no solo porque algunos dirigentes solo se sentían cercanos a Rivera, sino también por desacuerdo con la estrategia de Arrimadas de acercarse a Sánchez con un equivocado espíritu de impedir así que el presidente buscara socios indeseables –independentistas, Bildu- o apoyar en Murcia una moción de censura contra el gobierno de coalición PP-Cs, que no solo hizo saltar por los aires el partido en esa región sino que fue moción fallida y provocó que Isabel Díaz Ayuso convocase elecciones para impedir que Cs presentara una moción en Madrid. Esas elecciones dejaron a Ciudadanos con cero escaños en el parlamento madrileño.

En esa situación crítica es difícil que Arrimadas pueda relanzar un partido en el que se producen fugas todos los días. Cuenta con dos pesos pesados en Madrid, el portavoz parlamentario Edmundo Bal, que en poco tiempo ha conseguido proyección nacional, y la teniente alcalde Begoña Villacís, pero poco más. La mayoría de los referentes de Cs se han marchado, con la excepción del eurodiputado y economista Luis Garicano, y la militancia abandona el barco.

El PP pretende hacer una opa a Cs y ha fichado a su ex secretario de organización para promoverla, pero Arrimadas se resiste. Acuerdos sí, fusión no; cree que existen posibilidades de supervivencia porque el escoramiento del PP hacia la derecha para captar votos de Vox deja libre el espacio de centro con votantes de PP que podrían inclinarse hacia Ciudadanos. Con esas aspiraciones se celebran la cita de Cataluña y la convención de Madrid, pero es difícil que se cumplan. Por la debilidad actual de Ciudadanos y porque las elecciones últimas demuestran que muchos españoles empiezan a pensar que todo iba mejor con el bipartidismo. Aunque los líderes actuales de PSOE y PP dejen tanto que desear.