scorecardresearch

Empleados de Pronisa piden a la Junta que medie en conflicto

E.C.B
-

Los trabajadores se concentraron ante la Delegación Territorial de la Junta ante «la decisión de la empresa de eludir el acatamiento de las sentencias desfavorables a sus intereses», señala el comité de empresa, la última sobre el calendario laboral

Empleados de Pronisa piden a la Junta que medie en conflicto

Trabajadores de la residencia Espíritu Santo de Pronisa se concentraron este viernes ante la Delegación Territorial de la Junta de Castilla yLeón en Ávila para pedir a esta administración que medie en el conflicto que mantienen con la empresa desde hace cuatro años por la política de recursos humanos que, según apuntan, «lleva a cabo la gerencia de Pronisa contra los intereses de sus empleados».

El presidente del comité de empresa, José Blázquez, registró un escrito en la Delegación Territorial de la Junta en el que los trabajadores ponen de manifiesto que la dirección de Pronisa «aprovecha la lentitud de los procedimientos judiciales para eludir el acatamiento de las sentencias que pierde, dedicando para ello tiempo y recursos económicos de la empresa que son, en su mayoría, de procedencia pública». Y es que, como apunto, son ya cuatro las sentencias desfavorables para la empresa, la última de marzo, pero «desde enero de 2020 la empresa ya no atiende los mandatos judiciales de reponernos en nuestras condiciones anteriores».

El último conflicto planteado hace referencia a la elaboración del calendario laboral que, a juicio del comité de empresa, «rompe con el régimen de descansos mantenido durante años». La decisión de Pronisa, explicó José Blázquez, ha sido «ir recurriendo la sentencia hasta agotar la vía judicial en el Tribunal Supremo, de manera que cada calendario laboral anual caduque antes de que la sentencia llegue a ser firme y así plantear un nuevo calendario igualmente perjudicial para los trabajadores, que volveremos a impugnar judicialmente y vuelta a empezar, sin que llegue a materializarse lo que hemos ganado en el juzgado».

El objetivo último del comité es presionar a la gerencia de la empresa para que «abandone esas malas prácticas laborales para con su personal de atención directa y tratar de reconducir las relaciones laborales hacia un modelo de respeto mutuo, de negociación y acuerdo entre empresa y representantes legales de la plantilla».

El motivo, según recogía el escrito presentado en la Junta, que «desde hace unos cuatro años hemos pasado de tener un clima de trabajo satisfactorio y agradable, a pesar de las bajas condiciones laborales y del desgaste personal, a una etapa en la que los trabajadores hemos pasado a ser considerados parte del material inventariable que la empresa puede organizar a su antojo, sin consideración alguna hacia las condiciones personales de cada trabajador o trabajadora, a su dignidad y a su derecho a la conciliación de la vida familiar y personal».

«Desde la gerencia de Pronisa entienden que pueden modificar nuestras condiciones laborales, consolidadas desde hace años, de un día para otro, sin el obligado procedimiento previo de negociación con el comité de empresa, ocasionando perjuicios significativos a muchos de nosotros y nuestras familias», señaló el presidente del comité de empresa, quien añadió que «hemos tenido que defender en el juzgado el mantenimiento de la jornada anual, de los complementos personales y del régimen de descansos en los servicios residenciales».

Miguel González, vocal de UGT en el comité, aseguró que «nos sentimos muy perjudicados porque la última sentencia dice que es injustificada la modificación sustancial de las condiciones de trabajo y siguen sin respetarlo». Por ello esperan a una sentencia firme que «reponga el calendario que deberíamos tener», afirmó.