scorecardresearch

La Diputación presenta alegaciones a los Planes Hidrológicos

E.C.B
-

El Pleno hace una declaración institucional anunciando alegaciones a los Planes Hidrológicos del Duero y el Tajo que inciden en la perspectiva de reto demográfico y el equilibrio entre los objetivos sociales y económicos y los criterios ambientales

La Diputación presenta alegaciones a los Planes Hidrológicos

El Pleno de la Diputación de Ávila hizo este lunes una declaración institucional por la que anuncian la presentación de alegaciones a los borradores del proyecto de Plan Hidrológico tanto de Duero como del Tajo para el periodo 2022-2027 con un claro objetivo, el uso sostenible, racional y equilibrado del agua para el regadío.

Entiende la institución provincial que dichos borradores «deben incidir más en la perspectiva de reto demográfico y deben equilibrar los objetivos sociales y económicos con los criterios ambientales», pues «la actividad agraria, especialmente el desarrollo sostenible de los regadíos, deben ser reconocidos en mucha mayor medida de como fueran en los borradores».

Así, las alegaciones se presentan en materias como las regulaciones y volúmenes de embalse, los nuevos regadíos, las aguas subterráneas, la contaminación difusa, el cambio climático y la depuración de aguas residuales y ordenación del territorio.

En lo referente a las regulaciones, en el caso del Plan Hidrológico del Duero las alegaciones van dirigidas a la ejecución inmediata del recrecimiento de la presa de Santa Teresa, en el río Tormes, la regulación en el Alto Tormes y la inclusión de una medida que refleje la ejecución de estudios tendentes a planificar más actuaciones que se puedan ir concluyendo en los siguientes horizontes de la planificación.

Sobre nuevos regadíos, solicitan la inclusión de algunas actuaciones desechadas, como la Armuña, y la modernización e inclusión de nuevos regadíos en la zona del Alto Tormes y en la Ribera del Corneja, mientras que en lo referente a aguas subterráneas, plantean un uso sostenible de las aguas subterráneas y que no sea la única medida la reducción de los usos actuales. Así, no quieren que se aplique un peaje por modificación de características que vienen justificadas por necesidades agronómicas y que no influyen en el consumo de agua y pide regularizar los pozos de minas.

Respecto a la contaminación difusa, se ponen a la prohibición del otorgamiento de derechos concesionales para ganadería y regadío en las zonas vulnerables sin tener en cuenta que dichas actividades no tienen por qué incrementar los excesos de nitrógeno. También proponen el impulso tecnológico, la formación e información sobre fertilización y la implantación de redes de control de la contaminación difusa.

En cuanto al cambio climático, piden un escenario más realista del que presenta el CEDEX y el incremento de la capacidad de regulación respecto a las aportaciones, mientras que en lo referente a la depuración y ordenación del territorio proponen en estas alegaciones que la Administración General del Estado, cumpliendo con las actuaciones asignadas en el Plan Nacional de las Aguas, contemple la firma de un nuevo Plan Nacional que incluya la diputación de las aguas residuales de las localidades menores de 500 habitantes equivalentes.

Por lo que respecta al Plan Hidrológico del Tajo, a las alegaciones planteadas para el del Duero se suman en cuanto a la regulación y volúmenes de embalse la revisión de las normas de explotación de El Burguillo, Charco del Cura y San Juan, manteniendo el agua fundamentalmente en la cabecera para garantizar el abastecimiento de todas las localidades y fijando unas normas de explotación, así como la regulación en el Alto Tiétar que permita almacenar aguas invernales del Tiétar. En nuevos regadíos, se plantea la modernización e inclusión de nuevos regadíos en el Alberche y Tiétar.