scorecardresearch

Una mujer mata a su pareja de 77 años de un navajazo en León

SPC
-

Ambos ya contaban con denuncias cruzadas de violencia doméstica, de género y órdenes de alejamiento, y los vecinos les atribuyen episodios violentos vinculados a la ingesta de alcohol

Miembros forenses de la Guardia Civil acceden a la vivienda donde se produjeron los hechos. - Foto: Peio García (Ical)

Una mujer de 56 años fue ayer detenida acusada de haber asesinado a su pareja, un hombre de 77, de una cuchillada en el cuello en Villagarcía de la Vega, en el municipio leonés de San Cristóbal de la Polantera.Ambos habían cruzado denuncias, por violencia de género en el caso de las interpuestas por la mujer contra su pareja y por violencia doméstica en lo que se refiere al fallecido, y, según los vecinos del pueblo, eran conocidos por sus actos violentos «vinculados al alcohol» y por tener una «relación problemática». La Guardia Civil fue la encargada de proceder a su arresto durante la madrugada del martes al miércoles después de que el Servicio de Emergencias diera avisó de la alarma, que se produjo a las 1.19 horas, advirtiendo de que una persona había resultado herida por arma blanca en el cuello y estaba inconsciente. Al lugar de los hechos se desplazó una UVI móvil, pero el personal sanitario únicamente pudo confirmar el fallecimiento del hombre.

A la mujer, de 56 años, se le atribuye un presunto homicidio doloso y el juez ha dictaminado el secreto del sumario. Los hechos se produjeron en la casa en la que ambos convivieron durante años, junto al río, en una zona apartada del pueblo, tanto que algunos vecinos aseguraron llevar mucho tiempo sin verles. El levantamiento del cadáver se produjo sobre las cinco de la madrugada y efectivos de la Guardia Civil permanecieron durante toda la mañana en la vivienda y en su entorno recabando datos y pruebas de lo sucedido, con un perro atado a una cadena junto a su caseta como testigo más próximo.

El caso presenta una notable complejidad, dado que ambos habían presentado denuncias contra el otro –él por violencia doméstica y ella por violencia de género– y se llegaron a establecer órdenes de protección judicial (alejamiento) mutuas. La mujer, de nacionalidad extranjera, habría protagonizado tiempo atrás algún incidente en el pueblo y a ambos se les atribuye, por parte de los vecinos, episodios vinculados a la ingesta de alcohol, en algunos casos con resultado de lesiones.

El hombre, jubilado de labores agrícolas y ganaderas, estaba separado desde hace mucho tiempo de la madre de sus hijas, según testimonios recogidos por Ical. «Esto ya se veía venir», comenta alguno de los vecinos de este pueblo de un centenar de habitantes en el que lo ocurrido también deja reacciones como «Nos dejó secos» o «Me he quedado de una pieza». «No se relacionaban mucho con la gente», apuntan en el municipio.

El alcalde de San Cristóbal de la Polantera, Francisco Ramos, explicó a los medios que la pareja no estaba casada y era muy conocida porque mantenía una relación «problemática».