scorecardresearch

"Ávila tiene una gran despensa gastronómica"

E.Carretero
-

stacado por el Basque Culinary Center de San Sebastián como uno de los cocineros españoles jóvenes en cuyas manos está el futuro de este sector, el abulense Carlos Casillas ha apostado por Ávila para materializar un proyecto gastronómico innovador

"Ávila tiene una gran despensa gastronómica" - Foto: Isabel García

Cuando uno habla con Carlos Casillas (Ávila, 1999) se olvida de que es tan joven, jovencísimo, de hecho, no solamente porque con poco más de 20 años está al frente de un negocio hostelero innovador y muy interesante sino por lo claras que tiene las cosas y el entusiasmo, pero sin ínfulas y con los pies en la tierra,  con el que habla de todos proyectos en los que está involucrado. Pero sobre todo uno se olvida de que este abulense es tan joven cuando le oye hablar del amor que siente por esta tierra, ese que muchas veces uno no descubre hasta que ha pasado mucho tiempo fuera, y de cómo pudiendo haber tenido un futuro interesantísimo lejos de Ávila decidió apostar la provincia que le vio nacer para desarrollar su carrera profesional. Él es uno de esos jóvenes, por desgracia aún pocos, que creen que no es necesario salir de Ávila para triunfar porque está convencido de que esta tierra tiene el potencial suficiente para acoger cualquier proyecto, especialmente turístico y hostelero, siempre y cuando detrás haya ilusión, coherencia y, por supuesto, trabajo.  

Ávila o Nueva York. Esa es una de las disyuntivas a las que pese a su juventud tuvo que enfrentarse este cocinero una vez que terminó, con el mejor expediente de su promoción, sus estudios de Gastronomía y Artes Culinarias en el Basque Culinary Center, institución académica pionera a nivel mundial ubicada en San Sebastián.  Y es que al terminar este grado y al hacerlo con un expediente brillante le empezaron a llover las ofertas laborales, entre ellas una para trabajar en la cocina de uno de los restaurantes más prestigiosos de la ciudad de los rascacielos. Sin embargo, él decidió volver a Ávila y ponerse al frente de su propio negocio hostelero:Mûd Wine, un gastrobar que abrió sus puertas el 22 de octubre del pasado año en la calle San segundo de la capital abulense.  

¿Qué es lo primero que se le viene a la cabeza sobre Ávila?

Hogar, origen y raíces. 

¿Qué es lo que más le gusta de Ávila?

Que es como un lienzo en blanco, sobre todo en mi sector, lleno de oportunidades y con un potencial brutal que hay que explotar.

¿Y lo que menos?

La falta de amor propio; tenemos que aprender a querer a Ávila.

Un lugar para perderse.

Mis viñas, las del abuelo Justi, en Navalacruz. 

Un recuerdo de su infancia.

Los veranos cocinando con mi abuela Elvi y haciendo manualidades con mi abuelo.

Un personaje abulense que le haya marcado.

Luis Lobera de Ávila, médico del siglo XV que hizo tratados sobre el vino impresionantes y al que yo conocí escribiendo mi libro sobre la historia del vino. Es un personaje poco conocido pero con mucha relevancia histórica. 

El mayor cambio que necesita Ávila es...

Revertir el éxodo. En Ávila nos educan para salir de Ávila y nos enseñan que para triunfar hay que irse y yo tuve que salir de aquí para aprender a querer a Ávila. 

Y Ávila tiene que mantener...

El legado cultural de la provincia y preservarlo. Un legado que se encuentra en los pueblos, en el campo, en las tradiciones y en cada rincón de esta provincia. 

¿Cómo ve Ávila en la actualidad?

Lo comparo un poco como con el cambio climático; todavía podemos salvarla porque no hemos llegado a un punto de no retorno. Creo que si los jóvenes nos convencemos de ello podemos revertir la tendencia y conseguir que Ávila sea un gran lugar para vivir y para crecer. 

¿Cómo ve Ávila y su provincia en el futuro?

En un futuro me gustaría ver esta provincia mucho más progresista y abierta de mente y ver que se quiere así misma. Y también me gustaría ver una amplia oferta cultural y gastronómica. 

¿Qué puede aportar a Ávila y su provincia?

Creo que yo, y el resto del equipo de Mûd, podemos aportar nuestro grano de arena para poner en valor Ávila como referente y destino gastronómico. Nosotros creemos y queremos a Ávila y si la persona que sale por la puerta de nuestro gastrobar lo hace con una buena imagen de esta tierra habremos cumplido nuestro objetivo.