scorecardresearch

El INE ratifica que el 2021 marcó el mínimo de nacimientos

M.E
-

El informe definitivo cifra en 875 los recién nacidos de madre residente en la provincia de Ávila, el dato más baj0 desde que hay registros. Las defunciones fueron 2.065 y el saldo vegetativo, de -1.190 personas

El INE ratifica que el 2021 marcó el mínimo de nacimientos - Foto: Rosa Blanco

Un 1,2% menos de nacimientos, un 18,6% menos de defunciones y un 62% más de matrimonios. Estas son, a grandes rasgos, las principales conclusiones que deja para la provincia de Ávila el informe definitivo del Movimiento Natural de la Población que acaba de publicar el Instituto Nacional de Estadística (INE) correspondiente al año 2021. Un trabajo que es clave para seguir evaluando las consecuencias de la pandemia y la evolución demográfica de Ávila sobre todo en dos indicadores, las defunciones, que frenaron la aceleración experimentada en 2020 por efecto de la covid y se situaron en valores que pueden considerarse normales para los últimos años, y los nacimientos, que prosiguieron su caída en picado y volvieron a marcar un nuevo mínimo histórico en la serie que arranca en el año 1941.

En concreto, el INE cifra finalmente en 875 los recién nacidos a lo largo del año pasado de madre residente en la provincia, 10 menos que los del 2020, lo que dejó un descenso mínimo, del 1,2%, pero el suficiente para continuar con la senda de descenso y alejar la posibilidad de que hubiera habido un 'baby boom' en Ávila por el confinamiento pandémico. Así, la caída de la natalidad continúa en Ávila y acumula ya cinco años seguidos a la baja, alejándose ya de los valores superiores a los mil nacimientos al año, de principios de este siglo, y a los años con más de dos mil recién nacidos, en la década de los setenta. La provincia acumula ya cuatro ejercicios con los nacimientos por debajo de la barrera de los mil, para dejar claro que el demográfico es un problema bien serio.

Y si los nacimientos fueron a menos en 2021, también lo hicieron las defunciones, aunque aquí hay que tener en cuenta que la comparativa se realiza sobre un 2020 marcado por el elevado aumento de la mortalidad por efecto directo de la COVID-19. Así, en los doce meses de 2021 se registraron 2.065 defunciones en Ávila, frente a las 2.537 de un año atrás, lo que dejó un descenso porcentual del 18,6%. Las muertes contabilizadas en la provincia volvieron a niveles habituales, por encima de las dos mil, con un aumento ligero respecto a los ejercicios de 2019 y 2018 (que se quedaron en 2026 y 2039, respectivamente) y por debajo de las de 2017 (2.162), según los datos definitivos del INE.

Con estos datos, el informe del Movimiento Natural de la Población del INE vuelve a arrojar un saldo vegetativo negativo para la provincia en 2021, al contabilizarse 1.190 personas menos (nacimientos menos defunciones).