Dos proyectos en busca de emprendedores abulenses

J.M.M.
-

Tracción Ávila acogió la presentación de dos iniciativas, 'Mínimo Material', de tecnología sostenible, y 'Bioprocesos Endógenos', de aprovechamiento de residuos forestales agrícolas, que buscan su implantación en la provincia

Dos proyectos en busca de emprendedores abulenses

Tracción Ávila acogió este miercoles la presentación de los proyectos ‘Mínimo Material’ y ‘Bioprocesos Endógenos’ en un foro celebrado por videoconferencia y que contó con la asistencia de empresarios y autónomos interesados en participar, a través de su actividad, en las iniciativas.
Los protagonistas del evento, los promotores Germán Morte y José Ayuso, expusieron sus ideas de empresa, desde la propia concepción hasta su potencial desarrollo y futuro en Ávila, mientras que el responsable del departamento de Atracción de Inversiones de Tracción Ávila, Enrique García, ejerció el papel de intermediario entre los dos promotores y los asistentes a la videoconferencia, un grupo de empresarios y autónomos que por la actividad que realizan se han visto interesados en una futura convergencia con ‘Mínimo Material’ y ‘Bioprocesos Endógenos’.
La presentación también contó con la asistencia de Juan Saborido, presidente de la Confederación Abulense de Empresarios, y de Armando García Cuenca, responsable del área de Asuntos Europeos, Energía y Turismo de la Diputación Provincial de Ávila. Ambos se mostraron satisfechos del interés depositado en la provincia de Ávila como ubicación empresarial, haciendo especial hincapié en las ventajas medioambientales de los proyectos y el beneficioso impacto económico que provocarán.
‘mínimo material’. En cuanto al contenido de los proyectos, José Ayuso expuso que ‘Mínimo Material’ surge de la iniciativa que ha emprendido junto con Julián Navas, empresario abulense que tiene una ingeniería en Ávila que se dedica a la potabilización de aguas, mientras que él, residente en Ávila, cuenta con una empresa de formación en Madrid, que se dedica principalmente a formación aeronáutica. Ayuso, en declaraciones a Diario de Ávila, explico que «hace un año nos surgió la idea de montar una empresa relacionada con tecnología sostenible». Su objetivo, siguió exponiendo, es «poner en marcha muchas tecnologías sostenibles en Ávila y crear en Ávila un polo de referencia a nivel nacional relacionado con esas tecnologías». Para ello quieren que se unan más emprendedores «desarrollando algunas de las ideas que tengamos nosotros u otras que puedan tener ellos en sus propias empresas». En estos momentos, ellos ya han puesto en marcha un proyecto que tiene que ver con el aprovechamiento de aguas grises de las viviendas para utilizarlo en inodoros, proyecto que presentaron a principios de año en el Instituto de Competitividad Empresarial de Castilla y León y que ya ha sido aprobado para contar con financiación. No obstante, tienen más ideas que quieren «poner en marcha de manera secuencial, año tras año, a medida que nos permitan ir financiando proyectos y en paralelo pueden surgir otras ideas». 
Así explica que el proyecto «lo hemos dividido en cuatro patas: la del agua, la de la energía, la de residuos y una cuarta con el transporte», y ellos se han centrado en la del agua y ya están trabajando en varias ideas que buscan «hacer viviendas autosuficientes».
Para engranar estos diferentes ámbitos han pensado desarrollar una fundación, «que llamaríamos Mínimo Material, que de alguna manera aglutinaría todas estas ideas». «Esta fundación –continúa explicando– ayudaría a los emprendedores y empresarios a poner en marcha las ideas, a buscar la financiación, en colaboración con Tracción Ávila, y a futuro la idea es que esta fundación se transforme en un centro tecnológico».
