scorecardresearch

La cultura vence al mal tiempo en el Día del Libro

I.Camarero Jiménez
-

Un homenaje a José Hierro, los certámenes de dibujo y escritura rápida, presentaciones y cuentacuentos amenizan la jornada festiva y atraen a centenares de personas que se suman a la causa

La cultura vence al mal tiempo en el Día del Libro

Ni la amenaza de lluvia, ni el frío o el aire pudieron con los actos culturales de este siempre festivo 23 de abril, el Día del Libro. Cierto es que podían haber sido mucho más multitudinarios si el tiempo hubiera respetado, pero lo importante es que flotaba en el ambiente el «ansia» de cultura de los abulenses?. Este 23 de abril comenzó pronto sus celebraciones, los concursos de microrrelatos y el de dibujo infantil despertaron el interés tanto de la gente que conocía la convocatoria como de alguno de los paseantes que en su trayecto por la plaza de Santa Teresa se toparon con las mesas en donde poder inscribirse. Muchas familias con niños se animaron a apuntarse, no había nada que perder y sí algo que ganar y ante todo, mucho por imaginar y crear, que al fin y al cabo es en lo que consistía la convocatoria. 

Así, mientras los más pequeños de la casa, concretamente los menores de 8 años, podían participar del concurso de dibujo; aquellos hasta 17 años podían dar forma a un relato corto y sus padres y todos aquellos mayores de 18 años podían hacer lo propio en el certamen de escritura rápida, además, en este último caso los premios a los que optaban eran en metálico. Hoy por cierto se entregará el premio a los vencedores.

De algún modo son tres los 'leit motiv' los que guían el día del libro abulense: el XXV aniversario de la biblioteca municipal de la Posada de la Feria, el centenario del nacimiento de José Hierro y el IV Centenario de la Canonización de Santa Teresa.

La cultura vence al mal tiempo en el Día del LibroLa cultura vence al mal tiempo en el Día del LibroPues bien, el primero, el cumpleaños de la biblioteca guió el concurso de dibujo de los pequeños y también el certamen de escritura rápida que comenzaron en torno a las 11 horas para culminar a las 12,30. Una frase debía despertar la imaginación de los concursantes en la modalidad de microrrelatos y era la siguiente: «¿25 años han pasado ya? Qué deprisa me ha pasado este tiempo». Nada más pronunciar estas palabras llegaba el momento de comenzar a inspirarse y a dejar fluir la palabra. Bueno más bien las palabras, eso sí, no más de 150, pues ése era el tope para construir la narración. Y como tope también el tiempo, pues los trabajos debían entregarse en hora y media. A partir de ahí le tocaba dilucidar al jurado para determinar el ganador. 

Vales, libros, material escolar era el premio para los más jóvenes y lo cierto es que cuando a uno le interesa la cultura está claro que es un buen regalo.Más de 50 niños se inscribieron para dibujar; casi una treintena de menores de 18 años lo hicieron para dar forma a un microrrelato, que en muchos casos no era el primero (pues algunos ya han participado en otras ocasiones) y los adultos sumaron otros 50 participantes para la escritura rápida. Así pues, con estos datos,  los organizadores quedaron francamente contentos, pues al fin y al cabo se trata de despertar el interés por la cultura desde la más tierna infancia.

No lejos de allí y también antes del mediodía el Episcopio se empezaba a llenar de forma paulatina para escuchar la propuesta de cuentacuentos que había organizado el Ayuntamiento. Muy, muy respaldada fue. En principio iba a ser en el Grande, pero se trasladó para un mayor confort y ante las insistentes gotas de lluvia a este precioso lugar bajo techo. 

La cultura vence al mal tiempo en el Día del LibroLa cultura vence al mal tiempo en el Día del LibroLos cuentacuentos siempre llaman la atención, pero es que además este año ya sí permitieron que los propios niños pudieran ser partícipes de la narración y protagonistas de parte de los relatos. ¡Cuánto bien hace ese contacto en los pequeñines! Disfrutar con otros niños, participar de actividades, olvidarse de las mascarillas (aunque no en todos los casos)... Todos los chiquillos querían salir a escena, los voluntarios se repartían por todo el patio de butacas y más de una decena de los presentes pudieron ayudar a contar los cuentos y se mostraron encantados con la actividad que amenizaron Elena González y Pilar Cuellar con tres representaciones las de 'El camino de la luna', '¡Malditas ardillas!' y ¡Hay un oso en mi silla!'.

