scorecardresearch

El Banco de Alimentos espera que suba la demanda por la crisis

M.E
-

La institución prevé que en los próximos meses aumenten los beneficiarios, ahora unos 5.300, dado que varias entidades a las que reparten los alimentos ya están recibiendo a «familias nuevas» que no pueden afrontar los gastos del día a día

El Banco de Alimentos espera que suba la demanda por la crisis - Foto: David Castro

La Asociación del Banco de Alimentos de Ávila, Organización Benéfica No Gubernamental (ONG) sin ánimo de lucro constituida por voluntarios sin remuneración, tiene como finalidad la recogida de alimentos principalmente de excedentes, donaciones y campañas solidarias para almacenarlos y después distribuirlos a través de instituciones y centros asistenciales. Su altruista labor, clave desde hace años para ayudar a paliar las carencias de las personas más vulnerables a través del suministro de alimentos, se erige en estos momentos más fundamental, si cabe, dado el aumento del coste de la vida, en general, y de la alimentación, en particular, y en el marco de una crisis inflacionaria sin precedentes en nuestros días espoleada por la guerra de Ucrania. De momento en el Banco de Alimentos de Ávila nos cuentan que tras el verano se ha detectado un aumento de la demanda «muy leve», pero que a partir de ahora es cuando se esperan un incremento de los beneficiarios que, estiman, puede acercarse al diez por ciento.

El presidente del Banco de Alimentos de Ávila, Fernando Gutiérrez, explica que «estamos notando que entidades como ayuntamientos o parroquias con las que colaboramos nos están diciendo que están recibiendo a familias nuevas que nunca se habían visto en situación de necesidad, y me imagino que se debe a la difícil situación económica actual». En este sentido, reconoció que era «algo pronto» para cuantificar este posible aumento de la demanda, porque los grandes gastos del otoño acaban de empezar, pero «yo creo que vendrán más», señaló.

En estos momentos las personas beneficiarias del Banco de Alimentos de Ávila están cuantificadas en unas 5.300, un número que ha permanecido bastante estable en los últimos años, a la espera de  «la tendencia al alza que se espera ahora». Fernando Gutiérrez aclara que ellos no tratan directamente con las personas beneficiarias de esta ayuda en especie, sino que ellos reparten los alimentos en su sede del Polígono de Vicolozano, prácticamente a demanda, a las entidades colaboradoras que, a su vez, son las encargadas de entregar los lotes a las familias, previa valoración de los servicios sociales correspondientes para asegurar que el proceso se realiza con todas las garantías. 

Además de temerse un aumento de la demanda que esperan no se materialice, en el Banco de Alimentos de Ávila también están apreciando la subida de los precios de la alimentación y un «descenso en las donaciones de las empresas». «Estamos notando que las empresas alimentarias deben estar ajustando mucho más los pedidos y ya no les sobra tanto como antes», destacó.