El 60% del personal de la Junta se incorpora esta quincena

Mayte Rodríguez
-

La desescalada la estrenan los empleados públicos que no pueden llevar a cabo su tarea desde casa, aunque del 16 al 30 de junio se sumarán también quienes han teletrabajado estos meses

El 60% del personal de la Junta se incorpora esta quincena - Foto: David Castro


Última semana de fase 1 y, con ella, llega la desescalada para los empleados de Servicios Generales de la Junta de Castilla y León, muchos de los cuales regresaron este lunes a sus puestos de trabajo después de dos meses y medio en casa para evitar contagios y salvaguardar la salud de la plantilla. Así lo decidió la Administración regional en cuanto se decretó el estado de alarma y ahora ha decidido que éste es el momento de que el personal vayan reincorporándose a sus puestos de trabajo. Y este regreso a la normalidad laboral se realizará siguiendo «un plan de desescalada» que busca ser «homogéneo en todas las provincias» de la comunidad, explica a esta Redacción José Valverde, secretario general de la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Ávila.
La primera fase de la desescalada arrancó este lunes 1 de junio y se prolongará hasta el día 15, tiempo en el que «tiene que incorporarse todo el personal que no puede realizar su trabajo desde casa», apunta Valverde, que pone como ejemplo el caso de los ordenanzas, aunque «los perfiles son muy variados», aclara.  
En esta primera quincena se incorporará «alrededor de un 60%» del personal de la Delegación de la Junta en Ávila y el 40% restante lo hará en la siguiente, ya que el  próximo día 16 se iniciará la segunda fase de la desescalada en la Administración regional. Será, por tanto, en la segunda quincena de junio cuando «debe incorporarse progresivamente todo el personal que no lo hubiera hecho antes hasta alcanzarse el 100% el día 30», indica Valverde. La segunda quincena de junio, por tanto, será el momento de regresar a sus puestos de trabajo habituales para los empleados que durante estos casi tres meses han trabajado desde casa a través del sistema remoto, que según el dato facilitado en su día a esta Redacción eran 343 personas. «Se incorporarán entonces, a no ser que la necesidad del Servicio» al que pertenecen «requiera su incorporación presencial antes», advierte el secretario general de la Delegación de la Junta, que solo tiene palabras de elogio y agradecimiento para la plantilla. 
El plan de desescalada de la Junta, no obstante, contempla «excepciones», sobre todo para aquellos empleados públicos a los que la vuelta al trabajo les impida conciliar la vida laboral y familiar, dado que los niños en edad escolar siguen en casa y el curso aún no ha terminado, pero también se tienen en cuenta «situaciones de incapacidad o de vulnerabilidad del personal» ante los riesgos que comporta el COVID-19.
A su vuelta, los empleados encontrarán sus puestos adaptados a las nuevas medidas sanitarias, que «han sido consensuadas con el Servicio de Prevención de Riesgos Laborales».

LEA EL REPORTAJE AMPLIADO EN LA EDICIÓN IMPRESA DE DIARIO DE ÁVILA