Premio a la honradez

M.M.G.
-

La Policía Local entrega 1.700 euros a un ciudadano que los encontró hace dos años y los entregó en la jefatura. Ahora, la ley dice que al no haberlos reclamado nadie son suyos. Les contamos la historia

Obrar bien tiene premio. Y ser buen ciudadano, también. O si no que se lo pregunten al abulense que este verano tiene una ‘paga extra’ de 1.700 euros por su comportamiento ejemplar.
Su historia es curiosa y debería servirnos a todos de ejemplo. Este hombre (del que sólo conocemos eso, que es un hombre) encontró hace dos años esa elevada cantidad de dinero en la calle. Es muy probable que tuviera tentaciones de llevársela a casa. Probablemente la idea pasaría por su cabeza. Normal. Era mucho dinero y en todas las casas siempre viene bien una ayuda.
Pero él actuó bien, como debe hacerse, y llevó ese dinero a la comisaría de la Policía Nacional. Cinco días después, y sin que nadie hubiera reclamado el dinero, este valioso ‘objeto perdido’ fue trasladado a la Jefatura de la Policía Local, donde se gestionan este tipo de pérdidas.
La historia nos la cuenta el agente 1.086 de este cuerpo. «Hay gente honrada, bastante más de lo que se piensa», comienza su reflexión al respecto este policía, que nos da una de las claves de esta curiosa historia. «Según el Código Civil, a los dos años de que alguien se haya encontrado un objeto y si no lo ha reclamado nadie, es de su propiedad».
Así que este buen hombre hizo lo correcto. Y ese buen gesto y su paciencia durante los últimos dos años han encontrado este verano su recompensa.
«Cuando alguien encuentra un objeto se rellena un documento para que quede registrado», explica el agente 1.086. De esta manera, se toman los datos del día de la pérdida, se describe el objeto perdido y se guardan los datos de la persona que lo ha encontrado.
Y aquel que ha perdido algo y acude a la Jefatura debe poder demostrar que el objeto en cuestión es suyo. La mayoría de las ocasiones la identificación resulta muy sencilla: la descripción de un llavero, de la cartera con lo que lleva dentro, del paraguas... «Pero cuando el objeto es más valioso nos tenemos que asegurar muy bien de que se lo vamos a entregar a su legítimo dueño», aclara nuestro interlocutor.
Así, el primer propietario de los 1.700 euros debería haber dicho que había perdido esa cantidad exacta y que la llevaba «hecha un canuto». Pero nunca fue a reclamar el dinero.
«Las personas que pierden algo deben acudir siempre a reclamarlo, o al menos, a comunicarlo», recomienda este agente, que ha visto muchas veces carteras perdidas con 200 o 400 euros que quedan igual, sin dueño durante un tiempo. «Es verdad que lo más normal es que no aparezcan nunca esos objetos, pero muchas veces sí», insiste sobre la honradez de tantos ciudadanos abulenses.
Como la de nuestro protagonista anónimo. «Estaba nervioso, el hombre», nos cuenta el policía cómo reaccionó cuando le entregaron el dinero que, legalmente, ya era suyo. «Había pasado estos dos años pensando si aparecería o no el dueño», prosigue el relato. «Pero estaba súper contento, claro», dice.
objetos perdidos. Lo cierto es que la historia es curiosa, ¿verdad? Pero no suele ser lo habitual. Lo más normal, nos cuenta el agente 1.086, es que perdamos las llaves de casa o del coche (en cuyo caso se exponen a la entrada de la jefatura para que el dueño pueda localizarlas fácilmente), algún monedero, el móvil o el paraguas.
«Pero en el almacén tenemos de todo», nos descubre el policía. «Desde un stick de hockey hasta un carrito de bebé», pone dos ejemplos de las cosas más raras que han llegado a sus instalaciones.
Así que ya saben, si pierden algo, no duden en acudir a la Policía Municipal para hacérselo saber. Quién sabe si dan con un ciudadano honrado que se haya tomado la molestia de llevar su pertenencia a la Jefatura.