Era una de las actividades que cambió de escenario pero no la única ya que como decíamos otro de los 'leit motiv' de este día del libro, que se está celebrando desde el jueves y hasta la jornada del domingo, era el centenario del nacimiento del poeta José Hierro. En principio iba a ser al aire libre pero se acabó trasladando al aula que lleva el nombre del homenajeado en elEpiscopio. 

Un acto con música, la de Terpsícore, y poemas, los del propio Hierro rindieron pleitesía a quien será ya siempre Hijo Adoptivo de la ciudad, un título que llevó a gala en vida y que incluso le inspiró en sus creaciones, tal y como recordaba José María Muñoz Quirós antes de que diera comienzo la lectura pública de parte de la obra de este «poeta cántabro, de Madrid y del mundo» en general. Uno de los mejores del siglo XX, de la época de posguerra y que también se inspiró en Ávila para crear (como en Tomás Luis de Vitoria o San Juan, recordaba su amigo Muñoz Quirós).

Un acto entrañable amenizado por la música y adornado con una exposición, ¡qué mejor manera de hacerlo! afirmaba Muñoz Quirós en alusión al amor que por la música y el arte demostró 'Pepe' Hierro. Rostros conocidos de la cultura, de la sociedad y representantes municipales fueron poniendo voz a la obra de Hierro en un gran ambiente. El acto quedó además redondeado por la donación de Sara Mañoso a la causa, esta experta encuadernadora abulense hizo entrega de un libro de firmas realizado por ella en homenaje a José Hierro. Recordaba que este libro era «fruto del proyecto final de estudios de Encuadernación realizado hace 20 años». La idea era entregárselo a José Hierro, al que Sara Mañoso tuvo la oportunidad de conocer, pero no pudo hacerlo por el fallecimiento del escritor. Así pues y coincidiendo con el primer centenario de su nacimiento, el Ayuntamiento de Ávila lo recibió tras su donación y de hecho este mismo sábado lo estrenó, con la rúbrica de los participantes en la lectura pública. 

A partir de ya permanecerá en el Archivo Municipal, con el objetivo de que salga cuando se realicen homenajes al escritor, tal y como desvelaba el concejal de Cultura, Ángel Sánchez, lector a su vez de uno de los poemas de Hierro durante el homenaje...Y mientras en la planta superior del Episcopio seguían las actividades para los niños con más Cuentacuentos. Antonio Martín Alonso propició un ambiente más íntimo bajando las luces de la sala y contando al público presente esa preciosa, conmovedora y actual 'Noche lechón' un cuento para concienciar sobre el acoso escolar de forma en cierto modo, amable, para una mejor comprensión del público al que iba dirigido;tras él llegaba la narración de 'Una noche de pesadilla'. Así transcurrió una mañana en la que no se podía olvidar que el epicentro de la actividad estaba en la plaza de Santa Teresa donde una decena de librerías habían ubicado sus casetas para la venta de libros y que lo cierto es que registró un gran ambiente. Ese día del libro, de este modo, tendrá continuidad durante muchas jornadas más en los hogares de quienes decidieron invertir en cultura y se llevaron su lectura a casa.

Por cierto, un detalle muy especial se llevaron los pequeños dibujantes del concurso matutino:  marcapáginas artesanales creados por el propio personal de las bibliotecas municipales para la ocasión. Y es que estos trabajadores, se nota, que adoran su dedicación a una causa que busca adeptos y que cuando los logra son recibidos con los brazos abiertos. Hubo más actos vespertinos interesantes, tales como presentaciones de libros, de un nuevo número de la revista El Cobaya y para finalizar una actividad que también se trasladó a cubierto a última hora de la tarde, concretamente al Episcopio bautizada como 'Soul libre'. Lo único que quedó en el cajón por el mal tiempo fue la observación solar prevista para la ocasión. 

Los actos de hoy. Hoy se cierran los actos de este prolongado Día delLibro y lo harán con la presentación a las 12 horas a cargo de Benjamín Pulido de 'Los mendigos del valle del Oro', moderado por José María Muñoz Quirós; una hora después será la presentación y lectura y con el mismo moderador, de 'Madrigales en Madrigal'. Para continuar con la presentación por parte de Félix Jiménez de 'Fado por un rey'. A las 18 horas, 'La hora del Ciprés y a las 19 la entrega de los premios de certámenes de dibujo y escritura rápida. La feria aún continuará abierta hasta las 21.