Tiene claro que «nosotros nos hemos puesto en marcha, pero esto es como la calle de los bares. Si logras que muchas empresas de tu ámbito se dediquen a la tecnología sostenible, conseguirás que todos pongan el ojo en Ávila como polo de atracción de tecnología sostenible» a nivel nacional». Por eso buscan más empresarios que se unan a su idea «porque si conseguimos que más personas en Ávila empiecen a generar tecnologías sostenibles nos dará más fuerza para crear un centro tecnológico en Ávila y que de cara a la administración tengamos fuerza para en un momento dado poder hacer un parque tecnológico o generar espacios para viveros de empresas, etc.»
ceis. Por su parte, Germán Morte, también en declaraciones a Diario de Ávila, explicó que «hace unos meses, por medio de una persona conocida de ambos, me puse en contacto con el alcalde de Navalperal de Pinares para presentarle un proyecto que es perfectamente replicable en la provincia de Ávila y sobre todo en la zona rural de la provincia». A raíz de esa reunión entró en contacto con Tracción Ávila y de ahí el encuentro de este miércoles.
Germán Morte indicó que su empresa, Cape1010, es una pequeña ingeniería dedicada a la gestión de proyectos de energía y biomasas de todo tipo (forestales, agrícolas…) En estos momentos están involucrados en un ambicioso proyecto en Cuenca, que ya está en vías de finalización de financiación, que considera que también se puede desarrollar en la provincia de Ávila. 
El proyecto se llama CEIS (Centro Endógeno Innovador Sostenible), una iniciativa «de economía verde circular que lo que pretende es poner en valor todos los recursos de la España Vaciada, porque actualmente muchas de las actividades que había en la España interior, como eran las actividades agrícolas de secano, actividades forestales… u otras más novedosas están sin desarrollar y pensamos que estas actividades pueden crear muchísimos puestos de trabajo y, sobre todo, repoblación de territorios que están en vías de desertización».
Germán Morte afirma que «nosotros aprovechamos todos los residuos forestales tanto de entidades públicas como privadas que utilizan la madera y además residuos agrícolas de la zona para producir con ellos energía térmica. Y con esa energía térmica lo que hacemos es destilar resina y producir colofonia y clementina (aguarrás), destilamos plantas aromáticas y medicinales para producir aceites esenciales de uso en industria farmacéutica o industria del perfume.., producimos microalgas que se utilizan en la alimentación animal, en la industria farmacéutica…, y aprovechamos el CO2 que se produce en la caldera para generar energía térmica». Además, con la energía residual, «lo que hacemos es montar invernaderos ecológicos para realizar cualquier tipo de plantación, bien sea  dedicada a cerrar el círculo de las plantas aromáticas o medicinales, haciendo plantón, o bien sea plantando otros productos”.
En el proyecto que están desarrollando en Cuenca plantean crear «40 puestos de trabajo en la central, pero contando resineros y demás crearíamos alrededor de 150 puestos de trabajo directo en un territorio 50 kilómetros alrededor de la central y en total, en el territorio, volcaríamos una población estable de aproximadamente unas 1.000 personas». Por eso, afirma, «es un proyecto más social que empresarial». 
Una vez presentado el proyecto, expuso que «lo que queremos hacer primero es la creación de una sociedad autóctona, con nuestra participación y la de empresarios de la zonan». Una vecz constituida, se desarrollaría el proyecto técnicamente y a partir de ahí se solicitarían los apoyos institucionales. Germán Morte aclara que «el proyecto puede ser multidimensional, y de la dimensión depende la inversión», con una inversión que podría oscilar entre 1 millón de euros, si se desarrolla una de las partes, y los 6 millones, si se desarrolla de forma global. Pero insiste en que «este proyecto necesita obligatoriamente, para que sea rentable, viable y sostenible, inversión pública. Si no es muy difícil sacarlo adelante», y también «necesitamos un empresarios que quiere involucrarse y llevarlo adelante. Ya tenemos algunos contactos, pero necesitamos más», concluyó.